5 jun. 2008

Políticamente correcto...


Hay cosas que me producen un hastío infinito. Me aburren. Me cansan. Me agobian. Me superan. No me gustan y no las soporto. Y lo que menos soporto es a veces tener que "pasar por el aro".

Me explico. Estoy pensando ahora mismo en el uso del "lenguaje políticamente correcto", en el uso de un lenguaje "no sexista", en la "feminización del lenguaje"... Lo llamen como lo llamen, no deja de ser más de lo mismo.

Ya sé que la mujer ha estado históricamente discriminada. Y que ya toca que se le reconozca su lugar en el mundo, equiparándose al del hombre. Y, evidentemente, eso tiene que tener su reflejo en el uso del lenguaje. Históricamente se ha pensado en médicos hombres, en abogados hombres, en alcaldes hombres... La "médica" era la mujer del médico y la "alcaldesa" la mujer del alcalde. Por suerte, ha ido cambiando.

Nunca he soportado ver escrito aquello de "señor/señora", "profesor/a"... Pero lo que tampoco me gusta, no soporto, me hastía, me agota... es que me obliguen a escribir cosas tipo:

- "El director o la directora serán responsables..."
- "Los padres y las madres autorizarán a los niños y a las niñas a..."
- "Los profesionales y las profesionales..."

Con eso sólo consiguen que un texto ya de por sí aburrido y críptico sea aún más aburrido, reiterativo, soso, recargado y forzado. El uso abusivo de ese tipo de lenguaje, que busca siempre encuadrarse en lo "políticamente correcto", corre el riesgo de acabar siendo terriblemente hipócrita, absurdo y lleno de eufemismos. El ejemplo típico es el de las "personas de color" . ¿Blancas? ¿Negras? ¿Amarillas? ¿Rojas?. Se trata de evitar susceptibilidades, de no levantar ampollas... y puede descafeinarse tanto el lenguaje que éste acabe por no decir nada.

Refiriéndose a otro ámbito, aunque estrechamente vinculado a lo que acabo de comentar, hace un tiempo leí un artículo de la escritora Lucía Etxebarría en el que contaba el caso de un traductor. Hay idiomas, como el inglés, en que muchísimas palabras no tienen una forma para el masculino y otra distinta para el femenino. Doctor. Writer. Scientist. Sirven lo mismo para decir médico que médica, escritor que escritora, científico que científica. Con lo cual, cuando un traductor traduce un libro del inglés al castellano tendría que ser en principio libre para decidir el género de esas palabras -siempre y cuando éste no se deduzca claramente de la descripción del original, tipo: "la escritora era muy femenina, y en aquella ocasión vestía un traje chaqueta entalladísimo, a conjunto con unos peep toe negros de tacón altísimo"-.

Pues bien, Lucía Etxebarría contaba el caso de un traductor que había optado por traducir en femenino. Salvo que en el texto original se dejara claro que la protagonista iba a un dentista, él (o ella, más bien) había decidido que la chica iba a la dentista, que la recepcionista la hacía esperar porque la consulta estaba inundada y estaban esperando a la fontanera. Por ejemplo. Cuando la editorial que le había encargado el trabajo vió la traducción, hizo que la corrigiera. En principio, era correcta. Pero había rizado tanto el rizo que era absurda, forzada, extraña... y hasta ridícula.

Buscando imágenes en San Google para ilustrar el post he encontrado la siguiente "perla":

"Las personas con ciertas dimensiones en la parte superior del cuerpo pueden no poder utilizar el asiento estándar. Utilice por favor este asiento de prueba (con cinturón abrochado) para asegurarse que puede subirse con seguridad".

Claro. Como que hablar de "obesos", "gordos" o"barrigones cerveceros" no es políticamente correcto ni está bien visto... pues ¡toma eufemismo!.

4 comentarios:

Mrs. Knook dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Yo no me siento discriminada cuando dicen los trabajadores, alumnos, etc., no hace falta decir trabajadores/as, alumnos/as, se entiende perfectamente.
Un beso.

maba dijo...

totalmente de acuerdo!! me aburre hasta el infinito escuchar los/las..alumnos/as... no puedo!!

yo no me siento descriminada sino que creo en el principio de economía del lenguaje pero hay gente que sí.

besos

IBI dijo...

estoy contigo!!

Anónimo dijo...

suposo que has sentit el "miembros /miembras" de la flamant ministra de la...(des) igualtat?

;P

Rawal coixeta