20 feb. 2013

Memoria

Estoy asistiendo a un curso sobre la memoria. "Recuperación y mejora de la memoria", se llama. No está mal. Se aprenden cosas curiosas, y siempre hay algo que voy a poder aplicar.

De momento estamos aprendiendo reglas mnemotécnicas para ser capaces de recordar listas muuuuuy largas de palabras, libros, películas, lo que sea. Es curioso, un poco "tramposo" si se quiere, pero funciona. Lo que parecía imposible el lunes (una lista de 50 títulos de libros, en orden y sin fallar ni uno), hoy ha sido posible. Si hubiera conocido -y dominado- estos métodos cuando estudiaba, me habría ahorrado mucho tiempo y seguramente hubiera obtenido mejores resultados.

Una de las cosas que nos han aconsejado hoy, como forma de recuperar la memoria, o de no olvidar, o de ejercitar el músculo llamado cerebro, ha sido escribir. Que escribamos lo que nos pasa; sobre los libros que leemos; sobre las películas que vemos; sobre nuestros amigos de infancia; sobre los actuales.... Sobre lo que sea, pero que escribamos. En un diario. O en un blog. Escribir ya es recordar. Reescribir es volver a recordar. Y leer, y releer después, es no olvidar.

Y es cierto. Hay muchas cosas que recuerdo gracias a este blog. Libros, películas, sitios, curiosidades... Estoy segura que si no las hubiera escrito no las recordaría.

Por eso mismo escribo esta entrada. Para recordar: éste es mi diario particular. Me hace ilusión leer las entradas anteriores, y quiero seguir haciéndolo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Oye...¿La empresa en que trabajas no tiene ética suficiente como para no gastarse el dinero en una formación de RRHH verdaderamente productiva? Me siento estafado y saqueado. ¿A la empresa formadora se la paga con sobres? ¿Este blog los leen los de tu empresa? Pues quien decide los gastos llegará lejos "viviendo por encima de sus posibilidades".

Pues yo me pasé años y años resumiendo y memorizando hasta que se me desarrolló complejo de incompetente por falta de comunicación y un entorno donde la creatividad no era recompensada.

Si no hay motivación no hay aprendizaje ni nemotècnia que valga. A muchas personas les motiva comunicar y escuchar. Las palabras son contenido, mensajes y tambien emociones. Así que hay personas que aprenden y memorizan porque su motivación es comunicarse, nada que ver con responder un examen. El premio para estas personas no es una nota ni el dinero, sinó las relaciones humanas. Sin embargo a la mayoría nos gusta desarrollar nuestro propio discurso, como una apéndice de nuestra irrepetible personalidad.

Quizá por eso hay tanto fracaso escolar, porque la educación está enfocada a responder exámenes y no a desarrollar las relaciones humanas basadas en un aprendizaje que favorezca el desarrollo de los intereses personales y la comunicación. Añadele un sistema competitivo donde solo los mejores tendran recompensa material. Se putearan y no compartiran. Si esto es poco, todo astisbo de creatividad o intención de querer crear un discurso propio no será valorado por el sistema educativo. Yo tenía un profe que decia que lo que yo pensava no le importava. Sigo teniendo jefecillos así, pero por suerte mi vida laboral es relativamente cómoda y fuera de ésta el mundo es grande.

Otro digo si, Huyyy.. que ya desvario dimanantemente....No ha lugar para más.

Bona nit.

Blaudemar dijo...

Anónimo: ¿Y dónde he dicho yo que el curso sea en el trabajo? ¿Qué se entiende por formación "productiva? El curso tiene muchas aplicaciones, en la vida laboral y en la personal (más).

Por otro lado: no, no tienen ética. Y sí, lo lee alguien del trabajo. No sé quien. De todas formas, seguro que también me controlan los mails.

De lo demás... estoy parcialmente de acuerdo y parcialmente en desacuerdo... En el trabajo no debería importarles lo que pensamos, sino lo que hacemos y cómo lo hacemos. El trabajo no debería ser un fin, sino un medio. Etc etc. Claro que no todos lo ven así...

Hay lugar para más...

Bona nit ;)

Anónimo dijo...

¿El trabajo no debería ser un fin, sino un medio?

Cuando haya leido lo que tengo pendiente y si tengo ganas de leerlo, te contestaré a tan profunda cuestión. Necesito documentarme porque la pregunta no es en absoluto baladí.Si no interesa la respuesta me respondo a mi mismo,porque a mi si que me interesa.

Adéu, que debo aparentar ser productivo.

Anónimo dijo...

No tengo ganas de leer de manera concisa a los de la escuela de Frankfurt y su Teoría Crítica.

El trabajo debería ser un medio de desarrollo personal, fuente de identidad individual y social, estatus y relaciones sociales. Un medio para apreciarse a si mismo. Sin embargo el sistema de retribución capitalista que emcumbra los resultados cortoplacistas convierte el trabajo en una selva competitiva destructiva, en la cual lo que importa es el disfraz, la apariencia. El trabajo deja de ser un medio de socialización y realización personal para la mayoría, excepto para aquellos que técnicamente se pueden calificar de depredadores sociales; que són tóxicos y a medio plazo destructivos para cualquier tipo de organización por asumir riesgos sin importar las consecuencias sobre los demás y destruir las vidas ajenas en beneficio propio, gracias a miedos, amenazas o promesos falsas.

El capitalismo sin regulación convierte el mundo laboral en un medio despersonalizante, donde la individualidad, la creatividad y la aportación del valor empresarial relacionada con la innovación y eficiencia no tiene cabida.En las empresas innovadoras la burocracia y las luchas de poder frenan el crecimiento. La innovación no es óptima y como consecuencia el capital financiero se resiente. Entonces el trabajo se convierte en un fin para ganar dinero y nada más. A cambio el ser humano queda despersonalizado.

Són organizaciones de la sociedad del desprecio, donde no se reconoce el valor de la diferencia individual por: Falta de reconocimiento de derechos en los trabajadores, desprecio de sus ideas o ausencia de verdaderos canales de comunicación o bien que estos sean tomados en serio como business seeds. El clima de trabajo en estas organizaciones militares, perdón... empresariales, es poco apropiado para aportar mejoras y la gente tiende a abedecer, callar y desconfiar mutuamente, pues las desgracias ajenas son un mérito personal para un posible ascenso y consecución de más estatus social; en una sociedad que encumbra la competitividad sin valorar el resultado global social. El compromiso social, la identidad de clase o hasta de especie animal o el espírito de supervivencia dentro de una colectividad se ha perdido y ha sido subtituido por la supervivencia del individuo que lucha contra todos sus semejantes. El hombre contra el hombre, como un animal fuera de la sociedad,pero aperentemete ha de mostrarse socializado y aparentemente respetar las imposiciones sociales de individuos mas poderosos, agresivos y despiadados que se ocultan bajo ideologías (disfraces) del bien común.

Así estamos dando valor, aprecio o encumbrando en una concepción ideal a personas que alcanzan visibilidad social aupándose bajo multitud de cadáveres. Pensemos en el mundo de la banca u otros con quien quizá te relacionas y desconoces sus estrategias "subterraneas".

Sigue...

Anónimo dijo...

Estas organizaciones pueden desarrollar un ambiente más humano gracias a las redes sociales profesionales e incentivando al empleado a participar en ellas dentro de su jornada laboral. Eso existe, te lo puedo asegurar. Ahora, no se si es solo apariencia, un canal para desahogar fustraciones o si se tomaran en serio las iniciativas personales. Importa lo que el trabajador piensa, pero quizá solo por un tema de RSC. Sin embargo manda el capital y el sistema de retribución de la alta dirección está militarizado, como en la guerra: Lo que importa son los resultados a corto plazo porque a largo plazo ya estaran trabajando para otra empresa o bien se habran jubilado. Como dices importan los resultados y no como los hayas conseguido. Supongo que te piden los resultados que le van bien a tu jefe. Eres una erramienta productiva a su servicio. Eres una cosa y todo tu esfuerzo se te recompensa en Euros. Como cosa no tienes derecho a tener ningun problema de salud por haver conseguido los resultados de manera inhumanao o por no haverlos conseguido. Probablemente lo que a ti te importa no le importe a tu jefe si con ello el puede dejar de ganar un poco o si los métodos de trabajo sugeridos por un subdito con tal de ganar eficiencia le quitan ego o estatus porque deja de ser protagonista. Eres un mandá, calla, obedece, no critiques a los líderes. Es la sociedad del desprecio, la de los líderes competitivos que no quieren abandonar el poder y solo piensan en destruir a otros líderes, políticos o empresariales. La Teoría Crítica nació con el auge de los regímenes fascistas. Sin embargo dejó impronta en los sistemas de organización empresarial. ¿Te acuerdas de la Fábrica de la Lista de Schinler? La moral de los vigilantes no ha cambiado. Procuran el beneficio de a quien sirven, el caballero don dinero.

En el sistema capitalista no regulado con unos mínimos redistributivos y una mínima dignidad en el trato personal el trabajo adquiere sentido solo para aquellos cuya personalidad sea destructiva o tóxica, para los demás es un fin económico y nada más.

¿Qué tu post iba de memória? Deberé asistir al curso. No me acordaba. Que sea un desmemoriado no es óbice para que no me salga por la tangete, es que...no tenia ganas de hablar de memoria.

Salu2.