29 ene. 2009

Murphy enervante

Hay cosas de mi vida cotidiana que me sacan de quicio. Sé que me cabrearé, y a pesar de saberlo, acabo subiéndome por las paredes igual. Nunca me acostumbraré a ciertas situaciones adversas cotidianas. Estoy segura que Murphy existe y sus principios se cumplen en mí de una forma matemática, fija e inexorable. Pero nunca los aceptaré, ni me acostumbraré. Y seguiré odiando:

-Tener que hablar con un teleoperador de mi compañía de telefonía móvil. No arreglo nunca nada. Sigo sintiéndome estafada por los cuatro costados, acabo atacadísima de los nervios y mi nivel de violencia sube hasta límites insospechados. Y eso que yo trabajé más de un año como teleoperadora... pero... no puedo, es superior a mí. Claro que yo no trabajaba en una compañía de telefonía móvil...

-Llamar al operario de turno para que venga a arreglar lo-que-sea-que-se-ha-estropeado-cuando-no-tocaba. Ya sé que le irá bien venir cuando a mí no me vaya bien estar. Y que tendré que esperarle mínimo dos horas porque siempre siempre siempre irá tarde. Y luego tendrá prisa por terminar de arreglar lo que sea rápido y mal porque tendrá el coche mal aparcado y los de la grúa en mi calle son muy cabroncetes (juro que me han dicho eso). Aún soporto menos tener que pagar luego la factura correspondiente.

-Renfe. Concretamente Cercanías de Barcelona. Prefiero no pensar en la de horas y horas que he perdido esperando un tren que nunca llegó, o que si llegó iba lleno hasta los topes y tardó el triple de lo normal en llegar a su destino. Y las que seguiré perdiendo... porque hay cosas que no cambian, y menos para bien.

- Que se cuelgue el ordenador... porque el tío que está oculto allí dentro sabe cuál es el peor momento que puede escoger para colgarse. Y el peor momento es ese en que tengo 5 documentos abiertos a la vez, todos sin guardar, con varias pantallas de búsqueda funcionando a la vez, y atendiendo una llamada en la que debo consultar algo. Y va el tío y se cuelga. Murphy existe, lo sé...

- Que se me rompan mis pantalones preferidos. Vale, sé que se rompen porque me los he puesto diez mil veces. Pero es que a pesar de tener una de pantalones, todos muy parecidos a los rotos, que asusta... no es lo mismo. Porque sé que nunca volveré a encontrarlos. :( Sucede lo mismo con mi jersey favorito, que sigue siendo mi favorito a pesar de las mil bolas que hace, de estar gastadísimo en los codos y todo dado de sí... Y sí, ya sé que ahora mismo tengo mínimo 2 jerséys por estrenar, aún con la etiqueta colgando.

- Cuando tengo prisa es seguro que me pondré a la cola de la caja con menos gente y que más lenta avanza. Segurísimo. Y cuando llegue mi turno la cajera tendrá que hacer caja y cambiar el rollo de papel. Si estoy en el súper es segurísimo que me habré olvidado de pesar la piña o, si es de precio fijo, habré escogido una sin etiqueta. Y si estoy en la del Fnac seguro que será el momento de hacer cambio de turno de cajeros.

- Los fines de semana en que tengo planeado hacer algo especial, y que me hace mucha ilusión, se tuercen. Por culpa de una enfermedad repentina y normalmente poco grave -pero invalidante- para hacer lo planeado-. O por culpa del tiempo. Este fin de semana tenía que ir a esquiar, pero ya han anunciado lluvias, así que...



En fin... mejor que Murphy no se me acerque demasiado, que creo que esta semana ya he llenado mi cupo...

12 comentarios:

Parsimonia dijo...

Pues haz la prueba: tira la tostada y si cae por el lado de la mantequilla es que tienes la maldición de Murphy, ja,ja.
Pobreta! (practicando mi poquito de catalán).
Eso va por días. A veces es un infierno y otras va mejor. Ánimo y a reírse con la viñeta :D.
Besos

julia dijo...

Calma...paciencia....todo se arreglará, ya endrán días en que las cosas salgá, mejor..que gracioso el dibujo jajajaja

maba dijo...

totalmente de acuerdo...

y ni me nombres arregladores, componedores de cosas..ni operadores de telefonía..

yo no sé como alguien que no me conoce puede sacar lo peor de mí de esa manera!!!

besos

Cristina dijo...

Respira hondo y tómtatelo con humor, porque si no...

En lo de las cajas de las tiendas tenemos el mismo don divino.

Aïcha dijo...

¿cuando nos unieremos todos los golpeados por murphy para que salga de su escondite?
¿acaso nos tienes miedo maldita sanguijuela¡¡¡¡??
ains que le vamos a hacer mientas que esta tan bien escondido nada de nada (quizás esta con bin landem...) besitos y animos

- assumpta - dijo...

Je,je,je !!!
I no et queixis ... que en Murphy també diu que quan les coses van malament ... encara poden anar pitjor :( !!!
Salut, amor, calerons i bon cap de setmana !

Nelia dijo...

Hay dias que es mejor no levantarse...
Candela le daba yo a Murphy...

ampa dijo...

Yo cuando se cuelga el ordenador, o me pongo en la fila de la cajera lenta...apartaros todos!!!que me vuelvo violenta.

Olivia dijo...

Jajaja, Murphy y sus travesuras. A mi lo de las compañias telefónicas me pone de una mala leche!!!! Sobre odo cuando te dicen que te pasan con el departamento correspondiente (generalmente el de bajas) y misteriosamente la llamada se cae...

Un besote y tomatelo con humor!

S dijo...

jajaajj pues claro que existe!!! yo no lo he dudado nunca..

Besos.

IBI dijo...

la ley de Murphy nunca falla eh? ejjajjaja

Hoy son los cumples de Esti, no olvides dejarle un comentarito en mi blog jjijij muxus

Casandra dijo...

Es todo malo, pero lo de los pantalones es ttrágico. Te entiendo. Hace poco se me rajaron mis vaqueros preferidos y me puse a llorar. Mi madre se enfadó porque no me entiende, pero es que no encuentras unos iguales nunca. :-S

Y lo de las compañías telefónicas es muy fuerte, cada vez te pasan con una operadora diferente y le tienes que contar toooodo el rollo y no te solucionan nada. Uffff!!

Creo que cuando te pasan varias cosas malas de este tipo luego viene una racha buena en que te pasan varias buenas, ya lo verás. ;o)

UN BESITO Y ÁNIMO, BONICA!! ^_^