31 dic. 2007

Año nuevo, propósitos nuevos

Ahora que se acaba el año mucha gente debe estar haciendo balance. Separando las cosas malas de las buenas que ha dado este 2007. Pero yo soy muy mala haciendo balances... o lo soy justamente este mes, que, para mí, ha tenido algunas de las peores semanas de todo el año (que se acabe ya, ¡por favor!). En general, puedo decir que el 2007 ha sido un año bastante tranquilo para mí, con más momentos buenos que malos.

Y como que ya se acaba, sí que quiero hacer una lista de “buenos propósitos”, o “propósitos” a secas para el año nuevo. Prefiero hablar de “propósitos” y no de “deseos”, porque los propósitos son realizables, dependen de mí y se trata de ponerle voluntad. Los “deseos” no dependen de mí, y, por mucho que desee, puedo quedarme así, deseando y ya.

Mi lista de propósitos para el año nuevo:
  1. Intentar estar bien conmigo misma. Si estoy bien conmigo misma, estoy bien con los demás. Lo tengo comprobado.
  2. Quedar más con mis amig@s y con la gente con la que me lo paso bien y me apetece ver.
  3. Decir “no” a las cosas que no me apetecen. Y no hacerlas. No es necesario quedar bien con gente que en verdad no me importa.
  4. Improvisar más. La vida será más divertida.
  5. Decidir qué quiero hacer con mi vida laboral. Si finalmente decido prepararme otras oposiciones –con todos los aspectos condicionantes y limitaciones a mi vida social que conllevará-, empezar a estudiar y a adaptarme a mi nueva rutina monacal cuanto antes mejor.
  6. Mantenerme en “mi” peso. Me ha costado 9 meses perder 13-14 quilos... y quiero que sigan así: perdidos. Uno de los propósitos para este año 2007 era perder estos quilos, así que ¡bien por mí!, pero ahora a mantenerme.
  7. Seguir yendo al gimnasio. Con más frecuencia que la de estos últimos meses. Y los fines de semana y festivos que haga buen tiempo, hacer escapadas con la bicicleta que me compré en junio y que está aún prácticamente nueva.
  8. Controlar mis “adicciones” (que no renunciar a ellas completamente): ojo con el chocolate y ojo con las compras. Respecto a la ropita, comprar cosas que me pondré y “amortizaré”. La temporada no puede terminar y yo tener aún prendas en el armario con la etiqueta puesta.
  9. Aprovechar mi tiempo libre haciendo cosas que me gusten y/o útiles.
  10. Terminar lo que empiezo y no dejarlo a medias, que es bastante frustrante. Y eso sirve para cursos varios, libros –siempre que valgan la pena, claro-, labores varias y otras cosas que exigen constancia. Actualizar el blog también está dentro de este propósito.

A ver cómo me va con estos 10 propósitos. Por lo demás, espero que el 2008 sea un buen año, para mí y para tod@s.



FELIZ AÑO NUEVO!

27 dic. 2007

Avís a navegants - Aviso a navegantes

Quan vaig decidir crear aquest bloc no sabia ben bé sobre què hi escriuria. Des del moment que, als pocs dies d'estrenar-lo, vaig enviar un e-mail a pràcticament tots els meus amics i a altra gent que m'aprecio i em feia il·lusió que em llegissin, vaig decidir autocensurar-me en alguns aspectes. Perquè l'exposició "pública", encara que voluntària, no és fàcil i això de posar-me en una situació d'especial vulnerabilitat no em vé especialment de gust.

Per això, penso molt bé el que escric: abans d'escriure-ho, mentre ho escric i quan ho rellegeixo abans de publicar-ho. Em vull protegir a mi mateixa, en certa manera, i també intento que ningú dels que em llegeix -i que em coneix- es pugui veure "afectat" pels posts. No vull que ningú se m'enfadi ni es senti atacat pel que escric i deixo d'escriure. M'agrada fer servir la ironia, i espero que la gent ho entengui. És una forma d'humor i és la meva forma de veure la vida, especialment aquells dies en què sort en tenim de l'humor.

M'agrada escriure. I m'agrada escriure aquest bloc. Per tot això que he explicat fins ara a vegades és força superficial (robeta, compres...), però tot i així, m'agrada, de la mateixa forma que també m'agrada la roba, i anar de compres. A la vegada, cada cop tinc més clar que no m'agrada autocensurar-me. Per això, i perquè vull seguir estan protegida fins a cert punt de les mirades externes (tot i que no em fa res penjar fotos meves), segurament d'aquí uns pocs dies, quan tingui temps, crearé un altre bloc on no hi haurà censura. Aquest el seguiré actualitzant com fins ara, però intentaré que l'altre i aquest no estiguin relacionats.

-------------------

Cuando decidí crear este blog no sabía exactament sobre qué temas escribiría. Desde el momento que, a los pocos días de estrenarlo, mandé un e-mail a prácticamente todos mis amigos y a otra gente a la que aprecio y me hacía especial ilusión que me leyeran, decidí autocensurame en algunos aspectos. Porque la exposición "pública", aunque voluntaria, no es fácil y eso de colocarme en una situación de especial vulnerabilidad no me apetece especialmente.

Por estos motivos, pienso muy bien qué escribo: antes de escribirlo, mientras lo escribo y cuando lo releo antes de publicarlo. Quiero protegerme a mí misma, en cierta manera, y también intento que nadie de los que me leen -y que me conoce- se pueda ver "afectado" por los posts. No quiero que nadie se me enfade ni se sienta atacado por lo que escribo y dejo de escribir. Me gusta utilizar la ironía, y espero que la gente lo entienda. Es una forma de humor y es también mi forma de ver la vida, especialmente aquellos días en los que suerte tenemos que exista el humor.

Me gusta escribir. Y me gusta escribir este blog. Por todo esto que he contado hasta ahora es bastante superficial a veces (trapitos, compras...), pero, a pesar de esto, me gusta, de la misma forma que también me gusta la ropa e ir de compras. A la vez, tengo más claro que no me gusta autocensurarme. Por eso, y porque quiero seguir estando protegida hasta cierto puento de las miradas externas (aunque no me importa colgar fotos mías), seguramente en unos pocos días, cuando tenga tiempo, crearé otro blog en el que no habrá censura. Este lo seguiré actualizando como hasta ahora, pero intentaré que el otro y este no estén relacionados.

Regalitos de Navidad.. y otros

Esta Navidad los Papás Noeles y Caga-Tiós se han portado bastante bien. ¿Será que yo he sido buenecita durante todo el año 2007? Ummm... eso, ya no lo sé. Por la cuenta que me trae, y teniendo en cuenta que este es MI blog, diremos que sí. ;)

Así que, ahí van:

* Noa. Que listo es Papá Noël. Vi este cofre en un suplemento de algún periódico, no recuerdo cuál, hace ya algunas semanitas. Y yo dije en voz alta “si alguien no tiene ideas, y para que se entere el Papá Noel, a mi me gustaría...”. Jejejeje... Y voilà!



*Costurero. Ya sé, es un poco marujo, pero es que yo soy cada vez más maruja. Y cada vez me gusta más eso de darle a la aguja. Hace tiempo quería uno, pero nunca acababa de decidirme a comprarme uno. Así que, cuando vi un paquete enorme (pero no tan enorme como el siguiente) debajo del árbol... síii... mi costurero. Estoy casi enamorada. Por fin he podido dar boleto a la caja metálica de galletas Ikea. ¡Que ya no me cabía nada!
















* Aspirador. Umm.... Qué listo que es Papá Noel, si incluso sabe qué es lo que necesito para la casita. ¡Ojo! Que eso no quiere decir que me guste que me regalen ese tipo de cosas siempre y en cualquier caso (sólo cuando hacen falta de verdad). Maruja sí, pero sólo para ciertos menesteres. Y cosas tipo aspiradoras, batidoras y utensilios varios de limpieza, los justos y necesarios, no más.



* Trapitos. Esto es un fallo. No me ha “caído” ropita. En dos palabras, im-perdonable. Pero este fallo lo soluciono yo en rebajas. Incluso puede que antes. Tengo echado el ojo a unas botas (sí, otras), y “por si acaso” no llegan a rebajas, mejor agenciármelas ya. Y así para fin de año (o antes) las estreno.

*¡Uy! Me he olvidado... sí que han caído “trapitos”, pero NO cuentan, me niego. Bragas-faja color carne no cuentan. No, no y no. ¡Que no! Sin intención de ofender a Papá Noel, digamos que no son precisamente de mi estilo (claro que Papá Noel no tiene porque saberlo todo, ¿no?). Hace mucho tiempo ya que renegué de la ropa interior color carne. Papá Noel, Reyes Magos y otros posibles "entes" regaladores, recordadlo para próximas ocasiones. Gracias!













* Eso no es un regalo, pero va a cuenta de uno. Es, de hecho, un “auto-regalo”. Me lo compré antes de Navidad, porque sabía que, a pesar de mágicos, ningún Rey Mago ni Santa Claus, se acordaría. Y porque no podía esperar a que saliera la traducción al castellano o al catalán (que se pone a la venta mañana, 28 de diciembre). Estoy enganchadísima. Es la “continuación” de Los Pilares de la Tierra, de Ken Follett, y se titula Un mundo sin fin. Ahora que llevo ya un par de centenares de páginas, y sin ánimo de chafar la lectura a nadie, puedo decir que sí, que está bien, que ya he dicho que estoy enganchadísima, pero que es previsible y que no es en absoluto una gran obra maestra -como todas las otras historias de Ken Follett, que, de hecho, son incluso bastante peores- y que sigue exactamente la misma estructura que Los Pilares de la Tierra. Pero sí, estoy enganchada. Por cierto, que hoy he leído en el periódico que 1 de cada 8 españoles se ha comprado Los Pilares de la Tierra. Espeluznante (de hecho, yo, en casa, tengo 2). La media mundial es de un ejemplar comprado por cada 66 personas. Alucinante.

* A ver si los Reyes se acuerdan de mí... que yo quiero, quiero y quiero. Y sí, algo también “necesito”. ;)

22 dic. 2007

La suerte me persigue... pero no acaba de atraparme!

Hoy han sorteado el "Gordo" de Navidad. No juego mucho, pero, aunque no quiera, siempre acabo teniendo como mínimo el décimo del trabajo (por si acaso toca a tod@s menos a mí) y varias participaciones de equipos de fútbol y/o básquet infantil, asociaciones y ong varias, asociaciones catequistas (no recuerdo ni a quién se la compré) de compañeros de trabajo varios.

En total me han tocado 4o euros. 20, del décimo del trabajo, que me devuelven su importe por acabar en 1, como el Gordo. Y 20 por una participación de 1,20 € de la Asociación Catalana de Fibrosi Quística. Menos da una piedra.

Mi novio es más gafe, el pobre... Tenía un décimo de la "Bruixa, d'Or", en Sort, que ha repartido el primer premio. Y otro décimo de la Administración de lotería de la Plaza Urquinaona, de Barcelona, que ha dado el segundo premio. Sólo que no tenía los números correctos. Pobre. Va por el buen camino, ya compra en los sitios adecuados, sólo le falta "afinar" la puntería. ;)

17 dic. 2007

Carcassone, ciudad medieval



Este pasado fin de semana ha sido mi cumpleaños (29, ya), y parte de mi regalo ha consistido en una escapada a Carcassone. Ya había estado hace un par de años, pero me gustó tanto que no me ha importado repetir (y repetiría de nuevo), incluyendo Perpignan esta vez.

Carcassone es la ciudad medieval fortificada mejor conservada de toda Europa. Es impactante ver desde la lejanía como reina, majestuosa y segura, desde encima de una colina.

Los orígenes de esta ciudad enmurallada se encuentran en época romana, pero fue en la Edad Media cuando se convirtió en una ciudad muy importante por estar situada en un núcleo estratégico de comunicaciones en tierra fronteriza. De aquí sus murallas imponentes. Durante un tiempo, Carcassone perteneció al condado de Barcelona, con el que mantenía relaciones de vasallaje. Posteriormente, el vizconde Trencavel, que ya lo era de la zona de Béziers, se proclamó también vizconde de Carcassone, y el condado de Barcelona nunca reclamó su feudo.

Carcassone era una ciudad próspera, que cobraba muchos impuestos por las mercancías que circulaban por sus caminos. Era lógico que estuviera en el punto de mira de muchos señores. Y como en el palacio de los vizcondes Trencavel se recibía a los ideólogos del catarismo, ésta fue la excusa perfecta para atacar la ciudad.

Los cátaros fueron considerados por la Iglesia como una secta, que negaba la Santísima Trinidad, la divinidad de Cristo y su forma humana. Rechazaban los ritos, las jerarquías, el bautismo y el matrimonio se condicionaba al derecho de repudio. Evidentemente, sus creencias chocaban de pleno con la Iglesia Católica. Sus creencias giraban entorno del concepto del mal, que provenía de todo lo carnal. Por lo tanto, exigían abstinencia total, principio que sólo era seguido por los puros o los “cátaros” y que exigía un rito de iniciación y purificación... que normalmente se recibía en el momento de la muerte (aunque había también quien lo aceleraba por medio del suicidio, del martirio –el fiel dejaba que le asfixiaran o que le cortaran las venas- o de la “endura” –se dejaba morir de hambre-).

La creencia en estos principios –o la oportunidad de intentar apoderarse de los bienes de la Iglesia- tuvo adeptos entre algunos señores feudales de la zona de de Foix, Béziers, Carcassone... Como que negaban la propiedad privada, también contaron con el apoyo generalizado de las clases populares.

A principios del siglo XIII el Papa Inocencio III promulgó una cruzada contra los cátaros, también llamados albigenses. Simón de Montfort era quien mandaba la cruzada. En 1209, después de tomar Béziers, ordenó el asesinato a cuchillo de 20.000 personas, incluidas mujeres y niños. Carcassone cayó este mismo año, tras dos semanas de sitio. El vizconde Trencavel murió poco tiempo después, en prisión. Simón de Montfort se apoderó de los dominios de los Trencavel. Con el tiempo, Carcassone pasaría a pertenecer a los dominios del rey de Francia. A mediados del siglo XIII se construyó la segunda muralla de la ciudad, que pasaba así a ser prácticamente inexpugnable. Los posibles invasores desistieron siquiera de intentar sitiarla.

Con el fin de la Edad Media, la ciudad fue progresivamente abandonada. En 1659, con el Tratado de los Pirineos (España cedió el Rosellón a Francia), Carcassone recibió su golpe de gracia, al perder definitivamente su función de ciudad defensora de la frontera francesa. Sus habitantes, poco a poco, la abandonaron y fueron a vivir a la Carcassone “de abajo”, a los pies de la ciudad enmurallada, y “La Cité” fue degradándose.

En 1844, bajo la dirección del arquitecto Viollet Le Duc, comenzaron las obras de restauración la ciudad. En 1997 la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad.
Una de las dos entradas que tiene La Cité: "La Porte Narbonnaise". Es uno de los sitios en los que más frío he pasado en mi vida. Pasa un viento realmente muy muy frío. Cruzada la puerta, sigue haciendo frío, pero nada que ver.

Vista de la ciudad enmurallada. Es realmente fácil ver la ciudad como inexpugnable.


Vista de dentro de La Cité. Aparte del castillo (una muralla dentro de otra muralla) merece mucho la pena pasear por sus calles. Hay tiendas de artesanos y múltiples sitios encantadores en los que pararse a tomar alguna bebida caliente.


Foto tomada desde el castillo de los Trencavel. A lo lejos se ve la Basilique de Saint Nazaire et Saint Celse. Impresionante, vista desde dentro.


Detalle de una gárgola de la Basilique.


Dentro de la Basilique había un pesebre... pero ¿y el Niño Jesús? ;)

Esta foto es del "Castillo de los Reyes de Mallorca", que se encuentra en Perpignan. Está bién, es bonito, y si se va a Perpignan creo que debe visitarse... pero si se compara con Carcassone, no hay color.

13 dic. 2007

Magic Bruce

Después de estar intentándolo durante unas 4 horas, con una página web bloqueadísima que no me dejaba entrar, o que cuando me dejaba entrar me expulsaba, lo conseguí: 2 entradas para ver a Bruce Springsteen en concierto en el Camp Nou de Barcelona el 20 de julio del año que viene. Será el segundo concierto que dará en la ciudad, después que las entradas para el primero se agotaran en muy pocas horas. Las otras 70.000 para este segundo concierto se agotaron en 2 días.

Y nada,que desde este pasado martes ya las tengo en mi poder... Y ya tengo plan para el 20 de julio de... 2008!!

9 dic. 2007

Compras del sábado

Ayer sábado, a pesar de ser festivo, las tiendas estaban abiertas. Salí a "dar una vuelta", en principio sin intención de comprar nada en concreto. Tenía en mente un posible vestido, pero no encontré ninguno que me gustara lo suficiente (y que me quedara bien, claro). A largo plazo (es decir, a partir de las rebajas) tenía en mente una lista no escrita con otras cositas que sí quería buscar, aunque tambien sabía que si las encontraba antes ya me las quedaría.

Y sí, encontré gran parte de las cosas que estaban en mi lista. A ese paso, para las rebajas no va a quedar nada en la lista.

Botines. Quería algunos parecidos, pero no encontraba ningunos que me acabaran de convencer. Ayer fue verlos y decir "ésos, son ésos". Hoy los he estrenado. A pesar del tacón (algo más alto de lo que yo suelo llevar), son comodísimos.
Guantes de H&M. No tienen nada especial. Negros y súper normales. Los venden baratísimos en pares de dos. Así ya los tengo para cuando los necesite y no haya manera de encontrar unos (sí, siempre los pierdo).
Mini-short de H&M. Me probé como siete. Los que más me gustaron fueron éstos.
Pantalón ancho de Zara. A mi nunca me han gustado los pitillos, así que estoy encantada que vuelvan a llevarse los pantalones anchos (de hecho, yo no he dejado de llevarlos). Éste estaba muy bien de precio, queda bien y encima es cómodo.

7 dic. 2007

¿Puente, yo?

Hoy no he hecho puente. Y como yo, en mi trabajo éramos cinco más los pringadetes. Y puestos a pringar, hemos intentado que la cosa fuera lo más llevadera posible.

Aprovechando que el mini-boss sí que estaba de puente -y ya se sabe, que cuando "el gato no está, las ratas corren"-, hemos salido a desayunar todos juntos, pasando de las pocas probables llamadas telefónicas y obviando las miradas de reprobación de las compañeras de la sección de enfrente y de la responsable de Personal.

¿Que hay mejor para subir los ánimos que un chocolate a la taza acompañado de una ensaimada recién hecha?. Quien no se consuela es porque no quiere... ;)

3 dic. 2007

Entranced, bewitched and fascinated

Este pasado de fin de semana he terminado de leerme "El corazón helado", de Almudena Grandes.

Me ha encantado. Más que eso. Hace ya muchos años, en una clase de inglés nos hicieron leer “El guardián entre el centeno”, de J.D. Salinger y me quedó grabada una frase: I was entranced, bewitched and fascinated. Pues así me he quedado yo: encantada, embrujada y fascinada. He añadido un nuevo libro a mi lista de favoritos, en la que están ya casi todos los de Almudena Grandes.

Me ha atrapado la historia, sus personajes, sus vivencias, la forma de contarlas. Todo el libro. De siempre me han gustado esas novelas gordotas en las que se cuentan varias historias en una (de amor, de sufrimiento, de traición, de esperanza…), en las que salen muchos personajes (y si son familia, mucho mejor), en las que se tratan distintos momentos históricos (si encima se atreve con los “años oscuros” del siglo pasado en España y está bien documentada, ya es la leche). Me gustan más si hay un par –o más- de narradores y si, poco a poco, van descubriendo la historia y el lector (o sea, yo) va juntando las piezas del puzzle. Y esta novela se convierte en uno de mis libros favoritos, de esos que releo cada cierto tiempo, cuando está muy bien escrita, cuando me hace llorar (yo no lloro casi nunca en el cine, y en un libro sólo me ha pasado en contadas ocasiones) y al llegar a su final me deja un muy buen sabor de boca.

Y todo esto me ha pasado con “El corazón helado”.

Pág. 485

" Entonces me dije que nunca podría separarme de esa mujer, que nunca consentiría que hubiera otro imbécil en su vida, que lo único que quería era hacerme viejo a su lado, ver su rostro al despertarme todas las mañanas, ver su rostro un instante antes de dormirme cada noche y morir antes que ella. Eran sólo palabras, o ni siquiera eso, frases hechas, sobadas, desprovistas ya de sentido por el uso, pero yo las pensé, las compuse como si nadie las hubiera pensado o sentido antes, y miré a Raquel, y la vi mirarme, sonriente primero, luego más seria, como si pudiera adivinar lo que me estaba pasando. Hasta que se inclinó sobre mi, y la besé, y la Tierra giró sobre sí misma y alrededor del Sol entre las cuatro esquinas de su cama."

Pág. 637

" -Quieren que no haya vivido nunca. No han tenido bastante con matarlo, ahora quieren que no hubiera nacido, y por eso dicen que nunca se casó conmigo, por eso nuestro hijo no puede llevar sus apellidos, por eso no hay ninguna tumba con su nombre, para borrarlo, para eliminarlo, para matarlo del todo. (...)"

2 dic. 2007

Catalans emprenyats

Ayer, a las 5 de la tarde, estaba convocada una manifestación en Plaza Cataluña, en Barcelona. Teóricamente era apolítica, aunque -como si tuviera que ser inevitable- acabó politizándose un poco. El PP no fue y terminó diciendo que era "una manifestación contra España"; CIU que "no se entendía que el President de la Generalitat no estuviera"; etc.

Los motivos? Bueno, el principal es el caos de Cercanías de los últimos meses provocado por las obras del AVE. Es de auténtica vergüenza. Partiendo de ese punto, y estirando el hilo, salen varios: pocas inversiones en infraestructuras, comunicaciones de pena, balanzas fiscales descompensadas desde siempre, una ministra de Fomento impresentable y con un morro que se lo pisa...

En resumen: éxito brutal de asistencia. 200.000 asistentes según la Guardia Urbana y 700.000 según la organización. Ni "tan pocos" ni tantos. En todo caso, se llenó Plaza Cataluña, y la marea humana que desfiló hasta la Estación de Francia fue impresionante (familias enteras con niños, padres y abuelos, jóvenes, mayores...). Igual no sirve para mucho, pero como mínimo quedó claro que los catalanes están (bastante) cabreados.

29 nov. 2007

"Coulant" de chocolate

Ingredientes (para 4 coulants)

4 huevos
240 g de cobertura de chocolate (Nestlé Postres, por ejemplo)
160 g de mantequilla
60 g de harina
40 g de azúcar
cacao en polvo

Esta receta es ideal para
l@s adict@s al chocolate como yo. Fue creada por el cocinero francés Michel Brass, que llegó incluso a patentarla (¡y no me extraña!).

Yo la hice por primera vez el pasado sábado y, lo confieso, me salió un auténtico churro. Pero eso fue culpa del horno y de la temperatura, ya que seguí al pie de la letra las indicaciones de Michel Brass y está recomprobadísimo que mi horno no es el suyo. Hoy la he repetido, adaptando la temperatura a la de otras recetas que había visto, y sí.

Así que:

  1. Fundir el chocolate al baño maría, junto con la mantequilla. Uniformar y reservar.

  2. Separar las yemas de las claras. Batir las yemas, y añadirlos a la mezcla del chocolate fundido con la mantequilla. Añadir el azúcar y remover.
  3. Montar las claras a punto de nieve y añadir a la mezcla anterior. Añadir la harina bien tamizada.

  4. Reservar unas 12 horas a la nevera. (Eso lo dice Michel Brass, pero hay “adaptaciones” de la receta que recomiendan hacerlo todo justo antes de comerlo. Es realmente una receta fácil y rápida, pero si se tienen invitados es más práctico hacerlo unas horas antes).

  5. El coulant original tiene relleno. Hay recetas adaptadas que no. Pero el relleno es el secreto que hace que un coulant pase de ser bueno a extraordinario. Se puede utilizar como relleno un bombón, una trufa, un trozo de chocolate de cobertura... que previamente se habrá congelado.

  6. Para montar los coulants se necesitan moldes cilíndricos tipo flaneras. Se untan con mantequilla para que sea fácil desmoldarlos después y cacao. Se rellena unos 2 cm del molde con la masa que hemos reservado (o no) en la nevera con una manga pastelera (si se tiene... si no, una cuchara también sirve). Se le pone el bombón, la trufa o lo que se quiera y se acaba de rellenar. El molde no debe llenarse hasta arriba porque luego sube mucho, como una magdalena.

  7. Se ponen al horno. Según Michel Brass, unos 8 minutos con el horno precalentado a 170º. Ya lo he comentado: el primer día lo hice así y no salió bien. Los coulants se hicieron poco y al desmoldarlos se espachurraron todos. Hoy he hecho caso de otras recetas: el horno precalentado a 200º y 12 minutos. Y perfecto.

  8. Desmoldar y servir caliente.

  9. ¡A disfrutarrrrrrrrrrrrrrrr!

La masa ya hecha.

Los moldes, a punto de entrar al horno.


¡A COMERRRRRR!

24 nov. 2007

Mi "retro tweed dress"

Mi última adquisición:

Fue un amor a primera vista. Lo ví en la newsletter del Promod que me mandaron ayer por la mañana. Por la tarde me pasé por la tienda, y allí estaba, justo delante de la entrada. Sólo quedaban 3, y los 3 eran de mi talla (!!!!).

Pienso ponérmelo como en las fotos que he sacado de la web: jersey negro de cuello vuelto, medias grises y botas negras. Aunque ayer me lo probé con jersey rojo debajo y también quedaba bien.

23 nov. 2007

Rutina

Hay días en los que pienso que las cosas que realmente me interesan tienen muy poco o nada que ver con mi día a día.

Son esos días en que la rutina es más rutina que nunca: levantarse muy temprano, como el ayer y el mañana; ir a coger un tren que, como casi siempre, va algo tarde y lleno de gente; llegar a Barcelona y bajar a pie hasta el trabajo, pasando siempre por las mismas calles y encontrándome siempre a la misma gente (los paletas que están haciendo un cigarrillo a las 7.50, delante de la obra; el grupo de 5 chicas orientales que van juntas al colegio; los 3 investigadores que esperan delante de una biblioteca que abra; la misma brigada de limpieza que limpia la misma calle a la misma hora; los mismos sin-techo que salen de los mismos cajeros cada día justo antes que abran las sucursales bancarias, etc).

Cuando llego al trabajo, los mismos rostros de cada día y el mismo tipo de trabajo, atendiendo el mismo tipo de llamadas y redactando un tipo similar de contratos, con los mismos jefes pululando alrededor, sin acabar de dar soluciones prácticas y rápidas a los problemas que se les plantean. En esos días, todo esto me parece más repetitivo y aburrido que nunca y muy poco creativo. Los minutos pasan muy lentos y las horas se eternizan. Y cuando miro por la ventana, me doy cuenta que esos días son siempre grises, sin una brizna de aire, y un poco fríos.

Y mientras vuelvo a casa en un tren atestado otra vez de gente, me pregunto siempre lo mismo: ¿mañana será otra vez igual?. Y sí, sé que será muy parecido, con ese día a día que no acaba de cambiar, pero igual estoy algo más optimista y si sale el sol y hace buen día seguro que no me parece todo tan repetitivo y saber que tengo toda la tarde libre me anima de golpe.

Supongo no soy la única que piensa así y que siente nostalgia cuando recuerda cómo se imaginaba que sería su vida "de mayor" cuando tenía 15 años. Yo quería trabajar desde casa –o en una oficina, pero con un horario muy flexible, hecho a mi medida y sin tener que fichar ni de entrada ni de salida-, haciendo algo muy creativo (escribir, pintar, coser...) que me apasionara. Pero como que sacaba tan buenas notas y era una pena que no aprovechara esa gran capacidad que tenía (¿tengo?), seguí estudiando y ahora tengo un trabajo “serio” que normalmente me parece bien y me gusta algunos días más y otros menos, pero que en días como hoy en que la rutina y el hastío me vencen me planteo todo eso... De hecho, desde hace relativamente poco tiempo está danzando inconstantemente por mi cabecita la idea de intentar abrir mi propio negocio... pero los números andan totalmente descuadrados.

Seguiré soñando. A ver si mañana sale el sol...

20 nov. 2007

Esas primeras citas...

Hoy he estado pensando un poco en algunas de mis “primeras citas”. Ahora hace ya un tiempo que estoy “fuera del mercado”, pero aún soy capaz de recordar algunas de aquellas cosas que hacían decirme a mi misma aquello de “una y no más”.

En fin, que si eres chico ahí van unas cuántas de las cosas que me pasaron y que yo “recomiendo” no hacer (y seguro que hay miles más).

Cosas a evitar en una primera cita:

1- Llegar tarde.

2- Llegar muy temprano y estarcon cara de súper cabreo porque yo he llegado a la hora o 5 minutitos tarde. Igual me asusto y me marcho sin decirte nada. Y si al rato me llamas vociferando e insultándome, me darás la razón: tío loco peligroso a la vista.

3- Llegar con la ropa manchada. Por ejemplo, con pantalón color crudo manchado de aceite y camisa de cuadros con “ronchas” negras. Encima, no me digas que “es que he tenido que buscar entre la ropa sucia lo menos sucio que tenía”.

4- El chándal viejo del Barça tampoco me sirve como atuendo para una primera cita. Ni para una segunda. Ni para una tercera...Déjalo en casa y póntelo los domingos, si quieres. Pero nunca conmigo. Da igual que esté limpísimo.

5- Si para ir a una cita te pones una camisa de ésas transparentes, en la que dejas entrever la mata de pelo lobuno de tu pecho, ya te lo digo ahora: no eres mi tipo. Chico, y esos tejanos tan reapretados deben dolerte, ¿no?

6-Me gustan los chicos limpios y aseaditos. Echarse por encima un litro de colonia tipo S-3 o Nenuco no entra dentro de lo que yo entiendo por “limpio” ni “aseadito”.

7- Si hemos quedado que pasas a recogerme, no me impresiona favorablemente que llegues conduciendo un Maserati... Seguramente,antes que tú me lo contaras, no había visto nunca un Maserati y tampoco sabía que eran coches súper caros y, de hecho, no me interesa. Me da igual que los asientos sean de piel y no me gusta que me demuestres que el coche alcanza los 100 km/hora en un instante y en una carretera estrecha y llena de curvas.

8- Igual que no me interesan nada los coches, no soporto la Fórmula 1. Y saber que has salido a navegar en el yate de Briatore con el yerno de Aznar me da exactamente igual (¡quiero irme a mi cutre-piso, ya!). Que tengas una cadena de hoteles me parece algo curioso, pero no insistas demasiado. Y no, no sé cuál es el gimnasio hiperpijo e hipercaro del que me hablas, y tampoco sé dónde está esa urbanización tan exclusiva en la que vives. Como que todo eso me lo cuentas en un restaurante súper caro que has escogido tú sin preguntarme si me gustaba y/o me parecía bien, y dado que yo no puedo pagarlo ni queriendo, no cuentes ni con que me ofrezca ir a medias.

9- Si digo de pagar a medias la cena (excepto en el punto anterior), lo digo de veras. Acéptalo con naturalidad. Pero si insistes mucho en pagar tú, pues vale. Tampoco llegues al caso extremo: es la hora de pagar y, justo entonces, tú te acuerdas que no llevas la cartera encima y que “ya pagarás la próxima vez”.

10- No me interesan los (malos) rollos de tu trabajo. Y saber muchos detalles de tu familia, tampoco. Si se tercia, ya habrá tiempo para todo.

11- Si tienes hijos, no me enseñes las fotos en la primera cita. Está bien eso de ir “con la verdad por delante”, pero ya... En todo caso, recuerda de quitar la foto de tu ¿ex? mujer que llevas junto a la de tus hijos en la cartera.

12- No me interesa saber lo bruja que es tu ex (o tu ex y la ex de antes de tu ex, y la anterior, y la de antes...), ni tu versión de por qué te dejó... Por favor, no la insultes. Si aún no has superado la ruptura, NO me lo digas y, te lo ruego, no te me eches a llorar al recordarla.

13- En una primera cita no me planteo qué habrá después. Por favor, no me abrumes hablando de (nuestro) futuro juntos. Y no, a los cinco minutos de haberte conocido no tengo criterio suficiente para decidir si quiero irme un fin de semana a Andorra contigo.

14- Y no me digas medias-verdades (o medias-mentiras) para hacerte el “interesante”, que luego todo se sabe y me vas a a parecer un poco infantil. Si me dices que trabajas en el “sector editorial”, pues yo creeré que eres corrector de estilo, maquetista o algo parecido. Y si luego resulta que me dices que llevas el toro de los palés con los libros empaquetados para cargarlos en los camiones, pues yo diría que me has medio-mentido.

15- Y no MIENTAS. Si tienes 45 años, a pesar de no aparentarlos, pues los tienes. No es necesario que me digas que tienes 28 si a los 10 minutos vas a tener remordimientos y vas a decirme que me fije en las arruguitas que se te forman alrededor de los ojos al sonreír, que me daré cuenta que es imposible que tengas 28 años.

16- No quieras forzar las cosas. Si te digo que me apetece volver solita a casa, es que quiero ir solita. Da igual si el metro ha cerrado ya y voy a tardar dos horas en encontrar un taxi. Si te digo que no, es que no. No me acompañes. Y no me llames a los dos minutos por si me lo he repensado.

17- Y si dejo que me acompañes a casa, es porque me apetece y punto. Y no, de momento no estoy pensando ni en bodas, ni en hijos ni en nada que se le parezca.

18 nov. 2007

Y subiendo...

El IPC está por las nubes. Los precios suben y suben... y los sueldos no tanto. El IPC acumulado de noviembre ha quedado en un 3,6% respecto al del año pasado. “Déu ni dó”, porque las previsiones para todo el año “sólo” estaban en un 2% aproximadamente.

Lo más jodido del tema es que están subiendo los productos básicos: leche y cereales (y derivados) especialmente.

La verdad es que no me fijo especialmente en el precio de las cosas de comida y demás productos para la casa. Hay una cantidad fija “x” al mes para estos gastos y, en principio, debería de haber suficiente y sobrar algo. La contribución fija mensual para estos gastos es la misma desde hace prácticamente dos años... y si hace dos años sobraba dinero, ahora no. De hecho, desde hace ya unos meses, en la última compra semanal del mes es necesario poner dinero “extra”.

Para muestra, un botón.

Galletas “Petit ecólier”, de Lu.Creo que es el único producto del que me sé el precio de memoria e, incluso, controlo sus subidas y variaciones en distintas tiendas.

Consumo: 2 al día, por la noche, con la infusión de turno. En la caja hay 12 unidades.
Precio en enero-febrero de 2007: 1,50 € (en otras tiendas ya costaba 1,75 €).

Precio a partir de marzo-abril de 2007: 1,58 € (en otras tiendas costaba más).

Precio de ayer sábado, 17 de octubre de 2007: 1,78 €!!!! (¡20 céntimos más que la semana anterior de golpte! Y en otro súper, ayer mismo, me fijé y: ¡1,99 € la misma caja de 12 galletas!. Un 12,65 % de subida de una semana a otra de golpe. Casi nada.

12 nov. 2007

Visto en el tren

Hoy me he marchado del trabajo unos diez minutos antes de mi hora normal. Así, si voy corriendo por el metro y por los pasillos que llevan a la estación de Renfe de Plaza Cataluña, consigo pillar un tren antes que va mucho más rápido (porque no para en todas las estaciones). Pero tratándose de la Renfe, eso es muchas veces una utopía, un sueño imposible.

Y eso ha pasado hoy. “Mis” trenes iban con unos 20-25 minutos de retraso. A mi no me ha afectado mucho porque ha sido llegar y subirme justo al que tenía que haber pasado 25 minutos antes.

El tren iba lleno, però no súper lleno... Todos podíamos ir sentados si queríamos.

Al tema.

He subido al tren y he visto “mi” sitio libre (al lado de la ventana... es que tengo unas cuantas manías y sentarme en un sitio u otro del tren es una de ellas). Pero justo delante de “mi” sitio estaba sentado un chico que dudo que tuviera siquiera 18 años. Y estaba "sentado": todo espatarrado y con las piernas encima de “mi” sitio. Ah! Y con cara de muy malas pulgas, de rabia... no sé, a punto de “explotar”. Yo he pensado: “problemas”. Y me he sentado a los asientos de justo al lado.

Pero un chico sí que se ha sentado. Y ha empezado la cosa: “¡¿Por qué me miras mal? Eres un puto nazi! Nazi de mierda!. Imbécil!”. El chico que iba espatarrado (no lo he dicho, porque no tendría que ser relevante: hay muchos que se sientan así, tienen cara de malas pulgas y parece que estén a punto de explotar a la mínima)era marroquí (por eso ha dicho nazi al otro).

Unos cuantos insultos más, y se ha callado. He visto su mirada, fija, dura, clavada en el que se había sentado delante suyo, que seguía allí “por cojones”, supongo. Y me he dicho mentalmente “ojalá que no lleve navaja”. Porque le iba a hacer algo. Lo estaba maquinando. (A veces tengo como un sexto sentido para prever ciertas cosas).

Hemos llegado a Arco de Triunfo. Ha bajado y ha subido gente. Y luego ya llegábamos a la estación de Sant Andreu. Todo ha ido muy rápido. El chicho marroquí se ha levantado para bajar, y en cuestión de milésimas de segundo le ha arreado una patada en plena cara al que estaba sentado delante suyo. El otro se ha levantado súper rápido y se le ha encarado... Y más rápido aún, cuando los demás aún no habíamos reaccionado, otro chico marroquí, sentado en los asientos de adelante, se ha puesto enmedio y los ha intentado separar, mientras retenía e intentaba calmar a su compatriota. Luego ha contado que había temido esa reacción al ver la mirada clavada en el otro.

En todo eso, yo he recibido un golpe en el hombro y la chica que iba delante mío, embarazadísima de muchos meses, ha recibido más de uno en la barriga (estaban empujándose). Luego, otra señora mayor y yo, hemos intentado tranquilizar a la chica embarazada, que ha tenido un amago de ataque de ansiedad.

Finalmente el otro chico marroquí ha conseguido que el energúmeno ese saliera del tren (activando la alarma de apertura de las puertas, porque el tren ya había empezado a salir del andén de la estación de Sant Andreu). Ha salido amenazando y metiendo golpes por doquier. Tenía tanta rabia que ha llegado a golpearse su propia cabeza contra la puerta.

Me ha recordado mucho lo que pasó hace unas semanas en otro tren, de los Ferrocarriles, no de Renfe, cuando un chico español agredió a una chica suramericana. Aquí ha sido al revés, viajaba más gente y, por suerte, se ha intervenido a tiempo. De todas formas en ese caso de hoy yo creo que eso que el agresor sea marroquí no es cosa de racismo, y tampoco creo que el que lo ha “mirado mal” sea racista, ni mucho menos –o en todo caso, no cuando le ha pedido que le dejara sentarse-. Seguramente, su situación lo ha condicionado para ser así ("me miran mal, ellos son racistas conmigo y yo lo soy con ellos, me insultan con la mirada y yo me defiendo"... No deja de ser una autovictimización un poco fácil y autojustificativa para su comportamiento. La excusa fácil, de hecho). Imagino que su vida no ha sido ni es fácil, pero eso no es justificación.

Y que sea marroquí, es indiferente. Creo que se habría comportado igual fuera de dónde fuera (con una excusa fácil distinta pero igual de inconsistente), porque es él quien lleva ya un resorte dentro que hace que actue con rabia contra todo el mundo y contra él mismo. Y eso se veía sólo con mirarlo. Por eso me he sentado yo en otro sitio ya de entrada. Supongo que si hubiera estado mirándome cuando lo he visto, también me hubiera dicho que lo había mirado mal y que soy una nazi de mierda.

Y hay gente así en todos sitios. A veces parece que deberíamos ir todos mirando al suelo, o con una pantalla a lado y lado de la cabeza que nos impida ver lateralmente...

11 nov. 2007

Can Jalpí


Avui és Sant Martí, i és la festa major d'Arenys de Munt. La meva mare, com sempre quan és festa ha preparat un primer plat, un segon plat, un (altre) segon plat i postres... I la meva germana també ha portat un altre postre (tant vigilar durant tota la setmana amb què menjo, no sé per què!)...

Després de dinar estàvem tots un pèl "embafats"... I res, que hem anat "a fer una volta", a cremar part del que havíem endrapat.

Feia una tarda de tardor força maca, una mica freda, però maca. I xino-xano, hem anat fins el castell de Can Jalpí. No recordo gaire la història del lloc, però sí que sé que estava en mans privades, d'una família una mica vinguda a menys de Barcelona. El manteniment del castell era molt costós i van optar per vendre-ho tot (a més del castell hi havia molts terrenys). Va haver-hi polèmica amb l'Ajuntament i amb part dels habitants del poble, perquè es deia que s'ho havia de quedar el poble i no fer-hi una urbanització. A més, poc abans de vendre-ho -o tot just acabat de vendre, no ho recordo gaire- s'hi van descobrir restes arqueològiques romanes, que van fer que mentre s'excavaven tot s'aturés durant força temps.

Finalment, la venda va tirar endavant. S'hi van construir unes senyores cases en una part del terreny. La promotora va haver de cedir molt terreny a l'Ajuntament, que n'ha fet un parc municipal, i el Castell, que va passar a ser gestionat per una empresa de càtering que n'ha fet un restaurant de luxe.

Per cert... igual que a la setmana passada a la Fira Medieval, les fotos estan fetes amb el mòbil. M'hauré d'acostumar a emportar-me la càmara!.


El castell de Can Jalpí.

El llac que rodeja el castell. Llueix molt més a la primavera, amb els nenúfars florits, les canyes i els peixos vermells.

El passeig d'arbres que arriba al castell.

Imatge de tardor.


Els voltants.

"El roure de Guernica". Es troba just en acabar el passeig d'arbres, molt aprop del castell.

8 nov. 2007

No m'estranya gens...







No m'estranya gens que Barcelona estigui plena de turistes durant tot l'any...

4 nov. 2007

De fires medievals va la cosa

Aquesta tarda he tingut una sorpresa agradable. He anat a dinar a casa dels meus pares i, en acabar, he anat a fer una volta i a prendre alguna cosa. Com tots els diumenges, pràcticament tots els bars estavan tancats... i un dels pocs que tenia obert era el "Bar La Plaça", que, com ja diu el nom, es troba a la plaça de l'església.

Primera sorpresa: el meu cosí hi estava servint. "És que estic ajudant, perquè amb la gent de fora avui hi haurà molta feina". Jo, a bàbia, com sempre. Al cap d'una estona he vist que al bar hi començava a entrar gent disfressada d'època medieval.

I sí, a fora, hi havia una fira medieval... I a mi em xiflen, em tornen mig boja. M'ho compraria quasi tot i m'ho menjaria quasi tot...

Els voltants de la Plaça estaven "ocupats" per paradetes d'artesans que evocaven en certa manera l'època medieval: forn de pa de llenya; embotits de la Plana de Vic; coques d'oli (i farcides de xocolata, i d'altres de crema, i... mmm); bunyols de vent i xurros... I deixant el menjar: paradetes i més paradetes de collarets molt i molt originals; anells de plata amb gravats molt originals; anells fets amb botons antics (em repeteixo, però MOLT originals); bufandes i guants; sabatetes de pell de xai per nens...

M'ho hagués comprat tot, però tot no pot ser. Al final m'he acabat decidint per un anell lila, amb un gravat que imita un escut medieval (un "blasón", en castellà).

Les fotos no són gaire bones, perquè estan fetes amb el mòbil, però bé, és el que hi havia.
Un dels carrers de la fira.


Sabatetes de pell de xai per a nens. Això segurament no ho compraria...


Moneders de pell. Hi ha qui els anomena "escrotins"... no sé pas per què ;)

Làmines de nans pintades.


Espelmes gegants "espanta-mosquits". 250 hores de durada. Ideals per porxos i jardins.

Forn de pa de llenya. El forner s'hi ha posat bé, per la foto.

"Jhaima" àrab. Tès a un euro i pastes típiques.

L'anell que m'he comprat.