30 ene. 2013

Vaciad las papeleras, que tenemos visita

Mañana a las 10 va a venir a "visitarnos" la súper jefa. Ya vino, con nocturnidad y alevosía, justo el día después de su nombramiento, pero con tan mala suerte que era 27 de diciembre, casi todo el mundo estaba de vacaciones y no había nadie. Total, que no le ponemos cara. Y ella a nosotros tampoco (pero eso le debe importar una mierda). Y será por eso, para quedar bien, que la Oficina de Protocolo -que-no-deben-tener-otra-cosa-que-hacer- le han programado una visita mañana por la mañana rollo besamanos y "sí, oh ilustrísima". .

Cuando he llegado y he visto que estaban arreglando los fluorescentes he alucinado un poco. Después han pasado a vaciar los contenedores de papel de reciclaje... que hacía meses que estaban rebosantes. Ayer limpiaron mejor de lo habitual. A media mañana nos han mandado el mail comunicando la "visita", y se ha entendido todo.

Hace un rato mi jefa se ha dignado a salir de su garito para pasearse un poco por sus dominios y controlar si estaba todo ordenado. Vaya... que no hubiera cajas, que las mesas estuvieran ordenadas, que mañana nos "comportemos"...

Venga ya... eso es lo que importa, está claro. Atajo de hipócritas y pelotas redomados.

Me da tanta rabia que ya no me sale ni el tono irónico. Buf.

18 ene. 2013

Modaprontista Sr. Amancio

Siempre leo varios libros a la vez, y así he empezado el año. Y, hasta hoy, no me he terminado ninguno. El primer libro leído del año es uno que, a priori, no es nada mi tipo: ZARA. Visión y estrategia de Amancio Ortega, del periodista David Martínez.

No está mal, el libro. Nada mal. Muy bien, de hecho. A mí me ha permitido saber algo más del tercer hombre más rico del mundo. Podré escucharlo muchas veces o leerlo en infinidad de ocasiones, pero siempre me seguirá pareciendo increíble (y admirable) que alguien, partiendo desde la nada, consiga crear un imperio. Y eso es lo que hizo Amancio Ortega.

Para mí, lo mejor del libro son los capítulos dedicados a los inicios de Amancio Ortega. Hijo de una familia muy humilde,  acostumbrado a vivir con muchas estrecheces, dejó la escuela muy joven para ponerse a trabajar. Empezó de chico de los recados en una camisería, donde aprendió a conocer lo que quería la gente. Al cabo de unos pocos años pasó a trabajar en la cadena de tiendas "La Maja", en A Coruña. Allí se dio cuenta que para que una tienda de ropa funcionara tenía que estar bien situada, en un sitio con mucho tránsito de personas. Poco a poco Amancio Ortega fue fraguando la idea de crear su propio negocio, y terminó fundándolo a principios de los años 60, junto con sus hermanos. Empezaron confeccionando batas de boatiné. Pero él quería más, quería ofrecer a sus clientes lo que le pidieran, como en la camisería que trabajaba bajo pedido.

En 1975 abrió la primera tienda Zara en A Coruña. Ahora hay más de 1.700 repartidas por todo el mundo. Y ya no es sólo Zara, sino todo el imperio Inditex (Lefties, Pull&Bear, Stradivarius, Oysho, Massimo Dutti, Bershka, Zara Home y Uterqüe). ¿Las razones del éxito? A diferencia del comercio de moda tradicional, en el que hay dos temporadas y se acumulan stocks, Zara hace justo lo contrario. La oferta se renueva constantemente, en función de lo que pide (compra) la gente. Eso permite saber qué gusta. Y si los clientes compran algo, se les da lo que piden. Moda a precios asequibles. Esa continua rotación de prendas es la base del gran éxito de Zara. Eso y la reducción de costes de producción, eliminando intermediarios y garantizando que cualquier prenda pueda llegar a cualquier tienda del mundo en un plazo de dos semanas.  Amancio Ortega copió a los "modaprontistas" de Barcelona de los años 70, que se iban a París, compraban lo que se iba a llevar, y lo copiaban. Si aquello es lo que la gente quería, él se lo iba a dar. Y se lo dió.

El libro está muy bien, es muy interesante y permite entender el fenómeno Zara a partir de una aproximación a la vida de su fundador. Tiene un "pero", pero eso ya es cosa mía. No me creo el apartado destinado a los compromisos, buenas prácticas y código ético de Zara/Inditex en el Tercer Mundo. Que sí, que no dudo que tenga un código ético sobre condiciones de trabajo. Pero me cuesta mucho creer que se cumpla realmente. Bueno, no me lo creo, en realidad.

No sé hasta dónde llegará el imperio Inditex, pero de momento parece imparable. Y sigue sorprendiendo que sea una empresa española en tiempo crisis la que esté creciendo en todo el mundo de una forma tan exponencial. Yo me quito el sombrero ante el Sr. Ortega.

16 ene. 2013

Días negros

He vuelto a retomar el blog, es cierto. Pero no escribo. Y si no escribo no es porque no tenga nada que contar. ¡Qué va! Si no escribo es porque todo lo que me apetece contar es negro, pura mierda, pura tristeza, rabia, quejas... Y no quiero que mi blog vaya de eso. Podría, pero no me apetece. No quiero escribir y borrar después. Publicar un post y quitarlo a los pocos días. No quiero poner a parir a mis jefes (que les tengo unas ganas...) ni a algunos de mis compañeros, para vivir pensando que igual saben que lo he escrito yo (últimamente, en el listado de visitas veo muchas visitas en el blog desde el servidor de mi trabajo... y no soy yo, conste). Tampoco quiero crear otro blog "personal" (más, aún) y muy muy anónimo donde verter toda la mierda. Los malos pensamientos me los guardo para mí.

Ahora mismo mi mundo, mi día a día, es así. Y no me gusta. No lo soporto. No hace falta traspasar la mierda en el blog (aunque hay momentos en que pienso que si encuentro el tono, sí...). No me solucionará nada. Ya pasará. O eso espero. Sé que no se arreglará sólo, porque sí y punto. Sólo desear que cambien las cosas, no sirve. A mí no me ha servido nunca, vaya. Que los genios mágicos y las hadas sólo existen en las películas de Disney, no en la vida real. Voy a tener que hacer algo. Estoy en ello. Ayer comenzé. Poco a poco y paso a paso, que el movimiento se demuestra andando.

De mientras... seguiré buscando el tono.Y andando, pasito a pasito. Adelante.

4 ene. 2013

Roscón de Reyes 2013

A finales de noviembre me apunté a un taller de panes de Navidad, impartido por Ibán Yarza en Espai de Cuina Su2311. 

En este taller hicimos dos panes típicos de Navidad: uno, el panettone, que, para mí, es muy complicado de hacer sola y que exige una paciencia que no tengo. La receta original italiana que nos enseñó Ibán es ésta, de las hermanas Sorelli. Yo, lo tengo claro: el panettone que empezamos en clase y terminamos en casa, después que levara, estaba buenísimo, pero no creo que lo vaya a hacer nunca en casa.

El otro pan navideño que hicimos fue el roscón de Reyes, que, a pesar de tener su dificultad, es bastante más fácil de hacer para una poca-paciencia y poco-tiempo como yo. Hace unos días hice un roscón "de prueba", para asegurarme que para Reyes no haría falta encargarlo en la pastelería, y fue un éxito. Buenísimo. 

Roscón de Reyes "de prueba"
Mi plan para mañana por la mañana a primera hora es hacer el fermento previo y, después de la comida, prepararé los roscones (sí, en plural: haré dos). Si alguien más se anima, puede consultar los ingredientes y el cómo hacerlo en este enlace al blog de David de Jorge, que recoge la intervención de Ibán Yarza en su programa de la televisión vasca, explicando precisamente el paso a paso de esta receta.

1 ene. 2013

2012, año de libros

Cuando empezó el 2012, yo me compré una libretita molona, que he llevado en el bolso todo el año, y que me ha servido para llevar un control de varias cosas: kilos perdidos (y ganados, este último trimestre); dineros y dineros que me costó la dieta; películas (en cine) vistas en 2012, y, sí, LIBROS leídos durante 2012. Y planificaciones mensuales de ahorro y gasto. Bueno, más bien de gasto no previsto y gasto previsto...

En 2012 he leído bastante. Al menos los 10 primeros meses del año. A partir de noviembre me apunté a un curso de inglés online y me he estado dedicando a otras cosas. Y la mayoría de libros los he sustituido por el formato electrónico. Con muuucha penita, pero tengo que reconocer que el Kindle que me regalaron la Navidad del año pasado es el mejor regalo que me han hecho nunca (y uno de los que más he usado).

Cuando actualizaba el blog con una periodicidad decente, acostumbraba a escribir sobre algunos de los libros que leía. Pretendo recuperarlo de nuevo este año. Ahora lo que haré será un balance de lo leído en 2012.

Enero

* En el país de la nube blanca, de Sarah Lark. Fue el primer libro del año, y el primer libro electrónico que leía en mi vida. Me lo leí muy rápido, a pesar de ser un "tocho". Los personajes, planos, pero la historia muy lineal, fácil de seguir... De hecho, me la imagino como una miniserie. Y yo, con muchas ganas de visitar Nueva Zelanda.

* 1800 calorías para ser feliz, de Jean-Michel Cohen. Tenía que hacer dieta, y este libro, escrito por un médico francés que defiende un método totalmente antagónico al método Dukan, me motivó. Cuenta las historias de varios pacientes que, por diversos motivos, tienen que ingresar en una clínica de adelgazamiento. 

* Jo, jo, jo ... i Shakespeare, de David Safier. El último libro que David Safier que me leeré. Ya me ha hartado. Y eso que, en su momento, me había encantado la originalidad de su "Maldito karma". Ni gracia me hizo, ya.

* Els esquirols de Central Park estan tristos els dilluns, de Katherine Pancol. El fin de la trilogía, que había empezado a leer a finales de 2011, con "Los ojos amarillos de los cocodrilos" y con "El vals lento de las tortugas"... Me encantó. La trilogía entera. Todos los personajes. Sus historias. Cómo están contadas. Todo. Todo. Todo. Y esto que, al principio, me costó un poco entrar en la historia. Lo compré, lo dejé, y al cabo de unos meses, volví a empezarlo. Y de tirón. 

Febrero

* La caída de los gigantes, de Ken Follett. A Ken Follett le tengo un poco de manía. Los pilares de la tierra me gustó mucho, a pesar de sus personajes planos. Su "Mundo sin fin" me pareció espantosamente interminable. Algo más que he leído de él, lo he olvidado. Y me daba mucha pereza leer algo nuevo suyo, y más aún porque se trata de otra trilogía. Finalmente, lo leí. Y me atrapó la historia. Me encantó. Entendí muchas cosas de por qué se inició la Primera Guerra Mundial. Tengo pendiento leerme "El invierno del mundo", que es la continuación. 

* La Dieta Flash. La última dieta, del Dr. Manuel Jiménez Ucero. El libro del "creador" de la dieta proteica que finalmente hice. Antes de empezarla me leí su libro. 

* El tiempo entre costuras, de María Dueñas. Me encantó. Me descubrió un período y una localización histórica -el Protectorado español en Marruecos durante la Guerra Civil y justo después- de los que no tenía ni idea. 

Marzo

* Siempre tuyo, de Daniel Glattauer. Cuenta la historia de amor enfermizo de Hannes hacia Judith, y la incomprensión que se genera en el entorno de  Judith cuando ella intenta decir basta a la relación. Me gustó mucho como estaba contada la historia, a pesar que, por desgracia, no es "nueva". Con "Contra el viento del norte" me declaré fan de Daniel Glattauer, y sigo siéndolo. 

* La casa de Riverton, de Kate Morton. Me gustó, en general. Me gusta cómo escribe Kate Morton. Y la historia. Me recuerda a otras novelas "clásicas" la literatura inglesa. Pero, sí, hay un pero, este libro en concreto me pareció lento, y tuve la sensación que le sobraban unas cuántas páginas. 

Abril

* Intocable, de Philippe Pozzo di Borgo. Había visto la película francesa protagonizada por François Cluzet y Omar Sy, y quise ir a la fuente, al libro. Mucho más duro. Nada que ver con la película. Philippe Pozzo di Borgo cuenta su historia en primera persona, pasando por el cáncer que se le llevó a su mujer, al accidente que le dejó tetrapléjico y las dificultadas para adaptarse a su nueva vida. La peculiar relación con su cuidador, que es lo único que refleja en la película, tambíen se cuenta, pero, a pesar de ser muy especial, no es tan "bonita" como la pintan en la película. El libro, como libro, se hace un poco pesado. Seguramente, si no hubiera visto la película, no lo habría terminado. 

* Criadas y señoras, de Katryn Stocket. Para mí, uno de los mejores libros que he leído este año. Me encantó la historia: sur de los Estados Unidos, principios de la década de 1960, segregación racial... Y los personajes, cómo están construidos, cómo son... La trama. Todo. Creo que es de los pocos libros que he leído ese año que le pondría un 10.

* The very virile Viking,  de Susan Hill. A ver, como explico yo esto... ¿recordáis esto? Pues cerré el círculo. Me lo descargué en libro electrónico... y lo leí. Ya sé de qué va la historia del súper macho Magnus, vikingo que se transporta a través del tiempo, del siglo X al Hollywood del siglo XXI, junto con sus 10 hijos, de varias madres que lo abandonaban porque no podían seguirle la marcha... En fin... Lo leí en inglés. Súper malo. Pero se deja leer. 

Mayo

* La canción de los maoríes, de Sarah Lark. El segundo de la trilogía. Un poco peor que el primero, pero en la misma línea. No sé si me quedan ganas para leerme el tercero de la trilogía. Ya me pasa a mí, a medida que avanzo con las trilogías disminuye mi interés por los personajes y las historias. 

Junio

Ummmm.... ¿Que sucedió en junio de 2012? Sí, sí... 50 sombras... y yo tropezé con un Sr. Grey, que no sería el Grey de mis sueños, pero bueno...


* 50 sombras de Grey, de E.L. James. Dejando de lado que el libro está mal escrito, que la historia es bastante casposa (millonario con veintipocos, atractivo, guapísimo, sexy, con un lado oscuro y un pasado atormentado, y universitaria VIRGEN de veintipocos, guapa, sexy, etc), que le sobran la mitad de las páginas, por reiterativas y agobiantes, lo leí. Y, a pesar de todo, me compré y me leí el segundo y el tercero. 

* Te dejo es jódete al revés: diario de una cajera", de señorita Puri. Tenía buenas críticas. Había leído buenas reseñas. Y me defraudó. No me gustó. No me enganchó. Tiene algunos momentos que bueno, valen. Pero la mayoría, para mi gusto, no. Una de las peores compras de este año. 

* Lo que esconde tu nombre, de Clara Sánchez. Premio Nadal de 2010. Tenía pendiente este libro desde hace mucho. Y me gustó. Mucho. Los nazis retirados/escondidos en la Costa del Sol que acogen a Sandra, joven embarazada en búsqueda de ella misma, son realmente terroríficos. El personaje de Julián, jubilado octogenario que se erige en protector de Sandra, es el gran "pero" de la novela, por poco creíble.

Julio

* La saga de los longevos, de Eva García Sáenz. Fue uno de los libros que más agradablemente me sorprendió en 2012. Cuenta la historia de una familia de longevos, de más de 10.000 años, que dirigen el Museo de Arqueología de Cantabria en nuestros tiempos y que están "obsesionados" en descubrir el gen de su longevidad. Me atrapó en seguida la historia, y estuve unos días en que dejé de hacer otras cosas para terminarlo. Acaba de una forma que da pie a una continuación. Yo, particularmente, estaré encantada si logro "saber más" de Iago del Castillo.  

* 50 sombras más oscuras, de E.L. James. Más Grey. Y nada más que decir.

*  50 sombras liberadas, de E.L. James. Más Grey. Y sólo decir que me "salté" más de la mitad de las páginas. Me harté de tanta escenita celosa y posesiva, y de tanta historia completamente previsible y mal escrita. 

Agosto

Nunca agradeceré lo bastante a Cuatro que programara la primera temporada de la serie de Juego de Tronos. En principio, se trata de un género que a mí no me atrae, y no acostumbro a leer libros de "este tipo" (literatura fantástica). Pero me enganché a la serie. Y paralelamente, empecé a leerme el primer libro de la saga Canción de hielo y fuego, de George R.R Martin. Y luego el segundo. Y ahora mismo estoy con el tercero.

* Juego de tronos, de George R. R Martin. Me engancharon las historias, los personajes, los Siete Reinos, el Muro, las múltiples tramas, los múltiples narradores... todo. Me declaro fan absoluta de Martin y me quito el sombrero ante su capacidad de crear tantísimas historias y tantísimos personajes, ponerlo sobre el papel y que la historia no chirríe. 

* Xoc de reis, de George R.R. Martin. El segundo, esta vez en catalán. Igual de fascinada, y con ganas de más. Me lo leí en 3 días de vacaciones en que no hice prácticamente nada más, salvo leer y leer y leer. 

Septiembre

* No hay más preguntas, de David Nicholls. Hace un par de años había leído "Un día", del mismo autor. Y pensé que éste sería por el estilo. Y no. No me gustó nada, o casi nada. Se supone que es un libro gracioso, impregnado de british sense of humour... y... no. Lo siento. Igual era mi actitud, mi estado de ánimo, o lo que fuera, pero no... olvidable completamente. Nada que ver con "Un día", que me gustó muchísimo en su momento y que no me cansé de recomendar y de prestar a diestro y siniestro. 

* El jinete de bronce, de Paullina Simmons. Es un libro en edición de bolsillo que hacía muchísimos meses que tenía en la estantería. Lo había comprado no sé por qué, pero lo había comprado, pero nunca encontraba el momento para empezarlo. Hasta este septiembre. Y fue una pasada. Cuenta la historia de Alexander -soldado ruso en la Segunda Guerra Mundial- y Tatiana -chiquilla rusa al inicio de la novela, que va creciendo al mismo ritmo que avanza la contienda-. Sucede en buena parte en Leningrado. Aprendí muchísimo de la Segunda Guerra Mundial, desde el punto de vista ruso -el más desconocido-. La historia de amor entre Alexander y Tatiana es maravillosa, muy tierna, bonita... Cuando terminé la novela me quedó un mal sabor de boca. No podía terminar de aquella manera. Y no... se trata de una trilogía, pero en aquel momento la segunda parte ("Tatiana y Alexander") no estaba editado en castellano. Me lo compré en inglés.

Octubre

* Tatiana and Alexander, de Paullina Simmons. La continuación. Europa sigue en guerra. Tatiana y Alexander separados. Ella, en Estados Unidos. Él, a primera línea de batalla, es hecho prisionero. Muy emocionante, como el primero. Para mi gusto, empiezan a sobrar algunas páginas en que la autora cuenta y recuenta lo mismo una y otra vez. 

* The summer garden, de Paullina Simmons. Fin de la trilogía de la historia de Tatiana y Alexander. Su historia de amor supera muchísimos obstáculos, ahora en América, primero en plena cruzada anti-comunista. Se hacen mayores ante nuestros ojos. Los vemos crecer. Hay veces en que Alexander nos parece odioso, no es el mismo que salía en la primera parte. Otras, lo entendemos. Para mi gusto, siguen sobrando páginas reiterativas. Es una historia de mini-serie. 

Noviembre

* En el rincón más oscuro, de Elizabeth Haynes. Muy bueno, a ratos terrorífico, angustioso... como la historia que explica. La historia no es nueva; de hecho, se parece a la "Siempre tuyo", de Daniel Glattauer, que me había leído en marzo. En este caso, Catherine, en primera persona, nos cuenta la historia de su relación con el, en un primer momento, encantador Lee. Llega un momento en que la historia se tuerze, y Lee descubre su verdadero carácter controlador, manipulador y maltratador... Hay momentos del libro muy duros, y Catherine, afectada por un TOC (trastorno obsesivo compulsivo), nos transmite sus miedos ante el futuro, sobre qué le sucederá cuando Lee salga de la cárcel y vaya a por ella. Le doy un 10, en mi ránking particular. 

Y a partir de aquí... dejé de leer. Dediqué mis horas libres a un curso de inglés online que me pagaron en el trabajo. 

Me salen un total de 26 libros leídos. No está mal. Pero, sin haberlos contados, yo hubiera dicho que eran más. A ver en 2013...