24 jul. 2009

¿Gafe?

Ya sé que en los últimos tiempos (de diciembre para acá) he hecho varias veces referencia a la dichosa "ley de Murphy". Pero tengo que hacerlo de nuevo. Igual debería olvidarme del maldito Murphy y empezar a decir las cosas por su nombre: que tengo mala pata; que la mala suerte me persigue; que últimamente para según qué cosas parece que he pisado mierda, o, directamente, que tengo un gafe tremendo encima.

Pues sí... porque ya estoy aquí. De hecho, estoy por "aquí" (en casa, se entiende) desde el pasado martes... Otra vez, no he podido ver la Alhambra, a pesar de tener las entradas reservadas, compradas y en mi poder desde hace mínimo un par de meses. De hecho, no he llegado ni a pisar Granada. La ruta en coche que debía de llegar a Granada, subir hasta Baeza, continuar hasta Cuenca y, finalmente, después de unos cuantos días más, volver casita, ha quedado reducida a nada, a 0 km.

0 km de ruta (bueno, 700 hasta que el coche decidió no arrancar en una área de servicio, cuando faltaban 80 km para llegar a San José). 1 grúa. 1 visita al taller. "El coche ahora arranca. Puede que sea... Cambio las piezas". 2 días sin coche, pero con vehículo de sustitución (pagando, claro). Recogida del coche al taller. Tapear. 2 horas después, el coche vuelve a no arrancar. Otra grúa. Otro taller. Opinión distinta de qué es lo que tiene. Decidimos "repatriar" el coche. Otro coche de alquiler. Sumamos y sumamos más y más euros. Anulamos la ruta. Volvemos a casa.

El coche, remolcado, también ya ha llegado. Está en el taller. No se sabe qué tiene. Más euros.

Eso sí, Cabo de Gata es precioso. Me ha enamorado.

13 jul. 2009

3, 2, 1... ¡ya!

Yo ya estoy de vacaciones. De hecho, ya tengo (casi) preparada la maleta. Y estoy contando las horas que faltan para que mañana, sobre las 8 de la mañana, me suba al coche y empieze la ruta...

Me apetece especialmente llegar a Cabo de Gata, y empezar a descubrir y disfrutar de sus playas. Pero también me hace mucha ilusión volver a Granada, y visitar -esta vez sí-, la Alhambra. Y también pisar Baeza. Y Cuenca...

Mi intención es olvidarme de (casi) todo. Hacer un reset cerebral y empezar prácticamente de 0, almenos durante estos días. Con un libro de lectura fácil entre manos. Tostarme yendo de playa en playa. Ir de cervecitas y tapitas. Y hacer bien poco, la verdad.

11 jul. 2009

Ese toro...

Hace un rato largo que estoy perdiendo el tiempo buceando por internet. Es lo que tiene: una empieza buscando información sobre las vacaciones y la cosa acaba degenerando... Y he vuelto a caer en las garras de Youtube... Mala cosa... es tan adictivo...

Porque he acabado recordando el "mejor" verano de mi vida... aunque creo que es el "mejor" porque recuerdo muy poco de él... Vaya, tengo unos recuerdos muy difusos. Me vienen imágenes sueltas a la cabeza, y son tan poco "habituales" en mis recuerdos (¡si yo soy una persona seria!) que se me antoja que ésta no soy yo... Pero lo soy, lo sé...

En ese verano sólo hubo jueves,viernes, sábados y domingos por la noche que se alargaban hasta el amanecer. Los días, el sol y las noches de los demás días se han borrado de mi memoria, como si nunca hubieran existido.

Todas las noches empezaban igual y terminaban ya con el sol en alto. El transcurso de la noche, más o menos igual. Demasiado alcohol, siempre (por algo no recuerdo). La misma discoteca, siempre (aunque estoy segura que hubo otras, y también fiestas en la playa, pero tampoco recuerdo). Las mismas amigas siempre, al menos al inicio de la fiesta. La misma playa siempre, en la que matábamos el rato mientras esperábamos que empezaran a circular los trenes, ya los del día siguiente. Las mismas promesas incumpliertas del día siguiente en el trabajo, sin dormir ("hoy no salgo". "Bueno, sí que salgo, pero no bebo"). Las mismas medio-verdades en casa, que no dejaban de ser medias mentiras. Rostros difuminados, distintos por fuerza, pero que parecen ya todos iguales...

Y es curioso... porque de ese verano lo que mejor recuerdo son las que, para mí, fueron mis dos particulares "canciones del verano". Hace un rato las he buscado en el Youtube... y en maldita hora lo he hecho... ¡En mis recuerdos alegrados por el alcohol esas canciones eran mucho mejores! Especialmente la primera...

Sí... estoy hablando del verano del toro que se enamoró de la luna...



Y también fue el verano en que Laura se fue...


Si es que es cierto... el alcohol altera la percepción... ¿Qué me está pasando que estoy echando en falta las resacas? :)