15 oct. 2008

Recordando a Talitha

Desde hace unos días Barcelona tiene una nueva atracción: el yate Thalita. Fue construido en 1930 y es uno de los yates más grandes y espectaculares del mundo. Además de colosal, tiene una historia bastante curiosa. Ha pasado por las manos de varios propietarios, y durante la Segunda Guerra Mundial formaba parte de la Armada estadounidense, que lo había requisado a su propietario para patrullar, reconvertido en un cañonero guardacostas, por el Pacífico. Por aquel entonces, su nombre era Beaumont y su base era Pearl Harbour. Se salvó por los pelos del bombardeo japonés que destrozó prácticamente toda la flota americana. Aquel día no había atracado aún en el puerto.

El Talitha, atracado en Barcelona.

Actualmente pertenece al hijo de Paul Getty, Mark, que lo alquila por semanas, con tripulación incluida (17 personas) a un precio nada módico (315.000 euros). Y ahora mismo está en el puerto de Barcelona porque a partir de la próxima semana pasará a ser objeto de una restauración y puesta a punto importante.

Bien. Esta fue la noticia que leí este lunes pasado en el periódico y que más o menos he reescrito con más información sacada de internet. Y ayer aproveché la hora de la comida para escaparme hasta el puerto y tomar unas cuantas fotos (y, por cierto, que el yate no está atracado en el muelle que decía la noticia. Me pateé medio puerto de ida y medio más de vuelta). Lo que verdaderamente me llamó la atención fue el nombre del yate: Talitha. Paul Getty rebautizó así al barco en memoria a su segunda esposa.

Y eso me intrigó. Así que busqué quién era Talitha Getty. Y, ya puestos, descubrí algo más sobre Paul Getty. Que aparte de ser multimillonario y filántropo debía de haber hecho algo más en su vida.

Talitha Getty fue una mujer bellísima. Modelo y actriz de papeles muy secundarios (salía en una escena Barbarella, protagonizada por Jane Fonda). El bailarín Rudolf Nureyev dijo de ella que era la mujer con la que se habría casado. Pero lo hizo Paul Getty.

Paul Getty era el hijo de un multimillonario americano tejano (Jean Paul Getty Senior), que había hecho su fortuna gracias al petróleo. Pero su padre era tremendamente tacaño. Tanto que en su casa todos los teléfonos que había funcionaban sólo con monedas, y tanto que se negó a pagar el rescate del secuestro de uno de sus nietos –alegando que tenía 14 nietos más- hasta que no le mandaron por correo una oreja cortada del niño. Por suerte para los muchos proyectos que financió, Paul Getty Junior no salió así. Estuvo 6 años dirigiendo los negocios familiares de Europa en Roma, pero como que la branca empresarial que dirigía tuvo pérdidas su propio padre lo despidió. Él se divorció de su primera esposa y se casó más tarde con Talitha. Empezó el periodo de su vida en que sus máximas aficiones eran conducir a gran velocidad, beber y experimentar con las drogas.

Fotografía de Patrick Lickfield de Talitha en la terraza de su palacio de Marrakech. Es de 1969 y aún toda una referencia. Al fondo, su marido.

A finales de los 60, él y su esposa se dedicaron a vivir al límite. Compraron un palacio en Marrakech y vivieron también en el otro que tenían en Roma. Precisamente, una de las fotos más famosas que le hicieron está hecha en Marrakech. Esa foto la convirtió en un icono de estilo, que aún ahora tiene influencia en la moda actual. De hecho, para la colección Resort 2009 Gucci se ha inspirado en Talitha para crear sus vestidos de estilo agitanado. Talitha se convirtió en una rutilante estrella del ambiente hippy de la época. El ambiente de los ricos, claro. Entre sus amigos estaban Mick Jagger y Marianne Faithfull, su novia de entonces. También el diseñador Yves Saint Laurent.

Vestidos de la colección Resort 2009, de Gucci. Inspirados en Talitha.

Su final se corresponde también al de los grandes mitos de su época. Como ellos, Talitha vivió rápido, al límite, y murió joven. En 1971, el mismo año en que murieron por culpa de las drogas Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Edie Sedwigck, murió ella por sobredosi de heroína.

A la muerte de su esposa, Paul Getty se recluyó en Londres. Con el tiempo superó su adicción a las drogas, volvió a casarse, se apasionó por un deporte tan poco americano como el cricket, fue nombrado Sir del Imprerio británcio y se convirtió en un filántropo reconocidísimo en el mundo de la cultura. Paul Getty murió en 2003, a los 70 años.

10 comentarios:

Monica Alvarez dijo...

Hola Blaudemar:
interesante tu historia,bien documentada.Pensar que detrás de las hermosas y estilizadas líneas del yate en cuestión,hay toda una cadena de sucesos asociados los cuales has tenido la gentileza de investigar y compartir con nosotros tus compañeros de ruta bloggera.Esto colabora en el crecimiento de cada uno de nosotros.
Un abrazo

Aïcha dijo...

Sin duda te has documentado totalmente, me ha parecido muy interesante un beso

sudokera dijo...

caram...quina història més curiosa

maba dijo...

me flipa todo!! de todos el que más me llama la atención es el el getty sr.. lo de la oreja del nieto me dejó muerta!!

curiosa la historia, desde luego!!

si soy la tercera mujer, no sé si le dejaría llamar Talitha al yate.. que por otro lado es un nombre precioso!

besos

MqR dijo...

Madre mia q pedazo barco!! y q mal m parece lo q se paga por una semana dioooooos si fuera mio m retiraba con los alkileres fijo jejeje


bss wapa!
y gracias por enseñarm la historia no lo conocia.

Casandra dijo...

Blaudemar, qué historia tan fascinante!!! O_O Nunca había escuchado hablar de esta mujer, maravillosa!!
Muy fuerte lo de la oreja del nieto y los teléfonos a modenas, patidifusa me he quedado! Me toca a mí un abuelo así y lo echo por la borda del yate mientras pesca!!
Cómo puede sobrellevar la vida alguien cuando se le muere una pareja tan especial??
UN BESO ENORME Y GRACIAS POR LA HISTORIA!!! ;o)

Blaudemar dijo...

Mónica, Aïcha, Sudokera: Me alegro que la historia haya parecido interesante! Cuando leí lo del yate y empecé a buscar, pues me interesaba más y más. Y claro, quise compartirla.

Maba: lo que pasa con su tercera mujer es que creo que era muy comprensiva. Él estuvo muchos años completamente recluido, sin salir de su casa en Londres. Poco a poco salió de las drogas, con la ayuda de la que sería su tercera esposa. Y, aunque parezca increíble, gracias a Mick Jagger que le contagió su pasión por el cricket e hizo que saliera de casa. Superada la etapa de depresiones y drogas imagino que se sentía en deuda con Talitha, por cómo había acabado todo. Y hay algo que está claro, con el fantasma de una persona muerta no se puede luchar.

MqR: los alquileres del barco y las otras muchísmas rentas que tienen... anda que no viviría bien, yo!

Casandra: es evidente que Talitha marcó a Getty. Superar su muerte y salir del infierno en que se metió le costó muchísimos años. Y lo convirtió en la persona que hizo las obras que servirán para que le recuerden.

¡Gracias a todas por comentar!

Tere Linares dijo...

Hola, estoy haciendo una traducción en la que mencionan justamente el Talitha y quería saber un poco más del yate y me he topado con tu comentario, que me ha encantado, al igual que ver las fotos tanto de Talitha mujer como de Talitha yate, y de la colección de Gucci. Y por supuesto terrible la historia de Getty y Talitha.

Blaudemar dijo...

Tere, bienvenida.
Me ha hecho muchísima ilusión tu comentario, y me alegro que esta entrada te haya sido útil.
Mil gracias por comentar!

Organza* dijo...

Hola, me encanta la historia y el estilo de Talitha desde su peculiar nombre hasta su tragico final mitico de principio a fin* Sin duda que valiosa informació la que has brindado =)

Feliitaciones x el blog!
Besos de una visitante que promete se volvera recurrente,

Mirella