30 jun. 2008

A ver si es verdad...

Mañana empiezan las rebajas de verano. Y, tal y como proponen todos los "expertos" y las asociaciones de consumidores, yo voy a hacer una lista de lo que voy a intentar encontrar.

No son muchas cosas. De hecho, son muy pocas. Que no hace demasiados días hice el cambio de armario y, la verdad, la de camisetas de tirantes de prácticamente todos los colores que tengo, tumba pa'trás. Así que:

- Sandalias imitación "Birkenberg". Que las originales no sé cómo estarán de rebajadas, pero sin rebaja cuestan 80 eurazos... que para según qué no me dolerían, pero para un trozo de cuero mínimo atado a una pseudo-suela de corcho, pues me duelen un montón.

- Sandalias de esparto. No las de súper cuña que se ven en todos sitios, sino unas con medio tacón, muy cucas ellas. Sólo las he visto en una tienda, a ver si mañana las encuentro.

- Bermudas grises del Promod. Tienen que ser "aquéllas", sólo aquéllas. Si no están, pues nada, adiós muy buenas.

- Una camiseta blanca y otra negra, de tirantes. Para sustituir las más hechas polvo que tengo.

Y la súper estrella de mis compras -que no es de rebajas, porque dudo que esto esté rebajado- va a ser indudablemente:
Y punto. Nada más.

26 jun. 2008

Escapada medieval

Esta semana ando algo desconectada del blog, pero entre que he estado fuera unos días y que se me han acumulado montones de cosas, tanto en el trabajo como en casa, pues lo que me falta es tiempo. Pero bueno... a ver si puedo colgar ahora todo lo que quiero.

El martes fue festivo en Cataluña (San Juan), y el lunes hice puente. Y, como que esas cosas se tienen que aprovechar (y a mí me dan auténtico pavor los petardos y, a poco que pueda, intento evitarlos), hice una escapadita en coche con mi pareja. Y fuímos a un sitio donde hacía ya mucho tiempo que quería recalar: Santa Cruz de la Serós, cerca de Jaca.

El pueblo es precioso, de postal. Muy pequeño, muy bien cuidado, con las casas típicas de piedra, rodeado de montañas y muy tranquilo. Realmente parece de otro mundo. Estábamos en una casa de turismo rural, en el pueblo y... buf, casi no hay palabras para describirla. La casa se llama "El Mirador de Santa Cruz" y es enorme, preciosa, reformada de no hace mucho, con los detalles cuidados al máximo, con piscina, con sauna, con yacuzzi... genial. Yo la recomendaría a todo el mundo, porque realmente es de lujo y nos trataron súper bien.

Lo que es el núcleo urbano de Santa Cruz de la Serós enseguida está visto, porque es pequeñito (si se quieren hacer excursiones a pie, da para mucho más. De hecho, una de las etapas del Camino de Santiago pasa por allí). Pero tiene un par de cosas que valen la pena ver. Así, es visita indispensable la iglesia románica de Santa María, una auténtica joya del siglo XII, en cuya torre habían llegado a residir princesas y reinas de Aragón. Y tampoco debe olvidarse uno de ver la diminuta ermita de San Caprasio, del siglo XI, y que se encuentra a unos pocos pasos de la primera iglesia.


La auténtica "excusa" para hacer este viaje era ir a ver el Monasterio de San Juan de la Peña, que se encuentra en el término municipal de Santa Cruz de la Serós, a unos 10 km del núcleo urbano (de hecho, la etapa del Camino de Santiago lleva hasta allí). El Monasterio Viejo es impresionante. No es muy grande, pero se encuentra totalmente "alojado" en una roca enorme de piedra. El Monasterio Nuevo, un poco más arriba, fue rehabilitado no hace muchos años y se aprovechó para crear allí el Centro de Interpretación del Reino de Aragón y del propio Monasterio , en el que se enseña cómo vivían los monjes. El entorno y las vistas que hay son impresionantes.




Recuerdo que hace unos meses Ibi colgó en su blog unas fotos de Sos del Rey Católico. Y recuerdo también que le dejé un comentario en el que le decía que era un sitio que quería visitar. Y en este viaje he podido, por fin, quitarme esa espinilla.

Fuímos el lunes, por una carretera bastante jodida pero con mucho encanto que no salía en los mapas. El pueblo estaba prácticamente desierto. En Aragón no era festivo, y realmente había poca gente, pocos sitios abiertos (tampoco es muy grande), pero eso para mí es una inmensa suerte. Porque callejear en esas condiciones es genial. "Callejear". Eso fue los que nos dijo las chica del restaurante donde comimos que teníamos que hacer (y más teniendo en cuenta que la Oficina de Turismo estaba cerrada por ser lunes). Y fue lo que hicimos. Estuvimos a punto de entrar en el Palacio de Sada, que es donde nació el Rey Fernando el Católico, pero la visita guiada era demasiado larga.




Y como que todo lo bueno se acaba, el martes teníamos ya que irnos. Pero aprovechamos para desviarnos un poco del camino de vuelta y llegar hasta el Castillo de Loarre. Es del siglo XI, es el castillo fortificado más antiguo de España y está extraordinariamente bien conservado. Tuvo mucha importancia como baluarte defensivo frente al poder musulmán. Pero a medida que la Reconquista avanzaba hacia el sur, la importancia del castillo fue decayendo progresivamente y ese es precisamente el motivo por el que se ha conservado tan bien.

19 jun. 2008

Preferiría no hacerlo.

"Preferiría no hacerlo".

Desde que haces unos años leí Bartleby, el escribiente, del autor norteamericano Herman Melville, se me quedó grabada esta frase. Y hay muchísimos días en que me gustaría ser un poco como Bartleby y, con mucha educación y total seriedad, decir que "preferiría no hacerlo". Y sí, preferiría no hacerme cargo de la última urgencia en realidad nada urgente del trabajo; preferiría no tener que escuchar cosas que no me van ni me vienen ni me importan en absoluto; preferiría no tener que ir de aquí para allá... Y en otro tipo de cosas, preferiría no tener que levantarme tan temprano; preferiría no tener que controlar lo que como; preferiría no estar tan sujeta a los malditos horarios (y eso que hace años que no llevo -ni tengo- reloj). En definitiva, me gustaría ser un poco como Bartleby.

Herman Melville escribió Bartleby, el escribiente en 1853, aunque su obra más famosa ha sido Moby Dick. Como curiosidad, un pariente contemporáneo suyo directo es el músico-compositor-artista Moby, que tomó su nombre artístico precisamente de la ballena asesina. El libro -un cuento, de hecho- pasó sin pena ni gloria, y no fue hasta la muerte de su autor -como tantas otras veces- cuando se le dió la importancia que realmente ha tenido en la historia de la literatura y empezó a ser valorado. Ha sido vista como una obra precursora del existencialismo, y es una de las primeras que se centra casi exclusivamente en el yo psicológico. Particularmente, Bartleby siempre me ha recordado al Gregor Samsa de La Metamorfosis de Franz Kafka (los dos son personas que viven totalmente enajenadas e incomprendidas, que se apartan de la realidad y que, cada uno por distintas circunstancias, acaban solos, apartados de la sociedad... y mal, muy mal). Es muy poco probable, prácticamente imposible, que Kafka conociera la obra de Melville (se revalorizó cuando Kafka ya había muerto, en los años 20 del siglo pasado).

El argumento de Bartleby, el escribiente es lineal, y muy sencillo. Un abogado gris de una gris Wall Street, en Nueva York, nos cuenta qué sucedió en su gris despacho desde que decidió contratar a Bartleby, un copista gris. Al principio, Bartleby es muy cumplidor. Y trabaja incansablemente. Un día, el abogado le pide si "Podría usted hacer...". Y la respuesta de Bartleby, en el inglés original es "I WOULD PREFER NOT TO" (Preferiría no hacerlo). El abogado, sorprendidísimo por la respuesta, que, por otro lado, es educadísima, no insiste. Y a partir de aquí Bartleby empieza a preferir no hacer cosas. Llegará un momento en que preferirá no trabajar. Pero su jefe es incapaz de conseguir que deje el despacho, porque Bartleby "prefiere no salir de allí" y, es más, por no preferir salir del despacho, acabará viviendo en él. Tendrá que ser el jefe el que acabe por trasladar la empresa. Los nuevos propietarios se encargarán de desahuciar a Bartleby, que será detenido por la fuerza y llevado a la cárcel. Allí, "preferirá no comer" y acabará por morir de inanición.

Si se piensa detenidamente, uno se da cuenta de que, a su manera, Bartleby es un revolucionario. Se enfrenta al sistema establecido y con su simple y correcta respuesta consigue desarmar a muchos. Como muchos revolucionarios es un gran incomprendido y, como que la incomprensión produce miedo, es apartado de la sociedad.

Yo encuentro genial esta frase: PREFERIRÍA NO HACERLO. No soy tan valiente como Bartleby, y en mi vida sólo la he utilizado un par de veces en el trabajo. Evidentemente, mis jefes no son como el de Bartleby, y a pesar de ser muy educada y correcta en el tono, no me salí con la mía. Se lo tomaron con humor, pero el "me da igual lo que prefieras o dejes de preferir" me lo soltaron.

Y creo que me ha generado un nuevo objeto de deseo. Me explico: el pasado sábado entré en una librería y allí, colgadita de una percha, estaba una camiseta negra de manga corta con la frase I WOULD PREFER NOT TO DO impresa en la parte delantera. Sigo pensando que es un mensaje genial y... creo que iré a buscarla.

17 jun. 2008

Se buscan personas con fobias...

De vez en cuando, en la sección de "Clasificados" de La Vanguardia se encuentran cosas curiosas.

Este pasado domingo, entre los anuncios de trabajo, salía esto:


¿Curioso, no?. La "retribución" es el tratamiento psicológico que debería permiter vencer la fobia o el miedo a la sangre/inyecciones. Sólo espero que el tipo de tratamiento no sea de estos que creen que la mejor manera de superar los temores es enfrentarse directamente a ellos, en plan no te gusta el caldo, pues toma, dos tazas. Es que ya me imagino yo, que tengo cierto temor a las inyecciones (no a la sangre, y no creo que pueda ser calificado de "fobia"), obligada a enfrentarme a varias jeringuillas.

16 jun. 2008

A mí que no me toca nunca nada...

Pues sí, ya lo dice el título. A mí no me toca casi nunca nada. Sorteo en que participo, y nada, que no hay suerte. Para mí, jugar a la lotería es tirar el dinero. Pero, por una vez, he ganado algo en un sorteo.

Hace ya bastantes días, Nekane, de El síndrome lanar, sorteó en su blog cinco marcapáginas que había hecho ella misma, para celebrar su primer año en el mundo blog. Participé y... ¡sí!. Uno me tocó a mí. El pasado viernes me llegó. Y me gusta mucho, la verdad. Está hecho a mano, es una currada y, desde ya mismo, voy a usarlo muchísimo.

¡Gracias, Nekane!

13 jun. 2008

Premios (II)

María y Mrs. Knook me han vuelto a premiar. La verdad es que eso que otros bloggers consideren que tu blog se merece algún premio hace ilusión.

¡Gracias a las dos!

Creo que a estas alturas estos premios los deben de tener ya todos los blogs que sigo asiduamente. Y si no los tenéis, todos mis links de la columna de la izquierda, debéis considerados como premiados.

10 jun. 2008

Excursión: A la Mola desde el Coll d'Estenalles

Este domingo pasado tenía planeado hacer una excursión al prepirineo catalán. Pero como que había previsión de lluvia justo allí, lo anulamos.

El domingo despertó bastante bien. Sol, nubes, pero no lluvia. Con mi pareja ya nos habíamos hecho a la idea de hacer alguna excursión. Si no podía ser con gente (porque se había postpuesto), pues sería solos. Y como que ya era tarde, decidimos ir a Sant Llorenç del Munt, que está sólo a 20 minutos en coche de casa. Escogimos una excursión relativamente corta (2 horas y media subir y 2 horas y media más bajar).

La excursión que hicimos está totalmente señalizada, con lo cual si uno no se sale de la ruta es prácticamente imposible perderse. Tiene trozos muy fáciles, pero la subida final -especialmente si las rocas están mojadas- tiene su qué. Tomé muchísimas fotos, pero sólo voy a colgar unas pocas.

El objetivo final de la excursión es subir a "La Mola", que se encuentra en el Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l'Obac. La Mola es una montaña bastante escarpada, cuya cima es un plano. En la foto de la izquierda se ve La Mola. Justo encima, hay el monasterio románico del siglo XI de Sant Llorenç (San Lorenzo). Está bien conservado y se ha habilitado un edificio adyacente como restaurante, con unos precios carísimos (café con leche a 2,10 €, por ejemplo). Hay que tener en cuenta que sólo se puede subir a pie, y que las provisiones y alimentos las suben con mulas. La foto de la derecha es de otra montaña, el "Montcau", que se encuentro justo al inicio del itinerario.


Vistas del paisaje. Desde arriba de La Mola, si hay la suerte de subir en un día claro -no fue nuestro caso-, se pueden disfrutar de vistas espectaculares.

El monolito de la foto de la izquierda se llama "El morral del Drac". Se llama así debido a una leyenda que cuenta que los árabes trajeron un dragón a Sant Llorenç, que aterrorizaba a toda la comarca. Aquí fue donde el conde Barcelona lo hirió de muerte.


Impresionantes, "Els Òbits". Aquí, en estas cuevas, vivió gente durante la turbulenta Edad Media. La vida aquí debía ser extraordinariamente dura.

9 jun. 2008

Zapatero, a tus zapatos

Título alternativo para este post: "Pagando, San Pedro canta".

Pues eso, que sería mejor que cada uno se dedicara a lo suyo. Pero ha llegado un momento en que, si se tiene dinero, esas fronteras se difuminan bastante y se pueden hacer otras cosas. Por poder, con dinero se puede ir al espacio.

Y al Everest. Lo que antes era símbolo de superación personal, una aventura reservada para alpinistas "profesionales" que tenían que batallar duramente para conseguir patrocinadores, sólo al alcanze de los mejor preparados... ya no lo es tanto. La última semana de mayo llegaron a agolparse más de 200 personas cerca de la cima del Everest, esperando para subir... o para bajar. Y provocaron un auténtico embotellamiento humano en la cumbre del mundo. ¿Culpables? Bueno, para empezar el gobierno chino, que prohibió el acceso a la cima por el Tíbet. Pero también todo aquel que, en aras de una nueva moda, disponga de 60.000 euros para contratar un par de sherpas que carguen con todo el equipaje (bombonas de aire, tiendas, a ellos mismos si es necesario...).

Esta foto la tomó Xavi Arias, alpinista del Club Excursionista Gràcia, de Barcelona, que junto con su compañero Xavi Aymar pisaron la cima del Everest el pasado 21 de mayo, sin sherpas, después de esperar pacientemente su turno. Se ve claramente la gente subiendo y bajando a la vez. Más, aquí: El blog de Xavier Arias.

5 jun. 2008

Políticamente correcto...


Hay cosas que me producen un hastío infinito. Me aburren. Me cansan. Me agobian. Me superan. No me gustan y no las soporto. Y lo que menos soporto es a veces tener que "pasar por el aro".

Me explico. Estoy pensando ahora mismo en el uso del "lenguaje políticamente correcto", en el uso de un lenguaje "no sexista", en la "feminización del lenguaje"... Lo llamen como lo llamen, no deja de ser más de lo mismo.

Ya sé que la mujer ha estado históricamente discriminada. Y que ya toca que se le reconozca su lugar en el mundo, equiparándose al del hombre. Y, evidentemente, eso tiene que tener su reflejo en el uso del lenguaje. Históricamente se ha pensado en médicos hombres, en abogados hombres, en alcaldes hombres... La "médica" era la mujer del médico y la "alcaldesa" la mujer del alcalde. Por suerte, ha ido cambiando.

Nunca he soportado ver escrito aquello de "señor/señora", "profesor/a"... Pero lo que tampoco me gusta, no soporto, me hastía, me agota... es que me obliguen a escribir cosas tipo:

- "El director o la directora serán responsables..."
- "Los padres y las madres autorizarán a los niños y a las niñas a..."
- "Los profesionales y las profesionales..."

Con eso sólo consiguen que un texto ya de por sí aburrido y críptico sea aún más aburrido, reiterativo, soso, recargado y forzado. El uso abusivo de ese tipo de lenguaje, que busca siempre encuadrarse en lo "políticamente correcto", corre el riesgo de acabar siendo terriblemente hipócrita, absurdo y lleno de eufemismos. El ejemplo típico es el de las "personas de color" . ¿Blancas? ¿Negras? ¿Amarillas? ¿Rojas?. Se trata de evitar susceptibilidades, de no levantar ampollas... y puede descafeinarse tanto el lenguaje que éste acabe por no decir nada.

Refiriéndose a otro ámbito, aunque estrechamente vinculado a lo que acabo de comentar, hace un tiempo leí un artículo de la escritora Lucía Etxebarría en el que contaba el caso de un traductor. Hay idiomas, como el inglés, en que muchísimas palabras no tienen una forma para el masculino y otra distinta para el femenino. Doctor. Writer. Scientist. Sirven lo mismo para decir médico que médica, escritor que escritora, científico que científica. Con lo cual, cuando un traductor traduce un libro del inglés al castellano tendría que ser en principio libre para decidir el género de esas palabras -siempre y cuando éste no se deduzca claramente de la descripción del original, tipo: "la escritora era muy femenina, y en aquella ocasión vestía un traje chaqueta entalladísimo, a conjunto con unos peep toe negros de tacón altísimo"-.

Pues bien, Lucía Etxebarría contaba el caso de un traductor que había optado por traducir en femenino. Salvo que en el texto original se dejara claro que la protagonista iba a un dentista, él (o ella, más bien) había decidido que la chica iba a la dentista, que la recepcionista la hacía esperar porque la consulta estaba inundada y estaban esperando a la fontanera. Por ejemplo. Cuando la editorial que le había encargado el trabajo vió la traducción, hizo que la corrigiera. En principio, era correcta. Pero había rizado tanto el rizo que era absurda, forzada, extraña... y hasta ridícula.

Buscando imágenes en San Google para ilustrar el post he encontrado la siguiente "perla":

"Las personas con ciertas dimensiones en la parte superior del cuerpo pueden no poder utilizar el asiento estándar. Utilice por favor este asiento de prueba (con cinturón abrochado) para asegurarse que puede subirse con seguridad".

Claro. Como que hablar de "obesos", "gordos" o"barrigones cerveceros" no es políticamente correcto ni está bien visto... pues ¡toma eufemismo!.

2 jun. 2008

Ta-ra-ra-ra-ra-ra-ra-raááááááááá

Ayer fuí de concierto. Después de cinco años Bon Jovi recaló en Barcelona.
La verdad es que lo mío tiene delito. Bon Jovi fue uno de mis grupos favoritos en mi adolescencia. Pero nunca fuí a un concierto suyo. Lo típico: no tenía con quién ir, mis padres no me dejaban, no tenía dinero y la última vez que estuvieron en Barcelona -con concierto gratuito- no estaba de humor. Me enteré que se iba a hacer este concierto el mismo día que compré las entradas para el de Bruce Springsteen en julio. Y me entró el gusanillo, pero no, demasiado dinero de golpe.

De hecho, no iba a ir. Lo tenía muy asumido. O eso creía yo. El jueves pasado, mientras estaba preparando la cena, pusieron en la radio "Livin' on a prayer", y el ataque gusanil fue total. ¿Y si se separan? ¿Y si no vuelven más? ¿Y si vuelven pero yo no puedo ir? ¿Y si...? ¿Y si...?. Total, que busqué por internet las dichosas entradas y... ¡sorpresa!. Las entradas de la pista ya estaban agotadas, las de las gradas eran demasiado caras para mi gusto, pero... habían puesto a la venta las del gol norte... ¡a 20 euros!. ¡Dos de ellas eran para mí!.

El concierto era en el Estadi Olímpic, en Montjuïch. Es enorme. Había más de 50.000 personas y daba la sensación que cabían muchas más. De hecho, como que la pista no se llenó -pesa a estar las entradas agotadas- dejaron que pasara la gente de las gradas. Así que desde la segunda canción pude estar en la pista, lo más cerca posible del escenario.

El concierto me encantó. Cantaron muy pocas canciones del nuevo disco, pero sí que se emplearaon a fondo con sus grandes éxitos de siempre: Keep the faith, Livin' on a prayer, Have a nice day, Always, Bed of roses, Raise you hands, I'll sleep when I'm dead, It's my life, Runaway... Unas 25 canciones en dos horas y media que supieron a poco.

Llegué a casa tardísimo y contenta. Hoy he empezado más tarde en el trabajo (ya había avisado el viernes) y me he pasado media mañana y prácticamente la tarde entera tarareando mentalmente trozos de canciones tipo:

Sitting here wasted and wounded at this old piano
Trying hard to capture the moment this morning
i don't know'cause a bottle of vodka is still lodged in my head
And some blond gave me nightmares
I think that she's still in my bed
As i dream about movies they won't make of me when i'm dead
With an ironclad fist
I wake up and french kiss the morning
While some marching band keeps its own beat in my head
while we're talking
About all of the things that i long to believe,
About love, the truth and what you mean to me.
And the truth is, baby, you're all that i need.
I want to lay you down on a bed of roses
For tonight i sleep on a bed of nails
I want to be just as close as the holy ghost is
And lay you down on a bed of roses

o
You
– you got a nasty reputation
We’re in a sticky situation
– it’s down to me and you
So tell me – is it true…
they say there ain’t nobody better
Well now that we’re together
Show me what you can do
You’re under the gun
Out on the run
Gonna set the night on fire
You’re out on the run
Under the gun
And playn’ to win
Raise your hands
When you want to let it go
Raise your hands
When you want to let a feeling show
Raise your hands
From New York to Chicago
Raise your hands
From New Jersey to Tokyo
Raise your hands