28 sept. 2009

Veintitrés

Veintitrés (23) es, según la Wikipendia, el número natural que sigue al 22 y precede al 24 (toma ya con la definición). Pero es también muchas más cosas:

- 23 es un número primo.
- 23 son los cromosomas del hombre sapiens.
- 23 fueron los años que Sherlock Holmes y el Doctor Watson convivieron en el 221B de Baker Street, en Londres.
- 23 son las puñaladas que recibió Julio César en su asesinato.
- 23 era el dorsal de Michael Jordan.
- 23 es muchas cosas en matemáticas, pero a mí se me escapan completamente (podéis ver en la Wikipendia).

Pero, además de todo eso, 23 son los días laborables a los que tengo derecho por mis vacaciones. 23 días laborables o 30 días naturales si me tomo las vacaciones seguidas. Y yo, que soy de letras y que pueda que no entenga según qué cosas de mates, pero que sí sé contar y sumar días, he convertido esos 23 días laborables de vacaciones en la friolera de 44 días naturales de vacaciones que me he tomado en mis vacaciones partidas entre julio y septiembre.

La única pega es que ya se han terminado.

Y lo peor es que hasta el año que viene no tengo derecho a mis siguientes 23 días laborables de vacaciones.

Hoy... estoy melancólica.Y sí, algo triste también.

10 comentarios:

Maeva dijo...

De lo que me entero yo leyendo blogs!!! que holmes y watson vivieron juntos 23 años!!!!!!!!!!!!

Bueno mujer, tu piensa en positivo, que queda menos para el año que viene.

un beso!!

julia dijo...

Nena animoooo, se que ahora no sirve de mucho, pero piensa que tienes un trabajito estable y que puedes disfrutar de los findes y hacer buenos planes en ellos, ¿a que si? un besitoooo

alma máter dijo...

¡¡Caray con el 23!!!!... habrá que conformarse con los findes, como dice Julia, y esperar a que lleguen los próximos 23.

Un beso.

Lina dijo...

Con los blogs se aprende muchísimo... jejeje...

No esté así, piensa en positivo. Anímate que somos muchas las pobres desgraciadas que estamos sin trabajo y no tenemos derecho ni a esos 23 de los que tu has disfrutado.

Besos.

maba dijo...

normal..pero... tus 23 días que se multiplican como los panes y los peces..son una envidia..

con mis vacaciones es al revés..parece que encogen!!


besos

Chelo dijo...

si, por desgracia casi todo lo bueno tiende a terminarse, yo también tengo 23 (días laborables, que si alguien que me conoce lee esto igual le da un yuyu de la risa) y aún me quedan unos poquitos, me resisto a no dejar algún día para Navidad...
Bss y animo!!

IBI dijo...

pues si nena si... lo bueno pasa tan tannnnn rapido... ains que duro es pensar en que hasta el año que viene... ainss mejor no pensar! ejjeje

muxus

Ester dijo...

También tienes días de libre disposición. Mira tu convenio.

Me parece que trabajo en una empresa un poco chollo porque puede escoger algunos días de esos 23 de un dia para otro. Jefe! que maña me tomo un dia de vacaciones. Vale, te lo concedo, pero apuntalo en Recursos Humanos. Así va, siempre que no estemos en temporada alta

Rasonamiento

Anónimo dijo...

No es Ester. Es qeu estava amb la compte de l´Ester. Que sóc el Rasonamiento Socià.

Mar dijo...

Ánimo! Una vez oí a una psicóloga que explicaba que nuestro problema era que pretendíamos que las vacaciones compensaran todo un año de trabajo y que esto es imposible, de ahí la frustración al tener que volver a trabajar y lo que teníamos que hacer era intentar disfrutar más del fin de semana y no poner tantas expectativas en las vacaciones. Algo tan aparantemente lógico no se me había ocurrido hasta que oí a esta psicóloga y, desde entonces, me esfuerzo más en desconectar el fin de semana y la verdad es que funciona.
Además, las vacaciones podemos disfrutarlas gracias a que trabajamos o sea que, hasta que no podamos retirarnos a Montmartre, nos vemos en el curro!
Muaquis