5 sept. 2008

Menguante

Mi camiseta verde ha encogido. Porque, yo, ensancharme, no lo he hecho. No con una semana de diferencia, al menos. Ya lo intuía, que cada vez era más corta… y más ancha. Pero ayer tuve la confirmación definitiva. ¡Si ya enseñaba el ombligo! A la basura.

En fin, que ahora tengo una camiseta verde chulísima menos. Y no hace demasiado me pasó lo mismo con una falda. Marrón, monísima de la muerte, con mucho vuelo. Tenía un par de años y, viendo lo que se intuía ya desde el inicio, ya intentaba no lavarla demasiado. Pero cuando es necesario, es necesario. Y lavado a lavado, se acortaba, iba menguando, cada vez más corta, cada vez menos larga. La última vez que me la puse ya fui incómoda. Demasiado corta. Demasiado vuelo. Demasiado viento. Demasiada gente subiendo por las escaleras que yo bajaba. Demasiadas bolsas en mis manos. Vamos, un desastre. A la basura también.

Casualmente, esas dos prendas son de Natura, pero tengo otras de la misma tienda que no les ha pasado nunca nada. Pero me ha pasado con camisetas de otras tiendas, que también han menguado poco a poco… o muy rápido, algunas. En esos casos lo que toca es el derecho a repateo, tirarlo… y comprar otra, no fuera caso que me quedara sin ropa. Faltaría.

Una vez sí que me quedé prácticamente sin ropa, de verdad y sin exagerar. En Inglaterra. Tenía yo 15 años y estaba pasando el mes entero en una familia de allí. No sé por qué, pero tenía mucha ropa blanca, entre ella dos pantalones de chándal blancos. Y una camiseta de manga larga de color amarillo chillón. Muy chillón. Ya sé… era otra época. La mujer de la family hacía la colada, pero yo la doblaba y, si quería –o sea, nunca-, la planchaba. En eso que la estaba plegando y… ¿qué c*** ha pasado aquí? Toda mi ropa, antes blanca, ya no lo era. Había mudado a un color amarilloso clarito, bastante asqueroso. Como de sucio. Los pantalones de chándal, además de cambiar de color, habían encogido mínimo un palmo por pierna. Que ahora se lleva, pero por aquel entonces, no. Y la mujer me soltó: I don’t know what has happened with your clothes. Tuvo suerte: por aquel entonces a mi me faltaba mucho vocabulario en inglés. La muy cabrita había mezclado la ropa blanca con la de color y la había lavado en agua caliente. Que vale, que no es que me gustara demasiado toda aquella ropa, pero es la que tenía. Para matarla.

En fin, que cosas así ya me pasaron, me siguen sucediendo y estoy segura que me seguirán pasando. Y si, encima, a las prendas menguantes se le añaden tallas escuetas… eso ya es la leche. Pero ese ya es otro tema.

¡Ah! Por cierto, que conste que sigo las instrucciones de lavado. Pero hay cosas que ni así se salvan.


www.Tu.tv

15 comentarios:

maba dijo...

jajaja...apropiadísimo el vídeo, claro que sí!!

oye que mala leche tu señora inglesa no??? y menuda guarrada lo que te pasó!!!!

y, sí, yo también odio que se encoja o destiña la ropa!!!!!! y las etiquetas ...pufffff, cuantas veces lavando a mano tienes auténticos disgustos!!!! en fin!!!

el vídeo em ha encantado recordarlo.. Charlize Theron.. ay....impresionante..y el momento labios pues eso..que marcaron época..

y.. lo a gusto que estariamos ahora con un martini en portofino...a qué sí???

besos,guapa y buen fin de semana...por lo menos, tu tienes el mediterráneo y el sol ahí!!!

Blaudemar dijo...

Maba, qué rápida!
Es que estaba pensando en escribir el post y ¡zas! me vino a la memoria el anuncio de Martini. Para mí es uno de los mejores que hicieron. Y Charlize Theron, en sus tiempos de modelo, impresionante!
La verdad es que sí, quien puediera ahora estar en Portofino, con un Martini a la mano y el moreno de gafas oscuras al lado...

Buen fin de semana tb para tí!

marilo dijo...

ay,ay,ay,éso es el centrifugado...que estropea los tejidos delicados, o los de algodón. Siempre con agua fría y programa de lavado corto, nenis, aunque algunos tejidos da igual, siempre van a encoger un poco,...

Lileth dijo...

Cuando yo era dependienta una señora trajo a descambiar un jersey porque le había encojido... ¡Hasta quedar del tamaño de una Nancy!

Muy fuerte... Por cierto, también me han encogido a mí cosas de Natura, supongo que será el algodón.

Soboro dijo...

Yo tengo el mismo problema con las camisetas e intento darles de sí estirando la camiseta, pero no hay manera, qué va!
Sobre todo es el algodón el que encoge despiadadamente hasta dejarnos semidesnudas, ja, ja.
Besos

Aïcha dijo...

menuda faenita en inglaterra :S
y eso de la falta de vocabulario es facil de solucionar, coges el diccionario, apuntas to lo malo qe ten encuentres y se lo enseñas jaja (no vaya a ser que al pronunciarlo digas otra cosa que sea bonita) jajajaj
y lo de ropa es de verdad un coñazo pero lo peor, cuando tienes una camiseta mas largita pero tb empieza a encoger de ancha y cuando te la pones no te entra...HORRORRRRR que he ensanchaooooooo (pero eso no eran las caderas :S:SS:) y ahi comienza la historia jajaja
saludos

Una blogger más dijo...

A mi me pasa lo mismo. Mi marido se rie porque le parece imposible que ropa ya usada se encoja lavado tras lavado, pero juro que yo no cambio de talla. ¡Es la ropa que encoje!

Por cierto, mi cruz son ls camisas blancas. Almenos compro tres por temporada porque siempre se empeñan en llevarse el color amarillo o grisáceo de la otra ropa que está en el cubo.

buscando mi lugar dijo...

Muy bien elegido el video. A mi me pasaba con mi madre que siempre me destrozaba algo blanco, o lo negro se manchaba sin querer de lejía. Al final decidí poner mis lavadoras... siempre pensé que me tenía manía porque a mis hermanos no les destrozaba nada. jajajaja. pobre...

Tam dijo...

A mí me da muchísima rabia que la ropa se me estropee, por eso nunca dejo que nadie me la lave ni me la planche ni me la toque!! Aunque comprando en Zara pronto te acostumbras a que la ropa se llene de bolas, encoja, o cambie de color inesperadamente.

Desde que me visto de premamá me he olvidado de mi anterior ropa, es más, no se si alguna vez volveré a caber, asi que creo que empieza una época de cambios para mí. Esperemos que no de tallas o me da algo.

Besis!

Treintañera dijo...

No me hables de encoger!!!Yo ya le he cogido el punto, mi ropita a mano que son muy delicadas y las de el, que lo son menos, a la lavadora pero lavadito corto. Muchos años de estropear ropa y llorar sobre mi ropita querida!
Cuando mi mami era la que me lavaba la ropa, mas de una vez me vino con mis chalequitos de mi alma como para ponérselos a la Nancy. Pobrecita!La que le liaba, menos mal que por aquella época me la compraba ella...

Soboro dijo...

Tienes un meme en mi blog!

Casandra dijo...

JAJAJAJA!!! Pues a mí no me gusta el amarilloooo!! Si me pasa eso ME MUEROOOO!!!JAJAJA!! Que me pase con otro color que no sea amarillo encima, por Diossss!!! XD
Es verdad que hay camisetas que se encogen, a mí me ha pasado también como a ti con algunas. Si te molan mucho jode. Con las de algodón de ZARA sin embargo no me suele pasar, Amancio se porta bien. XD
Un besito y ojo con la lavadora, es peligrosa!! ;o)

Isa dijo...

Pues menuda faena en Inglaterra!
¡Espero que no me pase nada así cuando vaya este año de intercambio!
Pasaré a leerte, me gusta tu blog.
Muchos besos:
Isa

Blaudemar dijo...

Jajajaja... veo que es algo muuuuuuuy común. ¡Pero da tanta rabia!
Gracias a todas por pasar y comentar!

Nimrod dijo...

Yo con la ropa que tenia de hace mil no suelo tener problemas, estaba mas rellenito y ahora me quedan mas holgadas camisas, camisetas y trajes de chaqueta del trabajo.

Tengo un par de vaqueros que hace tanto que los tengo y les he dado tanto uso que se han desgastado por la entrepierna, pero quiero arreglarlos.

Sin embargo, tengo ropa del verano pasado cuando estaba mucho mas delgado (larguilucho canijo me decian algunos) que al ponermelas este año y mirarme en el espejo he dicho "eeeehh tiiiio, como molas con esa camiseta ajustada!!" xD

Pero de encoger, lo que es encoger, solo el Keikogi de Aikido (y es una putada!)

Un beso!