5 feb. 2008

Roma, ciudad eterna...

Mi escapadita a Roma de este fin de semana largo podría resumirse así:

Para empezar y para acabar:

* Retraso en el aeropuerto (el avión que debía llevarnos a Roma venía desde Menorca, y en el aeropuerto de Menorca hubo un apagón). Boris Izaguirre pasa por delante de mí.
A la vuelta volvemos a tener retraso. Llueve en el aeropuerto de Fiumicino y también en El Prat. Mala combinación.

Lo mejor de Roma:

* Es temporada baja, y se nota. Había estado en septiembre, y nada que ver. Hay gente, porque es Roma, pero no es comparable. No hay cola para entrar en los Museos Vaticanos (volvemos a cruzarnos con Boris Izaguirre –ahora acompañado de Lucía Bosé- en las estancias de Rafael y en la Capella Sixtina), y sólo por eso ya vale la pena. Poder visitar el Vaticano sin aglomeraciones y sin ir como si fuéramos borregos es un auténtico lujo. Pasa lo mismo con la Basílica de San Pedro. Y con la subida a su cúpula (sí, yo no aprendo nunca y a pesar de repetir cada vez que estoy a media escalera que nunca más volveré a subir, vuelvo a subir… eso sí, esta vez sin gente). Y con la visita a la cripta donde están enterrados los Papas (aunque han cambiado el “recorrido” de tal forma que prácticamente sólo se ve la tumba de Juan Pablo II).

En la librería española de la Piazza Navona se tramitan bendiciones papales... ¿Curioso? Bueno, esto es Roma.

* Hay tanto por visitar. Y por volver a ver.

El Coliseo, por fuera y por dentro. Vale la pena ir, pagar la entrada y entrar.


Plaza de San Pedro, vista desde la cúpula. Y cúpula de la Basílica.

* El Trastevere sigue siendo mi barrio favorito de Roma. Me encanta perderme por sus callejuelas, sin seguir un rumbo fijo, y entrar a la iglesia de Santa María del Trastevere, tan distinta a todas las demás de la ciudad.

Calle del Trastevere. Comparado con el resto de Roma, ese barrio es súper tranquilo, ideal para pasear y comer algo que no sea pasta ni pizza.

* La comida. No quiero añadir más… La pasta, las pizzas, los platos típicos romanos, el tiramisú, los helados… ¡Suerte que se anda y se anda y se sigue andando, y algo de lo que entra se quema!

* Es Febrero y Roma está “di saldi”. Rebajas, rebajas y más rebajas. Y de las buenas. Y de tiendas que no son del imperio Inditex. Curioseé por la Via Condotti (la de las tiendas de lujo) y por la Via del Corso (la de las tiendas asequibles… las “mías”). Y ¡no hay pila ordenada en casi ningún sitio! Pero no sé… a pesar de dedicar casi toda una tarda a los saldi, no tenía el día. Y no compré prácticamente nada (una blusa blanca y una camiseta negra, todo muy básico y que no vale la pena enseñar). Sí que me gustan mucho más las dos piezas de cristal de Murano que me he auto-regalado: un anillo y un colgante. Ah! Y me encanta el regalo que he comprado para mi hermana, pero está envuelto (¿Se lo doy? ¿Me lo quedo? Ummm...… Venga, seré buena y se lo doy).

Lo peor de Roma:

* El tiempo: los tres días, nublados, y a ratos chispea lluvia. Menos el domingo: lluvia intensa que nos cala. Febrero… ya se sabe.

* ¡La ciudad es cara! Aunque eso es relativo. En cualquier caso, es cara cuando se tiene un sueldo de españolita media.

* ¡Está sucia! Igual que en su momento se hizo en Barcelona, Roma necesita ya una campaña tipo “Roma, ponte guapa”. Y limpiar edificios, y restaurarlos, y cambiar el mobiliario urbano y… Que sí, que una ciudad decadente tiene su encanto, pero… ¡sólo hasta cierto punto!

Bici, en el Trastevere, rodeada de porquería varia.

* ¡Malditos adoquines romanos!

* Y ese caos tan italiano…

¿Sobran las palabras?

* Es temporada baja y… todos los restaurantes y heladerías que descubrí en septiembre y a los que estaba deseando volver ¡de vacaciones! Encima, hasta medianos de esta semana.

4 comentarios:

Roxana dijo...

¡Qué suerte! Me chifla Roma: su foro, sus helados, la melanzane a la parmiggiana... Qué ganas de volver.
Esto de poner los dientes largos no vale. Um.

IBI dijo...

que gozada !! que bien que compartas todas estas preciosidades con nosotros!!

muxus

sudokera dijo...

Que xulo!!! Després de tot el que escrius donen ganes d'anar-hi...
Ara que ja sòc lliure puc començar a mirar bitllets i ofertes d'avió i aquestes coses...
juju

coco dijo...

bufff! la melanzane!! qué buena...
Roma tb me gusta mucho, pero no es la ciudad que más me haya gustado. tengo las mismas impresiones que tú.
Parece como si las ciudades del mediterráneo fueran a un ritmo completamente distinto. La limpieza, la conducción responsable y las buenas maneras no son su fuerte! y eso, a pesar de tener algunas de las ciudades más bonitas e interesantes del mundo.