9 jun. 2008

Zapatero, a tus zapatos

Título alternativo para este post: "Pagando, San Pedro canta".

Pues eso, que sería mejor que cada uno se dedicara a lo suyo. Pero ha llegado un momento en que, si se tiene dinero, esas fronteras se difuminan bastante y se pueden hacer otras cosas. Por poder, con dinero se puede ir al espacio.

Y al Everest. Lo que antes era símbolo de superación personal, una aventura reservada para alpinistas "profesionales" que tenían que batallar duramente para conseguir patrocinadores, sólo al alcanze de los mejor preparados... ya no lo es tanto. La última semana de mayo llegaron a agolparse más de 200 personas cerca de la cima del Everest, esperando para subir... o para bajar. Y provocaron un auténtico embotellamiento humano en la cumbre del mundo. ¿Culpables? Bueno, para empezar el gobierno chino, que prohibió el acceso a la cima por el Tíbet. Pero también todo aquel que, en aras de una nueva moda, disponga de 60.000 euros para contratar un par de sherpas que carguen con todo el equipaje (bombonas de aire, tiendas, a ellos mismos si es necesario...).

Esta foto la tomó Xavi Arias, alpinista del Club Excursionista Gràcia, de Barcelona, que junto con su compañero Xavi Aymar pisaron la cima del Everest el pasado 21 de mayo, sin sherpas, después de esperar pacientemente su turno. Se ve claramente la gente subiendo y bajando a la vez. Más, aquí: El blog de Xavier Arias.

3 comentarios:

maba dijo...

pues que quieres que te diga... a mí me parece graciosísimo lo de que eso parezca un metro en hora punta!!

y, aunque, sí habrá mucho de eso de que por pagar sherpas ya puedo subir.. pues... por mucho dinero que yo tuviera estoy segura de que no podría hacerlo!!

besos, guapa!!

susana dijo...

jajaja y pensaba q a esas alturas se respiraba trankilidad!! q ngañada staba

Bsss

razonamiento social dijo...

Pues no! Se de uno que ha estado en el Cho Oyu (unos 8.100) sin botella de oxígeno. Gracias a la pasta y que entre algunos millonetis se ha puesto de moda hacer un 8.000 en la vida resulta que hay ciertos picos que se han convertido en un destino turísco y en un estercolero de residuos.
Por cierto el cambio climático influye, antes hacía más frio y los precisos partes meteorológicos tambien.