19 dic. 2008

Visiting London (I)

omo que lo prometido es deuda (y, además, me apetece), aquí viene el post sobre la escapada londinense de la pasada semana. Lo estructuraré en tres partes, una para cada día. Así será más fácil de leer y algo más coherente y estructurado.

La verdad es que fueron 3 días muy intensos, aprovechados al máximo y de no parar. Marchábamos el viernes por la noche. Barcelona – Gatwick con EasyJet. Después de pasar el control de pasaportes (British are different, of course), pillamos el Gatwick Express y en media horita nos plantamos en Victoria Station. Se notaba en el ambiente que era noche de cenas de trabajo: chicas muy poco vestidas, con tacones altísimos y botas ugg de repuesto en el bolso que se ponían mientras esperaban su tren, y chicos borrachísimos, a los que se les caía –y rompía- el móvil y enseñaban medio culo al agacharse para intentar recogerlo y caer en la acera. Estaba medio lloviendo y hacía muchísimo frío.

Cogimos el autobús que nos llevó al hotel. Del hotel no quiero hablar. Estaba limpio, que ya es algo, y muy céntrico, a 2 minutos a pie de la estación de Paddington. Pero era el típico hotel inglés de 3 estrellas que es como 1 estrella nuestra. Lo que está claro es que se tiene lo que se paga, así que… mejor no quejarse.

El sábado nos levantamos temprano. Había mucho por ver. Y llovía. Llovió todo el santo día, sin parar. Muy british, el tiempo, claro. El paseo por Hyde Park ya decidimos no hacerlo (tres veces que he estado en Londres y en ninguna de ellas me ha dado tiempo de pisarlo). Pero el mercadillo de Notting Hill, ya lloviera, nevara o hiciera el tiempo que le diera la gana, era impepinable. A mí me encantó. Pero tuve una sobredosis, de ésas que acostumbro a tener cuando hay tanto para ver, tanto para comprar, tanto para tocar… y ninguna posibilidad de volver al cabo de unos días para quedarme lo que, por aquel entonces, ya sé qué quiero. Resultado: me quedo sin nada porque no sé qué escoger cuando es el momento. Acabó por caer el primer té del día.



 Notting Hill

Después yo quería ir a Temple, que es un mini-barrio que había sido de los templarios. Pero era fin de semana, las posibles entradas a las callejuelas estaban cerradas y si había acceso por algún otro sitio no supimos encontrarlo. Total, nos fuimos andando hasta el Covent Garden. Para llegar tuvimos que patearnos la City enterita, el centro financiero de la ciudad, y era alucinante: sábado, calles vacías, muy poca gente, muy pocos coches, muchas tiendas cerradas… Imagino que entre semana el ambiente debe ser totalmente distinto.

Vestiditos de niña, en Covent Garden.
Por la tarde, después de comer (por cierto, vale, que Londres es caro, pero se pueden encontrar sitios en los que se come bien por un precio razonable), fuimos al British Museum. Por fin, un rato a cubierto, sin lluvia ni frío. Estuvimos un par de horas y vimos sólo 4 cosas contadas, pero son las que queríamos ver (piedra Rosetta, Partenón, Egipto, Mesopotamia…).
Dentro del British.
Ya era negra noche cuando salimos (también cuando entramos, de hecho). Y llovía, cómo no. A pie hasta Piccadilly Circus. Y luego a mirar tiendas por Regent Street. Sólo mirar. Y seguir pateando. Hasta Trafalgar Square. Y parar un rato a tomar algo. Y seguir pateando. Y cenar a una hora inglesa decente. Y pretender seguir pateando, hasta el Big Ben. Y seguir lloviendo. Y, de repente, llover más fuerte. Y calarme. Y cabrearme con el maldito tiempo inglés y con las cremalleras de las botas que acaban por dejar entrar el agua, aunque hayan aguantado más de 12 horas. Y plantarme y decir basta. Con los pies mojados y doloridos yo era incapaz de ir a ningún sitio más. Vuelta al hotel.

Piccadilly Circus, mirando a Regent Street.

11 comentarios:

Parsimonia dijo...

Qué envidia!!!!!!!
Lo del té es lo más british, sin duda.
A ver qué tal los siguientes días.
Un beso.

S dijo...

Que día tan bien aprovechado. Espero la segunda entrega.

Besos.

maba dijo...

me duelen a mí los pies!!! os habeis pegado una pateada de la leche!!!

lo malo fue el tiempo está claro!

pero... os dejasteis un montón de cosas vistas el primer día..

me dio muuuucha envidia ese té en notthing hill...y.. ay..si lo llego a saber..te encargo un vestido para la nena que tienen una pinta chulísima!

besos guapa!!

- assumpta - dijo...

De moment aquesta primera entrega, te bona pinta tot i la pluja tant i tant puntualment britànica!
Però que seria Londres sense un ... o dos ... o ... dies de pluja?
Esperant the second time !

PD.:Em recordes a mí ... cada cop que he anat a Venècia no he aconsseguit encara anar en Góndola.
Ho fa la nevada del segle ... o hi ha una tempesta en plan "tropical" ... em sembla que m'hi prohibiran l'entrada, je,je!

julia dijo...

Ainsss que ganas de ir a Londres!! y con las fotos que pones más ganas dan jeje..Vaya pateada..imagino que aún te duelen los pies jeje, pero si todos los días fueron como el primero fue un viaje muy aprovechado.
Un besazooooo grandeeeee y a la espera de la segunda parte.
Por cierto, los ingleses se pillan unas cogorzas tremendas ¿no? jozú

Mrs. Knook dijo...

brrrr, qué frío me está entrando a leer tu post. Yo cuando estuve en Londres me recorrí Hyde Park andando desde Paddington hasta Buckinham y fue precioso: las ardillas, los cormoranes, la gente bañándonse en the serpentine... Peeeero tu tienes la excusa perfecta para volver y verlo!! ;)

sudokera dijo...

La última foto és molt xula!!! La llum i els autobususo moguts estan molt bé!

Aïcha dijo...

que chulo ^^ sin duda lo malo el maldito tiempo inglés ^^ besitos

Casandra dijo...

Bua, qué bonitoooo!! Muero de envidiaaaa!!! XD Quiero ir algún día!!

Un besito y gracias por mostrárnoslo!!! :o)

Cristina dijo...

Menuda envidia...

IBI dijo...

alaaa que envidia nena!!

muxus