3 ago. 2008

Berlín

Volví de Berlín el pasado martes, y a cada momento estoy pensado "la semana pasada a esta hora estaba en... el campo de concentración de Sachsenhausen". O ayer por la noche, "la semana pasada a esta hora estaba cenando en la Gendarmermarkt". Eso es algo que acostumbra a pasarme cada vez que vuelvo de un viaje que me ha gustado: acostumbro a revivir momentos, lugares y personas. Hasta que me acostumbro de nuevo a la realidad y la vida cotidiana se hace tan rutinaria como siempre.

Creo que ya lo he dejado bastante claro. Berlín me ha gustado. De hecho, me ha sorprendido agradablemente y es de esos sitios a los que me gustaría volver desde ya mismo varias veces a lo largo de mi vida. No es una ciudad "bonita", en la medida que son "bonitas" ciudades como Praga, París o Florencia. Pero indudablemente tiene un "qué", un "algo", que hace que guste y que te sorpenda.

Es enorme y hay muchísimo para ver. Eso ha hecho que cayeran de la lista unos cuantos museos que con más tiempo seguramente hubiéramos visitado. Y de lo mejor que tiene Berlín es poder "ver" las consecuencias de la historia más reciente. Porque nadie puede quedarse indiferente al ver las partes del muro que aún se conservan, o al pisar la marca que indica cuál era el trazado del muro y saber que el paso que acabas de hacer hubiero sido del todo imposible 20 años atrás, porque no hubieras podido pasar del este al oeste y que lo más seguro es que te hubieran disparado. Vale la pena visitar el Checkpoint Charlie y el museo dedicado a las fugas que se producían del este al oeste. Sirve para entender un poco lo desesperada que debía de estar la gente para arriesgar su vida y la de su familia e intentar cruzar el muro.

Y no sólo eso. Escarbando unos años atrás, se pueden ver aún las consecuencias del nazismo y de la Segunda Guerra Mundial en la historia y en las calles de Berlín. Muy cerca del Checkpoint Charlie hay ahora mismo una exposición temporal, "La topografía de los horrores", que explica el inicio del nazismo y su final. Se encuentra donde estaba el cuartel general de las SS y aprovecha los restos de los calabozos y celdas en las que se torturaba para contar la historia de aquellos que estuvieron detenidos. Otro testigo emblemático de la ciudad que sirve para recordar los bombardeos que destruyeron la ciudad es la iglesia del Káiser Guillermo, que si no me equivoco fue lo único de Berlín que no se reconstruyó y que decidió dejarse tal y como lo habían dejado los bombardeos para recordar las consecuencias de la guerra.

Por todo eso, la arquitectura de Berlín es impresionante. Y vas de un sitio a otro más soprendente e impactante aún que el anterior. Potsdamer Platz, la misma cúpula del Reichstat, las embajadas situadas cerca de Unter den Linden, el centro comercial Arkade...

En 7 días he hecho como unas 700 fotos, así que hacer una selección de ellas va a ser complicado. Pero lo intentaré. Ahí van:


Segunda Guerra Mundial: causas, hechos y consecuencias
Estas dos fotos son del campo de concentración de Sachsenhausen, concretamente de la torre de vigilancia principal (en la reja, el macabro "Arbeit macht frei"), y el reloj marcando las 11:07, que es la hora en que los rusos liberaron el campo. Por ese campo "pasaron" más de 200.000 prisioneros, muchos de los cuales murieron asesinados o por culpa del hambre.

En los restos de la cocina se conservan aún algunos dibujos que pintaron los prisioneros. Por suerte, ni en situaciones extremas como la que se encontraban, hubo algunos que no perdieron el sentido del humor. La ironía, más bien.

Memorial del Holocausto. Se encuentra muy cerca de la Puerta de Brandenburgo, ocupa más de 19.000 m2 y está formado por 2.700 bloques de cimento, que invitan a la reflexión personal mientras se pasea entre ellos.

Estación de metro de Mohrenstrasse. El mármol rojo que recubre las paredes de la estación proviene del pasillo larguísimo y altísimo que conducía al despacho de Hitler en la Cancillería. ¿La intención? Empequeñecer al visitante que acudía a ver al Führer.
Reconstrucción de Berlín:

Estatua dedicada a las "Trümerfrauen" berlinesas (mujeres de los escombros). En un país diezmado por la guerra y en una ciudad completamente bombardeada por los aliados, fueron las mujeres las que separaron los escombros en aquellos que eran aprovechables para reconstruir y los que no, que sirvieron para hacer montañas artificiales en la ciudad.

El muro:

Restos del muro que desde 1961 rodeó la zona aliada de Berlín, impediendo el paso a los habitantes de la zona oriental y separando famílias enteras durante años.

"Nuevo Berlín":
Berlín es uno de los destinos preferidos de los estudiantes de Arquitectura porque en muy pocos años ha conseguido reunir obras de los arquitectos mundialmente más prestigiosos del momento. De hecho, incluso ahora, no es nada difícil levantar la cabeza y encontrar grúas por doquier. Pongo sólo 4 fotos, pero pondría colgar 100: Museo judío, edificios gubernamentales, edificios de apartamentos, embajadas extrangeras ubicadas en la zona del Unter den Linden...

Es impresionante ver una foto antigua de la Potsdammer Platz (de 1990, por ejemplo) y ver lo que hay allí actualmente. Da auténtica fe del renacer de Berlín. La primera foto es del Sony Center y la segunda del centro comercial Arkade.

Cúpula del Reichstat. Impresionante. Grandes vistas de todo Berlín y una cafetería carísima.

Potsdam:
Se encuentra a una media hora de Berlín en tren. Foto del palacio de Sanssoussi.
Inclasificables:
Bicis, bicis y más bicis. Carril bici. Gente que respeta a los cicilistas. En fin, bastante distinto a Barcelona. Nosotros la alquilamos sólo una mañana. Si vuelvo, creo que la alquilaré todos los días. Es barato y vale la pena.
La segunda foto es la de una tapa de la alcantarilla. Salen en relieve algunos de los edificios más carismáticos de Berlín (torre de la televisión de Alexanderplatz, Reichstat, Puerta de Brandenburgo...).
Los muñecos de los semáforos del Berlín Este eran así, distintos a los de todo el mundo. Progresivamente se están cambiando también los del Berlín Occidental por ese tipo de semáforos (algo que se conservará del comunismo)

Finalmente, no me gustaría acabar el post sin recomendar -si alguien visita Berlín- los guías de Cultourberlin (sí, es mi blog y hago publicidad). No son los típicos guías que hacen visitas tostón, explicando sólo fechas y contando metros cuadrados. Sus visitas guiadas (la de Sachsenhausen, la de Todo Berlín...) son altamente recomendables. Nos sirvieron para introducirnos un poco a la historia más reciente de Berlín de forma amena e hicieron que nos fijáramos en cosas que, de no ser por ellos, nos habrían pasado totalmente inadvertidas.

11 comentarios:

IBI dijo...

gauuu que super post!! que viaje!! me alegro que lo disfrutaras tanto nena!!

a mi ya me queda menos, ejje esta semanita de curro y listo!

muxus

marilo dijo...

madre mía, cuando menos, es impactante...debe ser una de esas ciudades que no te dejan indiferente , verdad?
un bico, guapa!

Hyku dijo...

Estupenda reseña. Sólo hecho a faltar los okupas y punks de la ciudad, que al menos en tiempos, eran legión.

Besos y unas cervezas!!

Nimrod dijo...

Ante todo perdona por no haber pasado antes por aquí, pero la semana pasada laboralmente hablando fue un poco... INFERNAL! xD

Tomo nota de los guias Berlineses ya que es una de las ciudades que quiero visitar dentro de no demasiado, de hecho por uno de los motivos que expones en el post, sus obras arquitectónicas ^^

Me alegro que lo pasaras tan bien y que pudieses pegarte el homenaje del viajecito ^^

Recuerda escribir mentalmente todos los recuerdos y embotellar las sensaciones que te transmitieron Berlin y el resto del viaje, asi cuando quieras podras releerlo y sentir de nuevo la fragancia de los campos, el tacto de la piedra o simplemente la iluminacion de algun lugar mientras contemplabas la puesta de sol.

Anita Patata Frita dijo...

Me encantan los monigotes del paso de peatones :)

Olivia dijo...

Para mi es la ciudad perfecta!Yo tuve la suerte de disfrutarla 6 meses y sin duda volvería. Tiene algo que solo sientes cuando estás allí.

Maria stories dijo...

Berlin... me muero de ganas de ir! Todo el mundo que ha ido habla tan bien!

A mi todavía me quedan 10 dias para irme!

Un beso

David dijo...

Què vértigo niña!!!! Me alegro que sacaras esa esencia de lo que es Berlín en tan poco tiempo.

Y... qué vértogo de todas las cosas que tienes que hacer y te dan pereza jajaja, no me estraña, a mí tb me darían pereza.

Perdona que no te haya leido tanto como me hubiera gustado estos dias de julio/junio pero es que he estado super atareado y con problemillas técnicos.

El jueves me por fin cojo las vacas hasta el 8 de septiembre ¡¡todo unas pedazos vacaciones!!.

Besos. Tb me alegro que te gustara y te lo pasaras muy bien en el concierto de Bruce. Ya te dejo.

Blaudemar dijo...

Ibi: ya he visto en tu blog que tú estás ya a punto de irte. Si todo llega!!

Mariló: yo te la recomiendo. A mi me gustaría volver...

Hyku: nos faltó por ver bien el barrio de Kreuzberg, que es donde aún queda alguna casa okupa.El domingo por la tarde sí que vimos punks en la potsdammer platz, pero poca cosa, no creas...

Nimrod: sí, sí... lo bueno que queda de los viajes es lo que recuerda uno. A mí me gusta recordar el callejear, más que si he visto tal o cual, y recordar las vivencias, anécdotas...

Anita: son un "clásico".Hay muchísimo merchandising sobre ellos: imanes de nevera, camisetas, abrelatas, bandejas para hacer cubitos...

Olivia: qué envidia! Cuando "vives" una ciudad es la mejor manera para descubrirla!!

María: tú a disfrutar a Brasil! Que eso sí que es un súper viaje. Y cuando vuelvas, nos cuentas!

David: ya he visto que has estado liado en tu fotolog. Supongo que irás para Gandía, no? Así que tb a disfrutar de la playa, de la noche, de todo! Besos, wapo!

Gracias a todos por comentar!!!!

dependedeldia dijo...

Preciosas las fotos y muy interesante los comentarios, siempre ha querido visitarla.

berlin dijo...

Me han gustado mucho tus fotografías, has colgado las fotos de los sitios que son emblemáticos. Recuerdo mi viaje a Berlín como una experiencia muy divertida. Escogí alojarme en un hotel del centro de Berlín pero en una zona tranquila, con ambiente de época pero con un diseño en las habitaciones hogareño, y estuve muy bien. Me encanta esta ciudad.