23 ene. 2008

Anita Delgado, la princesa española de Kapurthala

Había pensado titular este post “Grandes mujeres de la historia: Anita Delgado, la princesa española de Kapurthala”, pero a último momento lo he cambiado. Hoy me apetece escribir sobre Anita Delgado, pero creo que considerarla como una “gran mujer de la historia” es excesivo. Tuvo una vida distinta a la de inmensa mayoría de las mujeres de su época, y eso la hace excepcional. Vivió entre dos culturas, y seguramente sufrió mucho. Y su vida es realmente interesante.

Hoy he acabado de leerme “Pasión india”, de Javier Moro. En este libro cuenta la vida de Anita, pero es una biografía novelada y... a pesar que es muy interesante –porque la vida de Anita fue interesante-, a mí me da ciertos reparos. Sí que me puedo imaginar su sorpresa cuándo, con sólo 17 años, llegó a la India para casarse con un maharajá bastantes años mayor que ella y la dificultad de adaptarse a un mundo totalmente distinto a su Málaga natal y al Madrid en el que cantaba en un teatro... Pero reproducir los diálogos que mantenía con su marido y explicitar sus pensamientos... Todo esto para mí está de más, y le resta credibilidad. Es por eso que no acostumbro a leer demasiadas biografías: después de su lectura me asaltan demasiadas dudas escépticas sobre la verdad de la historia. Y eso me viene ya de años, de cuando con 16 o 17 añitos me leí la biografía de Sam Giancana, un mafioso americano de segunda de los años 40-50, que había sido escrito por su sobrino. Diálogos entre Frank Sinatra, Marilyn Monroe, el presidente Kennedy y Sam Giancana. Asesinatos. Matones. Las Vegas: casinos, juego sucio y extorsiones. Washington: política, favores especiales y extorsiones. Los Ángeles: estrellas de cine, drogas, prostitución, sexo y más extorsiones. Claro, para ser mi “estreno”, esto fue demasiado. La historia, apasionante, muy interesante, genial... pero para tratarse de una biografía: dudas, dudas y más dudas. Con el libro de Javier Moro no tengo tantas dudas, y me lo creo más, pero el reparo de siempre sigue conmigo.

El maharajá de Kapurthala, Jagatjit Singh, se prendó de Anita Delgado cuando la vio actuar en un teatro de Madrid, en los días previos a la boda de Alfonso XIII. Ella tenía sólo 16 años. Él 36. Y cuatro esposas más en su palacio de Kapurthala (aspecto que, según el libro, los padres de Anita no le contaron). Con dinero y promesas de una vida mejor, el rajá convenció a los padres de Anita para que dejaran que se trasladara a París, donde durante el siguiente año recibiría la educación necesaria que una princesa debía tener.

Primer plano de Anita Delgado

Con 17 años Anita se fue a vivir a la India. Se encontró con un país completamente distinto al suyo, con gentes distintas, con tradiciones distintas y con una gran boda. Lujo. Joyas. Criados. Las esposas anteriores de su ya marido nunca la acogieron bien, y los británicos, tampoco... a pesar de la gran curiosidad que sentían por ella. El maharajá estuvo muy pendiente de Anita y se desvivió para que ella estuviera bien. Tuvieron un hijo. Antes y después, viajes a Europa y a Estados Unidos, donde generaron siempre una gran expectación. Y en España: “la maharajaní española de la India”.

El rajá de Kapurthala, aún con sobrepeso, a lomos de un elefante

Pero la historia de amor no acaba bien. El maharajá, poco a poco, fue prestando menos atención a Anita y volvió a tener nuevas amantes. Ella, que sentía un amor paternal por su marido, se enamoró de un hijo de él, Karan. Se acabó descubriendo. Incesto. Gran escándalo, que intentaron tapar. La obligaron a abortar del hijo de su hijastro. Estuvo a punto de morir. El maharajá se divorció de ella, pero siempre le pasó una cuantiosa pensión, para que pudiera seguir viviendo en Europa con el lujo al que se había acostumbrado y con los años se vieron en Europa como viejos amigos. Por su parte, Karam siguió visitándola durante sus viajes a Europa, hasta que se enamoró perdidamente de una inglesa, con la que se casaría. (Ojo! Esta es la teoría del libro, y la he encontrado en más sitios, buceando por internet. Hay sitios más prudentes que optan por no decir nada). Anita vivió un amor secreto y tranquilo con su secretario, hasta que murió en 1962, echando de menos la India que había conocido –y que, por otro lado, ya no existía- y a la que no pudo volver nunca.

Anita, acompañada de su marido, a su izquierda, y de su hijastro y amante, Karan, a su derecha.

La historia de Anita Delgado es distinta, y por ser distinta es interesante y apasionante. Pero a mi lo que más me ha gustado del libro es la descripción de la vida de aquel entonces en la India: la ocupación británica y su forma de gobierno, permitiendo la coexistencia de los antiguos rajás; el lujo con el que vivían éstos últimos, sus vicios, sus ocupaciones y caprichos excéntricos, su atracción por todo lo europeo; la separación en castas. Y la historia concreta del rajá Jagatjit Singh, el marido de Anita, que se va descubriendo lentamente: rey desde que era casi un niño, obligado a casarse con una chica india de familia aristocrática, obeso en su juventud –tanto que no puede consumar el matrimonio hasta que “inventan” una postura derivada de la observación de la forma de copular los elefantes- y que con el tiempo tendría un porte impresionante –cuando lo conoció Anita-. Apasionado por todo lo occidental (las mujeres europeas, la electricidad, los coches...) y a la vez anclado a unas tradiciones milenarias. Le tocó vivir el principio del fin de la India británica y, en consecuencia, de aquella forma de vida. Murió en 1949.

En el epílogo se encuentra una de las partes más interesantes del libro, aunque se dan sólo unos breves apuntes: la independencia de la India y la separación entre la India y el Pakistán de unos territorios que hasta entonces habían coexistido juntos. La teoría era: hindús, a la India; y musulmanes, a Pakistán. Pero trazar fronteras artificiales encima de un mapa –igual cómo había pasado en el reparto de África entre las potencias europeas- es prender fuego a la mecha de un polvorín... que, evidentemente, explotó. Y vino la época de sangre y matanzas y un conflicto latente que persiste aún ahora
.

7 comentarios:

laetitia dijo...

Parece muy interesante. No tengo muy claro si me gustaría, supongo que me pondría nerviosa leer que alguien vive entregado al lujo mientras a su alrededor la gente se muere de hambre (si, soy consciente de que sigue pasando, etc. etc. etc., y puede que no haga nada, pero me pone nerviosa cada vez que me doy cuenta). Pero puede merecer mucho la pena por poder descubrir una cultura distinta... Ya veremos. De momento, tmabién tengo pendiente el de "la bodega" pero es que últimamente me he empachado de Noa Gordon y ahora necesito descansar. Ya lo leeré más adelante. El vestido me ha gustado mucho, seguro que fué una compra estupenda, y la verdad... creo que yo tampoco soy un oso!!!

Blaudemar dijo...

Laetitia: el libro está bien, yo lo recomiendo. Claro que la descripción del lujo al que se acostumbró Anita es casi obscena, si se compara con la gente de "su" pueblo. De todas formas, nos presentan una versión descafeinada, y como que la historia está explicada desde el punto de visto y las vivencias de Anita, la miseria de la gente también está dulcificada.
También se hacen referencias a Gandhi, a las castas...
El libro de Noah Gordon está bién, pera nada puede superar a Chamán y El Médico.
Besos y gracias por comentar.

Rawal mon amour dijo...

Jo me'l vaig llegir fa poc. Me l'havien regalat fa mil anys i mai trobava el moment de llegir-lo. Finalment ho vaig fer i m'hi vaig enganxar.
El desembre passat, la famosa casa Christies, va subhastar les joies d'Anita...
A veure quina peli en farà la Pe...
(per cert, el final em va trencar el cor...).

coco dijo...

ese libro se lo regalé a mí madre hace algún tiempo y le encantó. Se enganchó a él y ni dormía, estaba completamente absorbida por la historia. Muy recomendable, vaya.

Anónimo dijo...

sin duda uno de mis libros favoritos, me adsorvia del tal forma que no podia parar de leer...estaba deseosa de continuar con la historia y saber que pasaria con esa pasion que surguia entre anita y karan, aunque todo su desarrollo en la india tambien me fascinaba puesto que un pais que llama mucho mi atencion

momo dijo...

estoy totalmente d e acuerdo contigo ,los dialogos le restan credibilidad , que ya de por sí seria sufieciente , con retratar una época , valle inclan Gandhi , la el proceso de d escolonización en india ... todo.
yo espero que Penelope Cruz haga algo más con la pelicual , que quedarse en la historia novelada.
un abrazo , me gusta tu blog , lo pasearé

Biografa dijo...

Si os interesa la vida de Anita Delgado visitad esta web www.princesadekapurthala.com
www.kapurthalaprincess.com
La biografía la verdadera, no la novela de ficción de J. Moro la teneis en Planeta y se titula "La princesa de Kapurthala".