27 abr. 2008

Unos (pocos) trapitos

Hace ya bastante tiempo que no posteo ningún "trapito". Y hoy me ha dado por aquí (la verdad es que tampoco me apetece ponerme seria ni ando demasiada inspirada para nada más).
Me doy cuenta que esta temporada me ha dado por el gris. Creo que esto no me pasa sólo a mí. Ya sabéis: hay una época en que se os cruza un color y sólo os da por comprar prendas de ese color. Es aquello de entrar en las tiendas e irse la vista de una sólo hacia las cosas de este mismo color del que ya tienes muchas (demasiadas). A mí me ha pasado con el rosa, el lila... y ahora estoy con el gris. El negro es un "eterno" presente en mis compras y no cuenta como "fijación".


Blusa sin mangas estampadas. Predomina el lila, pero también hay gris. Y combina con muchísima cosa que tengo de primavera-verano. Es de Bennetton.





Camiseta de "U", de Adolfo Domínguez. No me había comprado nunca nada allí, pero fue ver las camisetas que tenían y pensar "yo, yo, yo, yo". Es arrugadita, funcidita por detras, del color verde más claro con quadritos grises. La he estrenado hoy y me gusta mucho, mucho, mucho. Está el Corto Maltés, si os fijáis bién.



Piratas Lois grises. De momento sólo me los he puesto con botas, pero sé que en verano los voy a destripar de lo que los usaré.


Y ya está. Tengo bastantes más cosas grises, pero, o están dando vueltas por la lavadora ahora mismo (unos tejanos grises rectos de H&M que sientan de fábula: ¡viva la modestia!), o son cosas tan básicas que no vale la pena fotografiar (chaquetita manga 3/4, también de H&M, o camisetas básicas varias: de tirantes, de manga corta, de manga 3/4...).

23 abr. 2008

Día de rosas y de libros

Hoy es Sant Jordi. Cuenta la leyenda que hace muchos muchos años en un país muy muy lejano había un dragón que tenía aterrorizados a los habitantes de una ciudad. Les obligaba a entregarle cerdos, cabras... pero se terminaron. A partir de entonces los habitantes de la ciudad tuvieron que sortear las jóvenes que tenían que ser entregadas al dragón para que saciara su hambre. Hasta que le tocó a la hija del rey, que -como toda princesa que se precie- era bellísima, rubísima y de ojos azules. La princesa se dirigió a su triste destino... pero apareció un caballero -San Jorge- montado en un caballo blanco que mató al dragón y salvó a la bella princesa. De la sangre que manó de la herida mortal del monstruo nació un rosal de rosas rojas.

Esta leyenda es el origen de la fiesta que se celebra hoy en Cataluña. La tradición consiste en regalar libros y rosas a tus seres queridos. Es, de hecho, uno de los días del año en que estos sectores -libreros y floristas- hacen más caja. Y no sólo ellos salen a la calle: asociaciones de todo tipo, grupos de escolares sacandóse un dinerillo para el viaje de fin de curso, partidos políticos... Todos ellos tiene su paradita, y venden rosas (o libros de temática muy diversa).

Particularmente, no he entendido nunca porque Sant Jordi no es festivo. Aunque es cierto que cuando cae en fin de semana no es lo mismo. Se disfruta mucho más cuando es día laboral. Quien más quien menos hace un poco de "campana" y se escapa a ver las paradas de rosas y libros.

Sin ser fiesta es día de "fiesta grande". Y si hace buen tiempo -como hoy- es una auténtica gozada andar por las calles.


La Rambla de Barcelona. Sólo eran las diez de la mañana y ya estaba llenísima de gente en busca de sus libros. Y sus rosas. Yo estaba haciendo "campana".


Los auténticos protagonistas del día: los libros (desde hace unos pocos años el 23 de abril es tambíen el Día Internacional del Libro) y las rosas.


"Mis" libros del Sant Jordi de este año: me han regalado "Et donaré la terra" (Te daré la tierra), de Chufo Llorens; he regalado el clásico reeditado e ilustrado "Bartleby, l'escrivent" (Bartleby, el escribiente), de Herman Melville, y, finalmente, me he autoregalado "L'últim patriarca" (El último patriarca), de Najat El Hachmi. Por Sant Jordi sólo quiero que me regalen (y yo regalo) libros en catalán. Costumbres que tiene una.


Súper ramo de rosas rojas que me ha regalado mi pareja. ¡Gracias!

18 abr. 2008

Bordados iraníes

Hace ya unos cuantos días, paseando por la FNAC toda cargada ya de libros que me iban a acompañar a casita, hice un pequeño gran descubrimiento. Cuando voy a pagar tengo la costumbre de pasar por el lado de la sección de cómics y como quién no quiere la cosa echo siempro una ojeadita. Por si acaso.

Y por si acaso... ¡sorpresa!

Hace un par de años una amiga me regaló "Persépolis", de Marjane Satrapi, y me encantó. Me lo he releído unas cuantas veces y cuando se estrenó la película fuí pitando a verla. A través de su cómic, la iraniana Marjane Satrapi nos cuenta su vida en el Irán de los años 80, el azote contínuo de las bombas iraquíes de Saddam Hussein, la represión de los ayatolás, su "exilio" europeo... Por suerte, en la historia siempre se encuentra latente un punto de humor irónico que hace que las situaciones más insostenibles y duras nos muestren su lado más amable.

"Bordados" no es nuevo. Es del año 2004, pero encontrármelo supuso toda una sorpresa, porque no sabía que existía. No lo dudé e, inmediatamente, me pillé un ejemplar. El título hace referencia a la costumbre que hay en algunos países en los que aún se valora la virginidad (sólo la de la mujer, claro) de hacerse coser el himen para parecer que aún se es virgen al llegar al matrimonio. Es decir, se "hacen bordados".

El libro es muy cortito y en la media hora-cuarenta minutos que tengo de tren para llegar a casa me lo había terminado. Me lo he vuelto a remirar unas cuantas veces. Y me encanta. Nos cuenta de qué hablan las mujeres cuando se reúnen para tomar el té, aprovechando que sus maridos están haciendo la siesta. Sorprende porque son mujeres iraníes de todas las edades las que nos hablan claro y sin miedo sobre sexo, sobre sus relaciones con maridos que prácticamente podrían ser sus abuelos, sobre sus divorcios, sus frustraciones, sus sueños... Evidentemente trata de temas duros, pero el sentido del humor de Marjane Satrapi -la nieta que también está presente a la hora del té- y la ternura con la que trata todas las situacions hacen que sea un cómic altamente recomendable.

15 abr. 2008

No nos dejes, Rhett

Hace un par de semanas tuve un problemón al colgar este post -que voy a volver a colgar-. Se me desconfiguró el blog por culpa de alguna de las fotos que tenía. A ver si hoy, empezando desde cero, hay más suerte.
--------------

Hay historias que nunca terminan. Ya sé que se dice aquello de “segundas partes nunca fueron buenas”... pero, bueno, como que las segundas partes vienen a satisfacer la curiosidad que tenemos los humanos, bienvenidas sean (siempre que respeten el espíritu y los personajes del original, claro está). Es un poco parecido con lo que pasa últimamente con los dichosos “spin off” de algunas series televisivas: series de éxito, cuyos productores deciden coger un personaje y, a partir de él, generar una nueva serie (esto daría por otro post, pero la semana pasa estaba yo leyendo tranquilamente el periódico en la hora del desayuno y me chafaron completamente la tercera temporada de Prison Break –que en España justo se estrenó la semana pasada-. Para decir que se haría un spin off a partir de un personaje que saldría durante esta tercera temporada, dijeron como quien no quiere la cosa el final de la temporada. Para matarlos).

Pero, volviendo al tema, allà por el año 1936 Margaret Mitchell consiguió que le publicaran su novela “Lo que el viento se llevó”, que había escrito unos años antes mientras se recuperaba de una fractura de tobillo. Nacían así Scarlett O’Hara y Rhett Butler. La historia fue un exitazo, y en 1939 se estrenó la película, que ponía rostro a los personajes: unos inolvidables Viven Leigh y Clark Gable. La película arrasó en los Oscars de aquel año y pulverizó todos los récords de taquilla. Según me contó mi abuela, en España la película no se estrenó hasta 1951. Era el año en que ella se había casado y se acuerda porque estaba con mi abuelo de viaje de luna de miel en Barcelona –en aquella época no se estilaban esos súper viajes de ahora y las bodas eran otra cosa-. Hicieron horas de cola para conseguir una entrada en el estreno en España. Y la vieron... bastante recortada por la censura franquista.

La historia original tenía un final muy abierto: Scarlett se queda sola, en Tara, y Rhett, harto de tantos engaños y tantas mentiras, la abandona.

Recuerdo que cuando era pequeña oía que estaban escribiendo una “continuación”. Y sí, tardó unos años pero acabó por llegar: “Scarlett”, escrito por Alexandra Ripley. Fueron los herederos de Margaret Mitchell los que escogieron a la escritora que escribiría la continuación de aquella historia. Scarlett, con lo inquieta que es, no puede estar mucho tiempo sola en Tara. Intentará recuperar a Rhett, conocerá a su “suegra” y, como que no puede salirse con la suya, se irá a Irlanda, que es donde sucede la mayor parte de la historia. Allí conocerá a su familia irlandesa y –como no- seguirá dándonos muestras de su carácter explosivo.

Hicieron una teleserie... que nunca he visto. Joanne Whalley hace de Scarlett y Timothy Dalton de Rhett (y especialmente este último me resulta muy poco creíble. Lo siento, pero para mí Rhett Butler tiene el rostro de Clark Gable).

Era cuestión de tiempo que la historia continuara. Y hace nada se ha publicado en España “Rhett Butler”, escrito por Donald McCaig. Igual que con “Scarlett”, los herederos de Margaret Mitchell han tenido mucho que ver en la redacción y aprobación final de la historia y de su autor.

Esta vez se nos cuenta la historia de Rhett, desde su punto de vista: las (difíciles) relaciones con su padre, su historia con Scarlett, se nos habla de ¿su hijo?... y espero que continúe más allá del final de la segunda parte. Después de Irlanda, ¿qué?. Yo ya lo tengo, y justo he empezado a leérmelo ya.

11 abr. 2008

Hunting bastards

El señor Ignacio Bao se dedica, entre otras cosas, a "cazar hijos de puta". Y que conste que no lo he dicho yo, lo ha dicho él mismo en la entrevista que se publicaba hoy en la contraportada de La Vanguardia.

¿Y quién es ese señor? Buena pregunta. Hasta hoy yo tampoco tenía ni idea. Es un "cazatalentos" español. De hecho se le considera el segundo cazatalentos más influyente del mundo. Y cobra un pastón alucinante por hacerlo. Caza "talentos" que cobran sueldazos. Según dice, hay algunas empresas que, directamente, le piden "hijos de puta". Y él los encuentra. Y se lleva su comisón. Luego, estos "hijos de puta" se dedicarán a lo que saben: putear. Ya sabéis: expedientes de regulación, mejorar la productividad a costa de joder al prójimo, perjudicar los intereses de los trabajadores. A esas nimiedades.

Particularmente me da asco esta gente. Y también me ha asqueado el señor Bao. Su frialdad en la entrevista, su falta de escrúpulos, su egocentrismo... y sus aficiones. Que una de sus aficiones sea conducirs porsches y ferraris, pues vale, él que se los puede permitir. Pero que otra de sus aficiones sea la "caza mayor", y entiéndase como tal la caza de leones, rinocerontes y otros animales en peligro de extinción, eso ya es repugnante. Y que encima lo justifique con una naturalidad pasmosa, diciendo que "la caza evita su extinción! Es tanto el dinero que pagamos los cazadores, que los nativos hoy se desviven por preservarlas (las bestias, se entiende) en vez de cargárselas porque les pisan sembrados", me parece también propio de un auténtico bastard de esos que también se dedica a cazar.

Mientras leía la entrevista he recordado enseguida una de las clases de la carrera que más presentes tengo. Recuerdo que era martes por la tarde. Derecho penal. Causas de exclusión de la culpabilidad penal. El profesor nos explicaba los distintos tipos de eximientes, entre ellas la locura. Y nos habló de los distintos tipos de enfermedades mentales. Se paró bastante rato en la psicopatía, que no exime de ningún tipo de responsabilidad, porque el psicópata sabe lo que hace y quiere hacerlo. Es más, disfruta causando el daño. Pues bien, a lo que iba: el profesor nos contó que no todos los psicópatas son los que violan, destripan y se comen el corazón y las entrañas de sus víctimas de forma sistemática. También hay este otro tipo de psicópatas que están bien vistos socialmente: los grandes ejecutivos que disfrutan pisoteando a los demás, para llegar hacia lo más alto, y desde allí seguir pisoteando para seguir escalando. Y si para hacerlo tienen que hacer mobbing a sus trabajadores, humillarlos, aterrorizarlos... eso da igual. Y ésos también son psicópatas: saben lo que hacen, quieren seguir haciéndolo y, encima, son vistos como triunfadores.

Para leer la entrevista entera de "La Contra" de La Vanguarda: AQUÍ (es posible que sólo se pueda leer hoy, porque supongo que cada día actualizan el link. Si alguien la quiere, que me deje su mail en los comentarios y se la paso, que la he copiado en word).

No he podido evitar asociar los bastards del señor Bao con los psicópatas de mi profesor de Derecho Penal.

9 abr. 2008

Un "pequeño" paseíto

Este domingo pasado me fuí "de excursión". A ver, yo voy al gimnasio un par de veces por semana, voy andando a todos los sitios que puedo, intento subir (casi) siempre las escaleras a pie, de vez en cuando voy en bici... así que considero que algo "en forma" estoy. Pero lo del domingo fue una matada. Demasiado para mí.

Organizaba mi hermana, que está más habituada a este tipo de saliditas que yo, y se pasó. Aún me duele todo. Pero ya pasará. Porque a pesar de las muchas horas de andar, de que nos pillara casi la noche, de todo el cansancio acumulado, de las subidas que nunca terminaban... a pesar de todo esto, hubo trozos que valieron la pena.

Fuímos al Montseny, que es lo más cerca que tenemos de casa. Yo no había estado desde pequeña. La intención era subir al Matagalls -y subimos, ¿eh?-. El Matagalls es una de las montañas más altas del macizo del Montseny, y en los días claros permite ver desde el mar hasta el Pirineo. Pero el domingo no era un día claro...

Sendero. Hacía no demasiado que habíamos salido del pueblo del Montseny. Muy bonito y muy fácil de transitar por él.


¡Ya subo!
Explanada que se encuentra justo antes de emprender la ascensión final al Matagalls (o que se encuentra a la bajada, dependiendo por donde se suba y por donde se baje).


Aquí sí. Ahora sí que llegamos. Ya se ve la cruz...


5 abr. 2008

¡¡ARREGLADO!!!

¡No me lo creo ni yo!

Después de unos días de padecer -porque sí, he padecido-, de entrar en foros de ayuda de blogger, de liarme en páginas en inglés, de comprobar una y otra vez la plantilla, de crearme un "blog de pruebas", de subir y bajar una y otra plantilla, de perder bastantes horas, de marear a bastante gente... ¡arreglado!.

Doy las gracias a tod@s aquell@s que me habéis ayudado con vuestros comentarios y vuestros mails y a los que os habéis molestado en comprobar la plantilla. Gracias a todos los que me habéis dado vuestros consejos de forma desinteresada: a los consejos de Susana, de Quicoto, de todos. tantos otros.

Y gracias especialmente a Sarichiella y a Tomás. Gracias a vosotros dos -con unas observaciones que me habéis dado via mail por separado que se complementaban- he "visto la luz" y he encontrado el problema. No era culpa de la plantilla, sino de un post. He borrado el post referente a Rhett Butler y a "Lo que el viento se llevó"... y problema solucionado.

Por el camino he perdido a mis "favoritos", que volveré a añadir. Y a mis estadísticas. Y al contador de visitas (¡qué rabia!). Pero da igual. Empezaré a contar de nuevo.

De verdad, ¡¡gracias a tod@s!!