30 abr. 2010

3,25 €

3,25 € puede ser el precio de muchas cosas, y, entre esas muchas cosas, 3,25 € es el precio de una botella de Coca Cola de litro y medio en un tenderete colocado expresamente para los turistas que visitan Barcelona.

Yo, a ese precio, ni loca la compraría. Pero tampoco la robaría. Pero hay alguien que sí lo hizo (bueno, técnicamente, sólo la "hurtó", por el importe, y porque fue sin violencia). Y lo pillaron. Los "Mossos" se lo llevaron detenido a comisaría. Le tomaron declaración. El propietario del tenderete ratificó la denuncia. Y la cosa llegó al juzgado. Abogado de oficio. Procurador. Interviene el fiscal de menores (el ladrón es menor de edad). Se fija fecha para la vista. Bla bla bla. Juicio y sentencia.

La "cosa" acaba con una amonestación para el crío y con la obligación de indemnizar al propietario con los putos 3,25 €. Bueno... no acaba. El menor es insolvente. Se le declara como tal y se requiere a su tutor para que ingrese los 3,25 €  a la cuenta del juzgado para que éste, a la vez, lo haga a la del perjudicado...

En fin... que el tutor tampoco paga él, lo tiene que hacer la compañía de seguros, que por algo se aseguran las responsabilidades civiles... y aún no lo ha hecho.

Si estuviera en mi mano yo:

1) Pillaría al crío de la oreja y lo sentaría a una silla, con una botella de Coca Cola y "Los Miserables", de Víctor Hugo, y hasta que no haya terminado con las dos cosas y no se sepa la historia de Jean Valjean de pe a pa no se levanta de allí. Luego le pasaría unos cuantos vídeos de "eso hace gracia -eso no hace gracia" y le dejaría claro lo que es "necesidad" y lo que es "gilipollez". Por si acaso aún no lo tiene claro.

2) Ya me acerco yo a ver al propietario del tenderete y le pago los putos 3,25 € de mi bolsillo.

Buf... :(