28 dic. 2012

Inhumano, pero posible

Esta tarde me he pesado en el gimnasio. Y un poco más y me echo a llorar allí mismo, encima de la báscula. ¡No es posible que en dos semanas una persona humana suba tanto de peso! Y si es que sí es posible... ¿por qué yo?

Vale... la Navidad, los excesos, los turrones, bla bla bla. Pero sigue siendo imposible... o no debería de ser posible. Si es que ¡hasta me da vergüenza escribir el número! Algún kg más, vale, que la cazadora de piel aprieta lo que no apretaba, pero ¡¿tanto?!

A principios de este año que ya termina hice una dieta proteica, y perdí casi 20 kg. Tenía en mente hacer "algo" de nuevo, una vez ya pasadas las fiestas, porque volvían a sobrarme unos 5-6 kg. Bueno, más que "en mente", que significa que igual sí pero puede que no, mi idea era sí o sí me pongo a dieta. Pero madremíadelamorhermoso, si la báscula del gimnasio va bien (que va a ser que sí, lo sé), el "algo" será mucho más largo, duro, costoso y prohibitivo. 

Y pensar que, antes de pesarme, estaba contentísima con mi auto-regalo de Reyes a cuenta de la no-paga extra recortada de este año y de la nómina cobrada con una semana de retraso:


En fin... mañana por la mañana haré lo que tenía pensado, que es estrenarlas, y salir a correr. Para este año (bueno, para el 27 de enero de 2013) no llego a tiempo (ni por entrenamiento ni por tema de peso) para correr la Mitja Marató de Terrassa, pero sí que haré la Santi Centelles, de 5 km, y seguiré preparándome para la Cursa dels Bombers 2013 de Barcelona. Uno de mis objetivos para el año que viene es prepararme para una media maratón. Otro objetivo es bajar esos kg que no son humanos. Un tercer objetivo es no recuperarlos.

Al final, son objetivos que se complementan, y van todos juntos.

26 dic. 2012

Navidad y turrón de chocolate

Este año, por Navidad, pensé en hacer algo distinto. Y como que los gustos de cada uno son los que son, me he tirado a los postres. Mi intención es hacer el máximo de postres típicos posibles. Esto de la cocina me gusta y me relaja. Y también me gusta comerlo luego. Así también practico lo que voy aprendiendo en las clases de cocina.

Además, el amigo invisible, por primera vez en la vida, acertó con su regalo. Me tocó el molde de turrón de Ibili, algo que yo ya quería desde hacía tiempo. No tenía excusa.

Para ir rápido, probé la receta que está en el envase, y que también han "mejorado" en algunos blogs. ¿Turrón de chocolate tipo Suchard en 5 minutos? ¿Se tiene que probar, no? Pues eso hice: mezclé los distintos tipos de chocolate, la manteca de cerdo y los choco crispies. Y 2 horas a la nevera. Para gustos, los colores. Pero a mí ese turrón no me gustó. El aspecto es inmejorable, es cierto. Es muy fácil de hacer, también verdad. Pero tiene un regusto "mantecoso" que no me gusta. Para ser sincera, ya le cogí manía cuando estaba deshaciendo los chocolates y la manteca, y empecé a oler. Como por la vista, es cierto, pero también por el olfato. No fuí la única que le notó un "regusto". Terminé tirándolo a la basura.

Por suerte, había hecho acopio de chocolates varios, y tuve tiempo de hacer "el" turrón. El bueno, el de verdad, el de chocolate negro. Ya sé que con eso de los gustos, a no todo el mundo le gusta el chocolate-chocolate, pero a mí me encanta. Finalmente, el turrón que hice para ayer fue éste:

Esa foto corresponde al turrón de "prueba" con la misma receta que preparé  hace un par de semanas, cuando me regalaron el molde. Salió un poco "rayado" porque acababa de lavar el molde y no lo había secado bien. Al de ayer no le eché foto, pero salió perfecto, sin rayas ni nada. 
Para hacerlo se necesita algo más de 5 minutos y un poco más de paciencia, pero el resultado, para mí, es infinitamente mejor.

Se empieza deshaciendo el chocolate de cobertura (perlas, unos 200 g) al baño maría o al microondas (posición descongelar). Se tiene que "temperar" (poner a temperatura ambiente, sin que se solidifique). Y ya se puede tirar al molde, para hacer la cobertura del turrón. Se recupera el "exceso", que luego utilizaremos para "cerrar el turrón".

Para el relleno, yo utilicé almendras laminadas. Se puedo hacer con nueces, avellanas... con lo que apetezca. "Tosté" las almendras en una paella, con unas gotas de aceite. Y cuendo estuvieron, eché una pizca de sal.

Paralelamente, puse a calentar 100 g de nata (35% de grasa), y cuando hirvió le eché 200 g de chocolate (en perlas, también). Lo tuve un minuto más al fuego, mientras se deshacía el chocolate. Luego tiré las almendras laminadas y mezclé. Dejé enfriar el relleno (para hacerlo utilizo el aféizar de la ventana, no la nevera).

Cuando estuvo frío (tambiéne el chocolate del molde, que ya se había solidificado), eché el relleno dentro del molde. Volví a deshacer el chocolate de cobertura (de los 200 primeros g), que ya se había solidificado, y volví a temperarlo. Cuando estuvo, "tapé" el molde y sellé el turrón. Dejé un rato más el molde al alféizar de la ventana, y cuando estuvo solidificado del todo, desmoldé.

Envolví para regalo, y ¡listo!. Estaba de muerte. Para hacerlo utilicé sólo chocolate negro, que es el que a mí me gusta. Pero se puede hacer no tan fuerte mezclando distintos tipos de chocolates, si se quiere.

19 dic. 2012

La locura se pega

¡Vaya día! Estoy rodeada de locos en mi trabajo. Ya de normal están locos. Pero hoy, último día del cierre presupuestario, están aún más locos. Nerviosos. Histéricos. El estado "normal" de cada uno se acentúa. El loco está más loco. El histérico, más histérico. Y el nervioso, nervioso perdido.

Esa locura se va transmitiendo por la cadena de mando. El loco de arriba suelta la locura, y ¡zas! la pasa al de abajo. Ese de abajo ni se plantea si lo que le ordena el de arriba está bien o no, y ¡zas! lo escupe al de abajo. Y así sucesivamente, la locura se va transmitiendo. Y creciendo. Y los nervios aumentando.

Conclusión a todo eso: hoy vamos a pagar sin facturas. Es el último día del cierre presupuestario y todo vale.  Se tiene que tramitar (que no pagar) todo hoy. Si hay facturas, con facturas, que sería lo suyo. Pero si no las hay, pues da igual, se paga igual. Da igual lo que digan los contratos ("previa presentación de la factura correspondiente", en su práctica totalidad). Suponemos la cantidad, y lo tramitamos con un informe. Que Bankia no se preocupe, que si no puede emitir facturas (dicen que no pueden), nosotros pagamos igual.

Atajo de locos, estúpidos e incompetentes. La Administración Pública NUNCA irá bien. Es imposible.

Por mí, no os preocupéis, que ya me ha quedado claro: "no vuelvas a decirme que no se puede hacer". Son tan cortos que no han pensado que igual podríamos falsificar nosotros las facturas. Total, un poco de tipp-ex, y allí donde pone noviembre se pone diciembre, y listos... Ya puestos a hacer las cosas mal, hagámoslas mal del todo. El único problema es que la Administración está tan mal que no tiene dinero ni para comprar Tipp-ex...


11 dic. 2012

Yo quería ser Barbie pero me quedé en Barriguitas

No, no es cierto. Nunca he querido ser Barbie. Pero ya se me entiende, ¿no?. El domingo me pesé. Hacía como dos meses y medio que no la hacía, para no ver la realidad que la ropa tirante ya anunciaba. No es grave, pero una vez pase la Navidad... a dieta otra vez. ¡Aunque sólo sea para ir cómoda en mi propia ropa!

4 dic. 2012

Wertgüenza

Desde que dejé de escribir el blog me he planteado en varias ocasiones volver. Pero no sabía si volver con éste, o empezar otro (de hecho, empecé otro. Y lo terminé ya: mi día a día de una dieta). Y dudaba si empezar otro distinto porque, desde hace tiempo, me atenaza algo parecido a una duda existencial. ¿En catalán? ¿O en castellano, como ahora?

Yo soy catalana. Me siento catalana. Me siento (mucho) más catalana que española. Y últimamente, más, mucho más. Mi primera lengua es el catalán. En casa siempre he hablado en catalán. Con mis padres, mi hermana, mis amigos, mis compañeros de trabajo, con la gente que atiendo en el trabajo. Siempre en catalán. O casi siempre. Si la gente me habla en castellano, pues en castellano. Y no me cuesta. El cambio es automático.

Y lo mismo cuando escribo. En el trabajo escribo (casi) siempre en catalán. Pero si tiene que ser en castellano, pues en castellano. Y no es ningún drama.

¿Me entendéis cuando escribo el blog en castellano? Creo que sí, ¿no? Pues yo fui a una escuela pública catalana de Arenys de Munt (sí, el pueblo precursor de las consultas independentistas) donde estudiábamos en catalán. A la práctica, y salvo que el profesor hablara en castellano, las clases se daban todas en catalán (salvo castellano, y literatura española, claro). Fuera del colegio, o en el patio, se hablaba tanto catalán como castellano, pero, al menos en mi época, casi siempre sólo en catalán. Por una simple razón: todos éramos catalanes. Pero esa situación es anómala en mi normalidad actual.

Es habitual tener amigos con los que se habla en castellano, y otros en catalán, y en la misma conversación. Es normal decir una frase en una lengua y otra frase en otra. Y todos nos entendemos. El contexto, la situación, el interlocutor, deciden el idioma. Pero es automático. No se piensa. Sale y punto. Incluso hay casos en que se puede hablar catalán con la madre y castellano con el padre. A la vez, en la misma mesa, en la misma casa.

No entiendo entonces al señor Wert. Y le llamo señor por llamarle de algún modo. Su proyecto de ley de educación no obedece a ninguna razón objetiva. El castellano no está perseguido en Cataluña. Se aprende igual que el catalán. ¿Españolizar a los alumnos catalanes? ¡Qué cosa más rancia!  ¡Y qué mal suena! ¡Cuánta caspa! ¡Cuántas ganas de hacer daño! ¡De malmeter!

Cuando empecé el blog, lo hice en castellano, después de plantearme en qué lengua hacerlo. Por aquel entonces los blogs que había en catalán no me gustaban: demasiado endogámicos, muy politizados, temas aburridos (sí, porque la política -o los políticos, más bien-, a mí me aburren).. ¡Ojo! La mayoría... o los que yo conocía. Empezar a escribir un blog no es automático; hay un paso lógico previo, que pasa por leer antes otros blogs. Y los blogs que yo leía eran en castellano. Ahora, sigo prefiriendo mayoritariamente los blogs en castellano. ¿Razón? Fácil: temáticas más diversas y más afines a mis gustos. Así que por afinidad empecé a escribir en castellano (con algún post en catalán, creo recordar). Al final, opté por el castellano porque me seguía gente que no entendía el catalán, y total, a mí me daba igual catalán o castellano.

Hoy mismo, ahora mismo, justo ahora, no me da igual. Y vuelvo a no saber qué hacer. Pero los motivos son muy distintos. Si España me maltrata y no me quiere (como catalana me siento así, y ese proyecto de ley infame de Wert  que presentó ayer no hace más que acrecentar este percepción), no puedo evitar cierta incomodidad personal escribiendo este blog en castellano. Siempre he pensado -y he defendido- que conocer varios idiomas enriquece. Y lo sigo sosteniendo. Pero no me gusta, y hace que algo se remueva en mí, que ataquen mi esencia cultural. Y esta esencia, que está en la base, muy interiorizada, es el catalán, que es lo definitorio de mi cultura de base.

Es una pena que la diversidad (cultural, lingüística, social...) se vea como algo malo. Esta idea de UNA España única e uniforme que pretenden imponernos es repugnante. A mí me repugna. Me da asco. Y atacar a una lengua así  A ESTAS ALTURAS DE LA VIDA es de una bajeza increíble y de mentes muy limitadas, y que pretenden hacernos creer que todos somos igual de limitados.

No me gusta hablar de política. No me interesan los blogs que hablan de ella. Y hubiera preferido volver con otro tema, pero, hoy, es lo que hay.

30 nov. 2012

Abrigo Elektra (actualizada 28/12/2012) -----VENDIDO

Hace muchísimo que no actualizo el blog. He pensado en cerrarlo. En abrir otro. En continuar... mil cosas. Pero nunca hago nada.

Pero hoy actualizo. No sé si este blog lo lee alguien. Veo que de vez en cuando alguna visita se deja caer.

Y el motivo de la actualización es: VENDO ABRIGO ELEKTRA DESIGUAL, talla 46. Nuevo, sin etiquetas. En perfectísimo estado.

La descripción del abrigo en la tienda outlet de Desigual es:


"Abrigo de mujer Desigual modelo Elektra de la línea 100% Desigual. Abrigo joya de Desigual que mezcla diferentes tejidos y estampados. Destaca el tejido de apariencia metálica. Sexy FIT.

    Composición exterior
  • 40% POLYESTER 20% COTTON 15% WOOL 15% RAYON 10% CV
  • Composición interior
  • 100% ACETATE"



Precio: 125 €, gastos de envío incluídos.

Nuevo precio 12/12/2012: 100 €, gastos de envío incluídos.
Nuevo precio 28/12/2012: 90 €, gastos de envío incluídos

Interesad@s: contactar conmigo por mail a blaudemar1978@gmail.com.

ABRIGO VENDIDO!!!!