25 sept. 2008

Tokio blues




Este post empieza de la misma forma en que lo hace la historia que nos cuenta Haruki Murakami. Es precisamente esta canción de los Beatles, “Norwegian Wood”, la que evoca una serie de pensamientos en Toru Watanabe, un ejecutivo de visita de negocios a Alemania. Por una de aquellas cosas tan frecuentes en España, el libro –originariamente titulado como la canción-, se ha traducido al español como “Tokio blues”.

Toru recuerda su adolescencia tardía y sus primeros años de universidad. Es él quien nos cuenta qué sucede a partir del suicidio de su mejor y único amigo Kizuki. Este hecho le marca a él, pero también a Naoko, la novia de su amigo y de la que él también se enamorará. Contará también cómo empieza a cambiar su percepción de la vida a partir de que aparece en ella Midori.

Es el primer libro que leo de Murakami, y leeré más. Me ha gustado mucho cómo escribe y, en este caso, la historia de Toru me atrapó enseguida. Trata el tema del suicidio, de jóvenes que son incapaces de madurar y de crecer y que no acaban de encontrar su sitio en el mundo. Pero lo hace con una sensibilidad especial y usando unos diálogos muy ágiles y vivos, que hacen que la historia funcione. Realmente, el libro es muy triste, la historia está teñida por la melancolía y hay momentos en que consiguió producirme cierto desasosiego. No puedo evitar imaginarme a Naoko, a Kizuki y a Hatsumi dentro de una gran burbuja, solos y perdidos, de la que son incapaces de salir. Ya ni gritan pidiendo ayuda, y viven resignados a quedarse así, sin ver más allá. Toru también es un solitario, pero sale adelante. Midori es un soplo de aire fresco en su vida, pero és él quien, con su actitud, su saber escuchar, su capacidad para tirar adelante y ver más allá, sabe crecer.

La historia está ambientada a finales de los años 60. Y esto al principio me descolocó bastante, porque me recordaba una y otra vez a la historia que sucede en Tokio, con una japonesa sordomuda de protagonista, de la película “Babel”, de Alejando González Iñárritu. Que sucede a principios de esta década. Y me recordaba también a los casos de chicos japoneses que de vez en cuando salen por televisión: se niegan a salir de sus habitaciones durante años porque creen que el mundo no les ofrece nada. Toru, ya en los años 60, conoce a gente que se niega a salir de su habitación. Y da una visión muy triste de lo que espera la juventud nipona de su futuro.

Si de lo que se trata es de desconcertar y de hacer pensar, conmigo Murakami lo ha conseguido. Y, de hecho, he encontrado una entrevista que le hizo “El País” en 2007 en la que él dice que:

Soy incapaz de sentir interés en novelas que no causen desconcierto en los lectores. (...). Lo que quiero decir es que las novelas largas que no hagan cuestionarse a los lectores el sentido de la historia, el flujo de su conciencia o la firmeza de la base de su existencia, no deben escribirse ni leerse.”

En España, “Tokio blues” se publicó en 2005, a pesar que había tenido ya un gran éxito en Japón desde 1987. Aquí llegaron antes otras obras de Murakami, pero el gran boom llegó también con “Tokio blues”. La última que se ha publicado ha sido “Kafka en la orilla”, que yo ya tengo en la recámara, a punto de empezar. La literatura de Murakami me ha atrapado, es indudable.

10 comentarios:

Corina dijo...

Gracias por este consejo literario.
Cuando estaba leyendo tu entrada enseguida me vino a la mente Babel, y después tú la mencionaste.
Bueno, el suicidio en Japón tiene un componente cultural muy fuerte que tiene que ver con siglos de práctica y que está muy relacionado con lo que ellos entienden por honor.
Blaudemar, al final he vuelto a la red.
Un beso

Mrs. Knook dijo...

Yo lo tengo en mi mesilla esperando tener un ratito libre para empezar a leerlo. El de Kafka en la orilla lo leí el año pasado, seguro que te gusta.

Monica Alvarez dijo...

Interesante tu análisis del libro.Si éste te remeció,valió la pena que el autor lo escribiera.De eso se trata.Que conmueva,que conmocione,que toque las fibras sensibles de los lectores.Y en especial porque toca un tema heavy en la sociedad japonesa.Ellos tienen una de las más altas tasas de suicidio en el mundo,lo que lleva a pensar:¿qué es lo que sucede en sus jóvenes que los hace tomar una decisión tan radical?Cierto que hay una cultura al respecto con el harakiri,seppeku,kamikases,relacio-nados con el honor,pero hay también otras variables que hay que manejar.Da para análisis.
Un abrazo desde Chile

Blaudemar dijo...

Corina: se me hace extraño llamarte así! Pero me alegro muchísimo que hayas vuelto.

Mrs Knook: siempre intento dejar pasar un par de libros entre uno del mismo autor y otro del mismo autor. Para descansar. Pero Kafka... caerá dentro de no mucho.

Mónica: sí, es cierto, hay una cultura que nosotros quizás se nos escapa. Pero el libro transmite muy bien esa de idea de solitud, de no tener futuro, de la nada. Toru lo analiza una y otra vez y es incapaz de entender por qué sus amigos se suicidan. Porque son completemante herméticos y algunos no presentaban ni "síntomas" y su muerte es totalmente inexplicable.
Últimamente está pasando algo parecido en países nórdicos como Finlandia. Hay una "moda" entre los adolescentes que consiste en suicidarse. De repente, en un mismo grupo de amigos, empiezan a suicidarse uno tras otro. Y es más como un juego. Pero claro, ese "juego" también tiene que tener su explicación (muchas horas de oscuridad, días que son noches y siempre igual...).

Gracias a todas por comentar.

Miu dijo...

Me habían hablado muy bien de este libro, pero después de tu crítica me han entrado unas ganas enormes de leerlo!
Besos!

Casandra dijo...

Jo, hace poco lo tuve en las manos y no lo compré, qué rabia! Pero lo tengo en la lista!! Un besazo!!!

coco dijo...

a mí tb me tiene attrapada, y como quiero leerlo, me he saltado todo el post. Te recomiendo, si no lo has leído: al sur de la frontera, al oeste del sol. Devorable.

besos

caramela dijo...

Blaumarí,

es mi primera vez, estoy emocionada. He abierto tu blog, y veo tus comentarios sobre TOKIO BLUES. No lo he leído, pero lo haré pronto, por dos motivos: porque ya hace demasiado tiempo que este libro pasaba por mis manos y, no sé por qué, me daba la sensación de que podía estar bien, pero al mismo tiempo no confiaba en mi sensación. Y porque lo recomiendas tu, y eso, desde hace unos días es garantía segura para mí: estoy leyendo EL CORAZÓN HELADO que me dejaste en la oficina, y me encanta. Mil gracias por dejármelo, me está haciendo feliz leerlo.

petons (y hasta el jueves!)

MqR dijo...

No he leido nada de el. Mi xico se abono hace poco a circulo de lectores pq yo deboro libros se lo comentare.

muak

Blaudemar dijo...

Caramela! Quina il·lusió m'ha fet veure el teu comentari! I m'agrada que t'agradi "El corazón...". És que a mi va ser un d'aquells llibres que em va agradar com feia molt que no m'agradava cap. I li vaig deixar a l'Elena, i igual. Això que no sóc jo, és el llibre, que és genial.
Fins dijous!!!