3 mar. 2009

Modas de ida y vuelta

Se me hace extraño escribir sobre modas en un día gris y asqueroso de un invierno que nunca se acaba. No sé por qué, pero me cuesta. De hecho, últimamente todo me cuesta un poco (demasiado). Creo que estoy como el tiempo. Y, como el tiempo, vendrán días mejores, más claros, más azules, más soleados, más brillantes…

Pero bueno… No me gustan las “modas”. Encuentro que son mayoritariamente ridículas. Alguien lleva algo y, ala, todos como borregos, a llevar y hacer lo mismo. Como mínimo, a intentarlo. Si al menos tuviéramos algo de criterio… Ahora mismo me da completamente igual que se lleven los pantalones “haren” (culocagaos, vamos). Soy capaz de admitir que pueden llegar a quedar bien a ciertas chicas, normalmente altas y delgadas, pero ya sé, incluso antes de intentar probármelos, que a mi no me sentarán bien (no soy alta ni delgada). Y también sé que, aunque lo fuera, no me los probaría. No me gustan. Y punto.

También me da igual que determinados zapatos o colores “vuelvan” a llevarse… porque, independientemente que pudieran llegar a quedarme bien, no me gustan. Y tampoco me habían gustado cuando ya habían estado de moda hace unos años. Hay cosas que no deberían salir nunca más del armario. Vaya… es que ni siquiera deberían haber entrado en él. Jamás de los jamases.

Ese post está originado por dos temas completamente distintos:

1) Los pantalones anchos, que vuelven a estar de moda. Sé de gente que estos últimos años, cuando sólo “se llevaban” los pitillos, estaban encantadísimas (sí, porque son “ellas”) y renegaron públicamente de los pantalones anchos. Yo, como casi siempre, llevando la contraria… porque los pitillos nunca han llegado a gustarme. Y aún no me gustan. Y cuando vuelvan a llevarse tampoco me gustarán. No he tenido nunca ninguna porque tengo la sensación que me “embutifarran”. En cambio, me encanta cómo me quedan los pantalones anchos. Y encuentro que son infinitamente más cómodos.

Pues bien, parte de esa misma gente que habían renegado de los pantalones anchos, ahora lo están haciendo de los pitillos. Donde dije Digo, digo Diego. Tal cual. De repente, ahora ya no son tan cómodos como eran. No entiendo estas opiniones tan volátiles (¿son realmente opiniones?), que dependiendo de cómo sople el viento irán por un lado o por el otro. Y que si se lleva no-sé-qué o ven no-sé-qué-tendencia, se la pondrán, aunque quede fatal. Porque no todo ni según qué combinaciones sientan igual de bien. Hay cosas que, directamente, no sientan bien. A nadie. Y aunque es algo muy obvio vale la pena remarcarlo. A mí hay cosas que no me gustan; otras que no me quedan bien, y aún hay otras que ni me gustan ni me quedan bien… Y me es totalmente indiferente que estén de moda, que sean tendencia o que se hayan convertido en un must* (ver nota al final).

2) Las redes sociales también están de moda. Facebook, Tuenti, Hi5… Se habla de ellas por doquier (suplementos de periódicos, reportajes de televisión, revistas “serias” varias…) y casi todo el mundo dice la suya. Yo estoy en Facebook, y cada vez me gusta menos. De hecho, cuanto más se habla de él, cuanta más importancia se le da, cuanta más gente de la que no querría saber jamás me encuentran… menos me gusta.

Relacionado con este auge de las redes sociales, leí hace unos días que los blogs también habían sido una moda. En pasado. Porque ya estaban pasando de moda. Gente que en medio de la vorágine había abierto un blog, lo estaban cerrando, o lo abandonaban y dejaban de actualizarlo, por culpa de una nueva moda: el Facebook. Y creo que es cierto. También las visitas y comentarios que recibían muchos blogs estaban bajando. Y es lógico. Si el tiempo de que disponemos es el mismo, los días siguen teniendo 24 horas y las posibilidades de (mal)gastarlas se diversifican… no se llega a todo. Lógico y evidente. El artículo en cuestión concluía diciendo que este progresivo abandono de blogs es bueno y que es consecuencia de la imposición de la razón… porque mucha gente había abierto un blog porque estaba de “moda” y era la “novedad”. Pero, en el fondo, no tenían nada que contar que fuera interesante. El territorio “natural” de este tipo de bloggers se encuentra más en las redes sociales. Aunque decidir qué es interesante y qué no es muy subjetivo (eso lo digo yo, no el autor del artículo)

El blog está pasando a ser más un “soporte”, más allá de la “moda” y de la “novedad”. Lo que es realmente importante no es “tener” un blog, porque todo el mundo tiene uno, sino “escribir”, “producir”, “crear”, “contar”… (y se puede hacer sobre miles de temas: política, moda, deportes, temas personales, llevar un diario –real o ficticio-…). Estoy escribiendo expresamente todos esos verbos que se pueden reducir a uno: innovar, en definitiva. No copiar. Si el blog es un soporte (con el contenido que sea: divulgativo, personal, literario, deportivo…), es también una página de Internet más. Ni más ni menos. Yo lo encuentro bien. Y que se esté pasando “de moda”, también. Porque si pasa la moda y los blogs siguen existiendo, se habrán asegurado su supervivencia.

* must por imprescindible; outfit por conjunto –aunque estoy segura que puede encontrarse un término más preciso-; trendy por tendencia… ¿Soy la única que no soporta esa otra “moda” de usar ese tipo de palabras de importación barata y pretenciosa?

11 comentarios:

IBI dijo...

la verdad que tienes razon jajjajja!! reconozco que sigo un poco las modas pero vamos que si me veo horrible con algo ya puede llevarse que no me lo compro ajjaja

muxus

Lileth dijo...

Pues me he puesto a pensar un rato a partir de tu post y me he dado cuenta que en cuestión de ropa soy bastante voluble. Prometí que no me podría un pitillo y caí, prometí que de pata de elefante nada y caí.

En lo demás no es tan fácil influenciarme.

Afortunadamente, hay parcelas de mí misma que mantienen la personalidad.

Besotes.

Parsimonia dijo...

Estás guerrera ¡Me gusta! ja, ja.
Yo soy bastante clásica en mi manera de vestir porque así la ropa me dura mucho más, ja, ja.
Suelo innovar poco, porque no me suelen gustar las modas estrafalarias.
Por supuesto, prefiero pantalones y si son anchos, mejor.
No uso tacones, salvo en momentos especiales y obligados, y me siento incomodísima y fatal, aunque sean bajitos y supercómodos para otras. Yo no los soporto.
Ya mencionaste una vez lo de las blusas que te hacen parecer preñada y lo peor es que a ciertas edades, como yo, y sin hijos, no puedes salir con estas porque todo el mundo te acosa a preguntas.
En cuanto al Facebook, me siento ya marginada en un mundo en el que todos están metidos, como cuando eras de las últimas personas en tener móvil, pero no me interesa colgar mis fotos personales ni relacionarme absurdamente con gente que no conozco.
Para mí el blog tiene una función comunicativa peculiar, más cuidada que otros, de los que aprendes cosas. Además me gusta dar a conocer mis relatos, que de otra manera sería difícil.
Bueno, creo que me he enrollado bastante en este comentario que se está alargando peligrosamente al infinito, ja, ja.
Un beso.

julia dijo...

Yo visto a mi moda, y me voy quedando con lo que me gusta de cada tendencia, pero no sigo la moda al 100 por 100, odio los pitillo. Me he sentido como un embutido cuando me los he puesto...en fin..
Y respecto a lo de los blogs pues no sabia que se decía que están pasando de moda, pero eso da igual, ¿no? aqui seguimos al pie del cañon jejeje

Miu dijo...

jejeje, yo soy de las que nunca ha dejado de llevar pantalones anchos... también llevo pitillos... normalmente adapto las cosas que se llevan (vamos, las que están en las tiendas) a mi propio gusto. Vamos, que me pongo lo que me da la gana se lleve o no. En lo de los blogs tienes toda la razón. Pero no pienso cerrar el mío por la m... del feisbuc!!!
Un besazo!!

maba dijo...

uy..cuánto material junto!

yo estoy totalmente contigo en lo de "si no me gusta, me importa poco que se lleve" pero peco en el contrario..me gustan pero ya no se llevan... no me las pongo
y más de acuerdo aún en tu frase sobre discernir qué es interesante y qué no ... altamente subjetivo,no?

y una duda.. lo de las palabras importadas también me parece pretencioso pero..la de outfit...acabo diciendo look..es que "conjunto".. me suena aún peor..

besos guapa, interesantísimo el post

Una blogger más dijo...

Estás reivindicativa hoy, pero me gusta leerte, como siempre ;)

Mara dijo...

jeje Pues a mi me gustan las modas!! Aunque bueno... la cuestión es no obsesionarse con ellas... Un día tengo que hacer yo un post sobre este tema.... puede dar mucho de sí! :D

Cristina dijo...

Tienes TODA la razón. Así de claro.

Blaudemar dijo...

Tarde, pero contesto los comentarios... ¡sorry!

Ibi: lo que está claro es que nos compramos lo que está en las tiendas, pero es importante ver qué nos queda bien y que no...

Lileth: supongo que si yo creyera que los pitis me quedan bien, también hubiera caído. Pero es que cuando no me veo con una cosa... nou nou nou, como canta la Winehouse....

Parsimonia: yo cambié en el vestir hace unos años. Hasta hace 4-5 años pesaba 25 kg más (no los perdí de golpe: primero 15 y paré, y hace un par de años los otros 10), y no vestía lo que quería sino lo que podía. La ropa de tallas grandes no me gustaba y las normales no me entraban, así que estaba frustradísima. Cuando adelgacé empecé a comprarme ropa de forma "desmesurada". Pero siempre teniendo en cuenta que hay cosas que nunca me sentarán bien y que hay cosas que no me gustan. Cuando compro algo siempre pienso en "amortizarlo", a pesar que reconozco que igual compro demasiado.
Por lo demás, cuando abrí el blog no sabía bien de qué acabaría hablando, y sigue siendo un "batibull", pero son las cosas que me apetece contar. Y ese tipo de cosas no tienen cabida en el Facebook!

Julia: el mundo es de los supervivientes! :)

Miu: ¡estoy contigo! Yo me lo paso mucho mejor actualizando el blog que no perdiendo el tiempo en el Facebook.

Maba: es que "outfit" tiene mala traducción. Look es otro anglicismo que, sinceramente, no sé cómo traduciría...
Eso que comentas de las prendas "pasadas de moda" a mi tb me sucede. Intento combinarlas con otras cosas y si no hay manera... las guardo o se las doy a mi hermana, que no tiene manías.

Una blogger más: ¡gracias! Es que le estuve dando vueltas, dando vueltas... y o lo escribía o reventaba!

Mara: es un tema que todo el mundo piensa lo suyo. Es muyyy subjetivo y cada persona dice lo suyo. Es muy interesante por eso.

Cristina: :)

Mar dijo...

Como siempre, post genial!! me encanta tu blog y espero que no lo abandones!
Un muaquis