30 abr. 2011

Contra el viento del norte


Leo Leike  recibe por error un correo electrónico de Emmi Rothner. Contesta por cortesía, y a partir de ese hecho fortuito se inicia un intercambio continuo de mails entre los dos. Así empieza "Contra el viento del norte", del alemán Daniel Glattauer.

Poco a poco, Emmi –casada y con dos hijos-  y Leo –profesor universitario que se recupera de una ruptura sentimental- van conociéndose, desnudándose, explicandóse… sin saber cómo “son”, pero "sintiéndose" en un mundo virtual -cierto-, pero que es un mundo  que les permite ser mucho más reales, más proximos, que en su día a día. En el fondo, acucia el temor al encuentro físico. El miedo a que aquello que se siente no se corresponda con el aspecto físico del otro. Temor a que lo imaginado sea mejor que la realidad.

Y nosotros, los lectores, sentimos la misma necesidad que sienten ellos de leer el siguiente correo electrónico. Porque, como ellos, lo vemos como muy “real” y somos testigos ocultos de su relación. A medida que se conocen ellos, los conocemos nosotros. Y “sentimos”, como ellos.

No voy a contar más. Pero lo recomiendo. Muchísimo. Es igual una lectura más “femenina” que masculina, pero estoy segura que puede gustar a todo el mundo, porque todos, hombres y mujeres, somos capaces de involucrarnos a ese mismo nivel emocional. Lo compré porque me sedujo el título, sin tener ni idea de qué iba (sí, soy así yo). Y me ha seducido su lectura, desde la primera línea hasta la última. Para cuando lleguéis al final, creo ser capaz de aventurar que os habréis quedado  con ganas de más mails entre Emmi y Leo. Como miles de lectores hicieron antes. De hecho, insistieron tanto que su autor,  Daniel Glattauer, escribió la continuación: “Cada siete olas”. Si la historia de Emmi y Leo os gusta tanto como a mí, sentiréis el irrefrenable impulso de correr a la librería y seguir con la historia. Yo… ya lo he hecho.

2 comentarios:

Sonix dijo...

Yo también los leí los dos seguidos! La verdad es que sí sabía de qué iban antes de empezar y por eso sentía curiosidad, he tenido una historia de amor a distancia y por internet, y quería ver cómo de bien estaba reflejado. Hay muchas cosas que están bien en los libros, otras no tanto, pero yo también me quedé con buena sensación.
Un saludo!

maba dijo...

segunda recomendación..

ay qué no sé si podré pasar sin leerlo!

besos